El Heraldo de Tabasco

Sin di­ne­ro y con mie­do, me­xi­ca­nos no quie­ren sa­lir

El se­má­fo­ro ver­de no mar­ca­rá el reini­cio de la nor­ma­li­dad pa­ra cua­tro de ca­da 10 per­so­nas, quie­nes man­ten­drán con­ge­la­das sus ac­ti­vi­da­des fue­ra del ho­gar

- MA­RIO ALA­VEZ Luis Miguel · Mexico

ca­ba­mos de ini­ciar el sex­to mes de en­cie­rro por la pan­de­mia, y aun­que mu­chos ya es­tán pla­nean­do qué obras de tea­tro, pe­lí­cu­las, an­tros, ba­res o res­tau­ran­tes vi­si­ta­rán pa­ra re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do cuan­do el se­má­fo­ro lle­gue a ver­de, otros tan­tos man­ten­drán un pa­so mo­des­to en la re­cu­pe­ra­ción de sus ac­ti­vi­da­des, o bien, seguirán sin sa­lir por un lar­go pe­rio­do que se pue­de ex­ten­der has­ta 18 me­ses.

Y es que el con­fi­na­mien­to no só­lo tra­jo la obli­ga­ción de que­dar­te en ca­sa pa­ra prevenir un con­ta­gio, sino una dis­mi­nu­ción del em­pleo y de los in­gre­sos de los ho­ga­res, sin ob­viar el te­mor de que el vi­rus si­ga suel­to, aun­que sea en can­ti­da­des mí­ni­mas.

De acuer­do con una en­cues­ta de la con­sul­to­ra EY, la cri­sis sa­ni­ta­ria ha afec­ta­do drás­ti­ca­men­te las finanzas de los ho­ga­res me­xi­ca­nos, don­de ocho de ca­da 10 re­fle­jan un im­pac­to ne­ga­ti­vo, y el in­gre­so en tres de ca­da 10 se re­du­jo más de 60 por cien­to.

En es­te con­tex­to, el día que el se­má­fo­ro lle­gue a ver­de, só­lo 57 por cien­to de los me­xi­ca­nos es­pe­ra re­gre­sar a los há­bi­tos que te­nía an­tes del Co­ro­na­vi­rus.

Se­gún el es­tu­dio Pers­pec­ti­vas so­bre el cam­bio en los há­bi­tos de en­tre­te­ni­mien­to de los me­xi­ca­nos, uno de ca­da cua­tro me­xi­ca­nos se­rá cau­te­lo­so al rea­li­zar ac­ti­vi­da­des fue­ra de ca­sa y ten­drán un re­gre­so gra­dual, y una me­nor pro­por­ción to­ma­rán una po­si­ción drás­ti­ca so­bre sus há­bi­tos de en­tre­te­ni­mien­to; 15 por cien­to evi­ta­rán sa­lir y tres por cien­to apro­ve­cha­rán pa­ra dis­fru­tar la vi­da sa­lien­do aún más que an­tes del ini­cio de la pan­de­mia.

“Las em­pre­sas de en­tre­te­ni­mien­to tie­nen una opor­tu­ni­dad de cap­tu­rar una gran can­ti­dad de con­su­mi­do­res al re­gre­sar a la nue­va nor­ma­li­dad. Sin em­bar­go, pa­ra ace­le­rar es­ta reactivaci­ón, de­be­rán acer­car­se a sus clien­tes más fie­les y re­pen­sar su es­tra­te­gia de pre­cios, su ima­gen de mar­ca y su pro­pues­ta de va­lor en un en­torno más com­pe­ti­ti­vo”, afir­ma Juan So­la­na, so­cio de Trans­for­ma­ción de Ne­go­cios e In­no­va­ción en EY La­ti­noa­mé­ri­ca Nor­te.

NO HAY DI­NE­RO

Ro­ber­to Es­ca­lo­na es coor­di­na­dor de una ca­de­na de res­tau­ran­tes y, pe­se a que su tra­ba­jo de­pen­de de la reaper­tu­ra to­tal de los cen­tros de en­tre­te­ni­mien­to, él no sal­drá más que lo ne­ce­sa­rio. Sus ra­zo­nes son múl­ti­ples y en­tre ellas es­tá el re­cor­te sa­la­rial que re­ci­bió, y que la pan­de­mia tam­bién coin­ci­dió prác­ti­ca­men­te con el na­ci­mien­to de su pri­mer hi­jo.

“Leo­nar­do na­ció el 3 de mar­zo y nos lo en­tre­ga­ron en el hos­pi­tal el 10, en­ton­ces fue ca­si de in­me­dia­to que em­pe­zó la pan­de­mia y en mi tra­ba­jo me ba­ja­ron el suel­do los pri­me­ros dos me­ses a la ter­ce­ra par­te, y ya aho­ri­ta ape­nas voy a la mi­tad”, di­jo.

Por si fue­ra po­co, Ro­ber­to es uno de los mi­les de me­xi­ca­nos que es­ta­ba pa­gan­do su ca­sa a tra­vés del crédito del In­fo­na­vit, pe­ro las cir­cuns­tan­cias lo obli­ga­ron a atra­sar­se en los pa­gos. “El pro­ble­ma no es tan­to lo que ten­go aho­ri­ta, por­que sa­le pa­ra los gas­tos de mi fa­mi­lia, pe­ro una vez que pa­se to­do, sí me voy a tar­dar co­mo unos seis me­ses en re­cu­pe­rar­me”, di­jo a El Sol de Mé­xi­co.

Pe­ro el di­ne­ro no es su úni­ca preo­cu­pa­ción. Te­nien­do un ni­ño de seis me­ses en ca­sa, un con­ta­gio es lo úl­ti­mo que quie­re vi­vir pa­ra los que le im­por­tan.

“Que sal­ga la va­cu­na no es ga­ran­tía, por­que hay gen­te que le va­le y que no se va­cu­na, y si no se cui­dan es fá­cil que con­ta­gien a al­guien más. Por mu­cho que te cui­des, te es­tás exponiendo a que te pe­guen el vi­rus”, di­jo.

LOS SEC­TO­RES MÁS AFEC­TA­DOS

Se­gún la en­cues­ta de EY, los ra­mos más afec­ta­dos son los de en­tre­te­ni­mien­to en in­te­rio­res, co­mo los res­tau­ran­tes, los ci­nes, los ba­res y los an­tros.

En es­te sen­ti­do, las me­di­das sa­ni­ta­rias más im­por­tan­tes pa­ra los con­su­mi­do­res en­cues­ta­dos son bá­si­cas y de ba­jo cos­to. El 93 por cien­to con­si­de­ra co­mo esen­cial la lim­pie­za fre­cuen­te de to­do el es­pa­cio; pa­ra 87 de ca­da 100, el gel an­ti­bac­te­rial re­par­ti­ro en dis­tin­tos pun­tos de los cen­tros de en­tre­te­ni­mien­to es bá­si­co; mien­tras que 86 por cien­to con­si­de­ra de su­ma im­por­tan­cia el uso de cu­bre­bo­cas por par­te de to­do el per­so­nal de ser­vi­cio.

“El 57 por cien­to de los me­xi­ca­nos sí ve po­si­ble re­gre­sar a la nor­ma­li­dad, pe­ro de ma­ne­ra or­de­na­da. En­ton­ces, mu­chos de los fac­to­res que in­ci­den son la se­gu­ri­dad y el res­pe­to a las re­glas, co­mo la sa­na dis­tan­cia. El 25 por cien­to se­rá cau­te­lo­so, sí va a re­gre­sar, pe­ro re­du­ci­rán la fre­cuen­cia. Di­cen que no de­ja­rán de ir al res­tau­ran­te, pe­ro si an­tes iban dia­rio, cuan­do re­to­men van a re­du­cir la fre­cuen­cia”, men­cio­nó el ana­lis­ta de la con­sul­to­ra a es­te dia­rio.

“Ade­más, 15 por cien­to ase­gu­ra que se vol­ve­rá er­mi­ta­ño por fac­to­res co­mo el eco­nó­mi­co, pues 80 por cien­to de las fa­mi­lias tie­ne me­nos in­gre­sos y la cri­sis eco­nó­mi­ca se ha ido acen­tuan­do y, con­for­me pa­san los días, em­pie­zan a ce­rrar ne­go­cios, las em­pre­sas que ha­bían po­di­do aguan­tar has­ta aho­ra, ya es­tán to­man­do me­di­das más fuer­tes, em­pe­zan­do por la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to”, aña­de.

SÍN­DRO­ME DE LA CA­BA­ÑA

El en­cie­rro pro­lon­ga­do pue­de ge­ne­rar el Sín­dro­me de la Ca­ba­ña, que pue­de desatar an­sie­dad o al­tos ni­ve­les de es­trés al sa­lir de ca­sa

Ade­más de las cues­tio­nes mo­ne­ta­rias, los cam­bios cons­tan­tes en las ac­ti­vi­da­des por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico