El Heraldo de Tabasco

Bra­sil: la pan­de­mia dis­pa­ra co­rrup­ción

Fal­ta de con­trol fa­vo­re­ce el ro­bo; te­men que Bol­so­na­ro usa acu­sa­cio­nes co­mo ar­ma con­tra enemi­gos po­lí­ti­cos

- AFP, EFE y Reu­ters Corruption · Crime · Politics · Brazil · Brazil national football team · Rio de Janeiro · Rio de Janeiro · Brasilia · Neymar da Silva · Jair Bolsonaro · Transparency International · Sao Paulo · Wilson José Witzel · Federal University of Rio de Janeiro

En Ipa­ne­ma

RÍO DE JA­NEI­RO. Ingrid dos San­tos, una en­fer­me­ra téc­ni­ca de 28 años, no re­ci­bía su sa­la­rio des­de ma­yo por un con­tra­to en un hos­pi­tal im­pro­vi­sa­do que nun­ca lle­gó a fun­cio­nar en la lo­ca­li­dad sub­ur­ba­na de Du­que de Cai­xas.

Pe­ro el sa­la­rio y la in­dem­ni­za­ción por su des­pi­do si­guen apa­re­cien­do en su re­gis­tro de se­gu­ri­dad so­cial, una se­ñal de que al­guien es­tá ro­ban­do di­ne­ro pú­bli­co y que tra­ta de di­si­mu­lar­lo.

El ca­so ilus­tra una de las tan­tas tre­tas idea­das pa­ra ro­bar mi­llo­nes de reales de los fon­dos li­be­ra­dos por el go­bierno pa­ra com­ba­tir la pan­de­mia, en el se­gun­do país con más ca­sos y más muer­tos por el vi­rus.

Bra­sil tie­ne un lar­go his­to­rial de es­cán­da­los de co­rrup­ción, pe­ro in­clu­so pa­ra los es­tán­da­res lo­ca­les los ca­sos de mal­ver­sa­ción que se apro­ve­chan de la tra­ge­dia cau­san in­dig­na­ción.

El es­ta­do de Ama­zo­nas fue acu­sa­do de com­prar ven­ti­la­do­res con so­bre­pre­cio en una tienda de vi­nos; el go­ber­na­dor de Rio de Ja­nei­ro en­fren­ta un jui­cio de des­ti­tu­ción por el en­car­go de sie­te hos­pi­ta­les de cam­pa­ña, cin­co de los cua­les nun­ca llegaron a cons­truir­se; y el se­cre­ta­rio de Sa­lud de Brasilia fue arres­ta­do por irre­gu­la­ri­da­des en la com­pra de prue­bas.

En to­tal, en 11 de los 27 es­ta­dos se han iden­ti­fi­ca­do ca­sos de co­rrup­ción.

Has­ta el nom­bre y los da­tos del as­tro del fut­bol Ney­mar fue­ron usa­dos pa­ra pe­dir, y re­ci­bir, el bono men­sual de 600 reales (120 dó­la­res) que en­tre­ga el go­bierno a los brasileños más po­bres y afec­ta­dos por el con­fi­na­mien­to. Los ex­per­tos ase­gu­ran que la co­rrup­ción en­con­tró nue­vos ca­na­les al ini­cio de la pan­de­mia.

Las au­to­ri­da­des se apre­su­ra­ron a com­prar ven­ti­la­do­res pul­mo­na­res, ca­mas, cu­bre­bo­cas y al­cohol en gel y el Con­gre­so au­to­ri­zó en abril las com­pras sin li­ci­ta­cio­nes y sin los ha­bi­tua­les pa­pe­leos.

El pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro se li­mi­tó a cri­ti­car las me­di­das de cua­ren­te­na or­de­na­das por los go­ber­na­do­res y la “his­te­ria” pro­vo­ca­da por una “gri­pe­ci­ta”, que ya de­jó más de 4.1 mi­llo­nes de in­fec­ta­dos y más de 126 mil 200 fa­lle­ci­dos en Bra­sil.

La fal­ta de con­trol en un país fe­de­ral de 212 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, 27 es­ta­dos y más de 5 mil mu­ni­ci­pios fa­vo­re­ció los chan­chu­llos, di­jo Guil­her­me Fran­ce, de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal Bra­sil.

De los 286 mil 500 mi­llo­nes de reales (unos 50 mil mi­llo­nes de dó­la­res) de re­cur­sos de emer­gen­cia gas­ta­dos en la pan­de­mia, me­nos del 8% se usó pa­ra com­ba­tir el co­ro­na­vi­rus, se­gún el Tri­bu­nal de Cuen­tas de la Unión (TCU).

Wie­chers es­ti­ma que se re­que­ri­rán seis me­ses des­pués del fin de la pan­de­mia -cuan­do sea que es­to ocu­rra- pa­ra ras­trear el des­tino del di­ne­ro e iden­ti­fi­car las irre­gu­la­ri­da­des, que se­gún es­ti­ma­cio­nes se ele­van a mi­les de mi­llo­nes de reales.

Mu­chos ana­lis­tas te­men que las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción se usen co­mo ar­mas po­lí­ti­cas que de­bi­li­ten aún más la con­fian­za en el sis­te­ma.

“Las de­nun­cias han si­do usa­das por el pre­si­den­te Bol­so­na­ro y sus sim­pa­ti­zan­tes con­tra sus enemi­gos po­lí­ti­cos, par­ti­cu­lar­men­te los go­ber­na­do­res de Sao Pau­lo, Joao Do­ria, y de Rio, Wil­son Wit­zel”, que fi­gu­ran en­tre sus po­si­bles ri­va­les en las elec­cio­nes de 2022, afir­ma el ana­lis­ta po­lí­ti­co Ge­ral­do Mon­tei­ro, de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral de Rio de Ja­nei­ro.

Wit­zel, quien se con­si­de­ra “víc­ti­ma” de una tra­ma con in­tere­ses po­lí­ti­cos, ha reite­ra­do su inocen­cia.

El ex­juez ase­gu­ra que él y su es­po­sa es­tán sien­do acusados “sin prue­bas” por fis­ca­les de los que di­jo son pró­xi­mos a Bol­so­na­ro y en par­ti­cu­lar al hi­jo ma­yor del pre­si­den­te, el se­na­dor Flavio, in­ves­ti­ga­do por co­rrup­ción.

Mi­les se vol­ca­ron a las pla­yas de Rio de Ja­nei­ro de­bi­do al día fe­ria­do de hoy en Bra­sil y a la fle­xi­bi­li­za­ción de la cua­ren­te­na

 ?? REU­TERS ?? se ins­ta­la­ron si­llas y som­bri­llas pe­se a es­tá prohi­bi­do/
REU­TERS se ins­ta­la­ron si­llas y som­bri­llas pe­se a es­tá prohi­bi­do/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico