Una so­cie­dad idio­ti­za­da

La so­cie­dad

El Heraldo de Tabasco - - Municipios - Fran­cis­co Fon­se­ca Fun­da­dor de No­ti­mex Pre­mio Na­cio­nal de Pe­rio­dis­mo pa­co­fonn@yahoo.com.mx

mun­dial es­tá es­tu­pe­fac­ta por la des­gra­cia­da pan­de­mia que se ha ex­ten­di­do a to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta. Des­de ha­ce más de cin­co me­ses, la prin­ci­pal no­ti­cia en to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, to­dos, es el Covid-19 y sus es­tra­gos. Prác­ti­ca­men­te de lo úni­cos de lo que ha­bla­mos es del vi­rus, ha­bla­mos de nues­tros ami­gos fa­lle­ci­dos, ha­bla­mos de los mi­les de tra­ba­ja­do­res de la sa­lud que tam­bién han muer­to, ha­bla­mos de nues­tros co­no­ci­dos con­ta­gia­dos, y ha­bla­mos del en­cie­rro ha­bi­ta­cio­nal y ce­re­bral. Y tam­bién criticamos a quie­nes no cum­plen con las mí­ni­mas me­di­das sa­ni­ta­rias pa­ra evi­tar el con­ta­gio.

A sí se­rá nues­tro de­ve­nir por mu­chos me­ses más. Per­ma­ne­ce­re­mos gua­re­ci­dos, tra­ba­jan­do vir­tual­men­te, le­yen­do, ha­cien­do ejer­ci­cio, y en la ma­yo­ría de los ca­sos y de las ca­sas, ava­sa­lla­dos por el te­dio y el abu­rri­mien­to.

Ha­blan­do de asom­bro y de sus­tos, du­ran­te los pa­sa­dos años tam­bién nos he­mos que­da­do es­tu­pe­fac­tos por las ba­la­ce­ras ha­bi­das en Mé­xi­co y por las ex­tor­sio­nes, vio­la­cio­nes y se­cues­tros.

Pe­ro, fue­ra de Mé­xi­co, tam­bién ve­mos con in­cre­du­li­dad las ex­plo­sio­nes en lu­ga­res pú­bli­cos y la muer­te que ace­cha en las es­qui­nas de ciu­da­des en los Es­ta­dos Uni­dos. Nos en­te­ra­mos de cien­tos de víc­ti­mas en sis­mos y ca­ta­clis­mos en va­rios paí­ses, y llo­ra­mos in­ter­na­men­te cuan­do ve­mos los van­da­lis­mos y los atro­pe­llos de los guar­dia­nes del or­den, los pseu­do po­li­cías.

Ca­da vez per­de­mos más nues­tra ca­pa­ci­dad de asom­bro por to­do lo que ve­mos y oí­mos; y los más afec­ta­dos son los jó­ve­nes es­tu­dian­tes quie­nes son el pri­mer círcu­lo de im­pac­to pa­ra un so­ció­pa­ta, es de­cir pa­ra un ser hu­mano im­pac­ta­do por la so­cie­dad que lo ro­dea.

La cla­ve de to­das las ma­tan­zas en el país del nor­te es "la fa­ci­li­dad de ac­ce­so a po­ten­tes ar­mas de fue­go", di­jo Da­niel Vi­ce, abo­ga­do de una cam­pa­ña pa­ra pre­ve­nir la vio­len­cia ar­ma­da. "No es po­si­ble que se lle­ven a ca­bo tan­tas muer­tes so­la­men­te con ba­tes de beis­bol o con cu­chi­llos".

Sin em­bar­go, de­bo vol­ver so­bre mis

pa­sos, y re­cor­dar a Gio­van­ni Sar­to­ri so­bre los te­rri­bles efec­tos de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en la ma­te­ria mol­dea­ble y dúc­til que es el es­tu­dian­ta­do en el mun­do. Ha­ce unos me­ses ex­pre­sé que di­fí­cil­men­te nos iden­ti­fi­ca­mos a no­so­tros mis­mos, aun­que sue­ne a pleo­nas­mo, por­que ac­tua­mos sin per­ca­tar­nos que lo ha­ce­mos in­vo­lun­ta­ria­men­te, ma­ni­pu­la­dos por el ex­ce­so de vio­len­cia y de sa­dis­mo que trans­mi­te la te­le­vi­sión sin con­tro­les.

Ha­ce mu­chos, mu­chí­si­mos años un pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, preo­cu­pa­do por el fu­tu­ro de Mé­xi­co, su­pli­ca­ba a los con­ce­sio­na­rios de es­ta­cio­nes de ra­dio y te­le­vi­sión: "no des­tru­yan por la tar­de lo que con tan­to tra­ba­jo cons­trui­mos por las ma­ña­nas". ¿Le hi­cie­ron ca­so? Cla­ro que no. Si al­go ve­mos hoy, año 2020, en nues­tras pan­ta­llas es vio­len­cia, y mien­tras más san­grien­ta sea, más ven­de. Y hoy, con la tec­no­lo­gía di­gi­tal, cual­quier ciu­da­dano pue­de fo­to­gra­fiar o gra­bar en vi­deo lo que quie­ra, y si es al­gún ac­to ilí­ci­to, me­jor, por­que es de­vo­ra­do por las re­des so­cia­les, y si con­lle­va vio­len­cia, ni se di­ga.

Re­cuer­do que allá en los ini­cios de la dé­ca­da de los se­sen­tas se em­pe­zó a trans­mi­tir por la te­le­vi­sión en blan­co y ne­gro una se­rie en ca­pí­tu­los lla­ma­da "Los In­to­ca­bles" con aquel fa­mo­so ac­tor Ro­bert Stack in­ter­pre­tan­do al de­tec­ti­ve Elliot Ness. Tu­vo mu­cho éxi­to, mu­cho. Tan­to que se re­pi­tió ca­da dos años, du­ran­te 16 años. Pe­ro en­ton­ces ha­bía to­da­vía un po­co o un mu­cho de de­cen­cia. Y me re­fie­ro a que esos pro­gra­mas cen­tra­dos en el te­ma de la épo­ca de la prohi­bi­ción en los Es­ta­dos Uni­dos, ex­hi­bían a los de­lin­cuen­tes que ha­cían uso de sus pis­to­las y ame­tra­lla­do­ras pa­ra eli­mi­nar a sus enemi­gos, pe­ro nun­ca se vio un ca­dá­ver, ni de le­jos, y me­nos de cer­ca; se su­po­nía que el ba­la­cea­do ha­bía muer­to, y na­da más.

De­cía Or­te­ga y Gas­set en La re­be­lión de las Ma­sas que "lo ca­rac­te­rís­ti­co del mo­men­to es que el al­ma vul­gar, sa­bién­do­se vul­gar, tie­ne el de­nue­do de afir­mar el de­re­cho de la vul­ga­ri­dad y lo im­po­ne don­de­quie­ra". Di­cha ase­ve­ra­ción, es­cri­ta a fi­na­les de la dé­ca­da de los vein­te del pa­sa­do si­glo, se ra­ti­fi­ca­ba vein­te años des­pués, cuan­do apa­re­cía el vul­gar apa­ra­to crea­dor y re­crea­dor, por ex­ce­len­cia, de las ma­sas: la te­le­vi­sión.

A par­tir de ese he­cho, Gio­van­ni Sar­to­ri ad­vier­te: "un mun­do con­cen­tra­do só­lo en el he­cho de ver es un mun­do es­tú­pi­do. El ho­mo sa­piens, un ser ca­rac­te­ri­za­do por la reflexión, por su ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar abs­trac­cio­nes, se es­tá con­vir­tien­do en un ho­mo vi­dens, una cria­tu­ra que mi­ra pe­ro que no pien­sa, que ve pe­ro que no en­tien­de". Pa­ra Sar­to­ri, la te­le­vi­sión, en tér­mi­nos cul­tu­ra­les y de va­lo­res, des­tru­ye mu­cho más de lo que trans­mi­te. "La te­le­vi­sión -di­ce Sar­to­ri- pre­mia y pro­mue­ve la ex­tra­va­gan­cia, la idio­tez, el ab­sur­do y la in­sen­sa­tez, y por en­de mul­ti­pli­ca al ho­mo in­si­piens".

No pue­do más que fi­na­li­zar di­cien­do que, co­mo se­res hu­ma­nos, so­mos el re­sul­ta­do de la te­le­vi­sión, que es la ma­dre de las compu­tado­ras, y la abue­la de los ce­lu­la­res. Vál­ga­me Dios.

Co­mo se­res hu­ma­nos, so­mos el re­sul­ta­do de la te­le­vi­sión, que es la ma­dre de las compu­tado­ras, y la abue­la de los ce­lu­la­res. Vál­ga­me Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.