La Presidenci­a y el soft po­wer (II)

En la

El Heraldo de Tabasco - - Municipios - Eduar­do Andrade eduar­doan­dra­de1948@gmail.com

pri­me­ra en­tre­ga re­fe­rí al­gu­nas de las fuen­tes ex­tran­je­ras de las que lle­ga di­ne­ro a las or­ga­ni­za­cio­nes me­xi­ca­nas de la so­cie­dad ci­vil y se­lec­cio­né ci­tas de mi li­bro “De­mo­cra­cia sin Par­ti­dos” a las que agre­go las si­guien­tes: “Mu­chas de las or­ga­ni­za­cio­nes que se pre­sen­tan pú­bli­ca­men­te co­mo re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil se pro­po­nen ob­je­ti­vos di­rec­ta­men­te vin­cu­la­dos con la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca.

E stos pue­den cla­si­fi­car­se cin­co gran­des ru­bros:

1.- Im­pul­sar po­lí­ti­cas pú­bli­cas o le­gis­la­ción, tal es el ca­so de or­ga­ni­za­cio­nes que se opo­nen al abor­to o el del IMCO que im­pul­só la lla­ma­da ini­cia­ti­va Tres de Tres.

2.- Opo­ner­se a po­lí­ti­cas pú­bli­cas o le­gis­la­ción, co­mo el ac­ti­vis­mo que se dio en con­tra de la Ley de Se­gu­ri­dad In­te­rior.

3.- Ser­vir de con­tra­pe­so a po­lí­ti­cas o ac­cio­nes es­ta­ta­les en de­ter­mi­na­das áreas sen­si­bles, co­mo la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos o el com­ba­te a la co­rrup­ción y a la im­pu­ni­dad, tal es el ca­so del Cen­tro de De­re­chos Hu­ma­nos Mi­guel Agus­tín Pro, de Mé­xi­co Uni­do Con­tra la De­lin­cuen­cia, de Me­xi­ca­nos con­tra la Co­rrup­ción, etc.

4.- Eva­luar las ac­cio­nes que rea­li­za el Es­ta­do en de­ter­mi­na­dos ám­bi­tos y even­tual­men­te pro­po­ner pro­ce­di­mien­tos co­rrec­ti­vos a la ma­ne­ra de Mé­xi­co Eva­lúa o Me­xi­ca­nos Pri­me­ro.

5.- Ocu­par car­gos o fun­cio­nes pú­bli­cas o se­mi­pú­bli­cas. Ra­ra­men­te se plan­tea es­ta op­ción de mo­do di­rec­to, pe­ro en la prác­ti­ca las or­ga­ni­za­cio­nes in­ten­tan co­lo­car a sus miem­bros o di­ri­gen­tes en el seno de Con­se­jos o Co­mi­tés de or­ga­nis­mos pú­bli­cos, ya sea con fun­cio­nes tem­po­ra­les o per­ma­nen­tes. Así ocu­rre con el gru­po de ciu­da­da­nos que par­ti­ci­pa en la pre­sen­ta­ción de pro­pues­tas pa­ra con­se­je­ros del INE —que es tem­po­ral— y con el gru­po que en­ca­be­za el Sis­te­ma An­ti­co­rrup­ción, que tie­ne ca­rác­ter per­ma­nen­te.

“El nú­cleo du­ro del con­cep­to de so­cie­dad ci­vil en Mé­xi­co es­tá cons­ti­tui­do por agru­pa­cio­nes que ejer­cen un in­ten­so ac­ti­vis­mo

en

po­lí­ti­co al­ta­men­te crí­ti­co y con­tes­ta­ta­rio de las ac­cio­nes de go­bierno, el cual se ca­rac­te­ri­za por la idea de em­po­de­ra­mien­to. Sus vo­ce­ros tie­nen cons­tan­te pre­sen­cia en los me­dios in­for­ma­ti­vos co­mo ana­lis­tas y co­men­ta­ris­tas o co­mo per­so­na­jes pú­bli­cos a quie­nes se entrevista fre­cuen­te­men­te con­ce­dién­do­les un ca­rác­ter de “au­to­ri­dad” en sus res­pec­ti­vos te­mas. Cuan­do se men­cio­na en abs­trac­to a la so­cie­dad ci­vil en cual­quier ti­po de ex­pre­sión ver­bal o es­cri­ta, se con­si­de­ra a es­tas or­ga­ni­za­cio­nes co­mo tí­pi­ca­men­te re­pre­sen­ta­ti­vas de la men­cio­na­da so­cie­dad. Es más, la re­fe­ren­cia in­clui­da en di­ver­sas le­yes a pro­ce­di­mien­tos en los cua­les de­ben efec­tuar­se con­sul­tas a or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil o re­ci­bir pro­pues­tas de ta­les or­ga­ni­za­cio­nes, se en­tien­de im­plí­ci­ta­men­te di­ri­gi­da a las agru­pa­cio­nes com­pren­di­das en ese nú­cleo du­ro que he­mos men­cio­na­do.”

Exis­te in­clu­so una Ley Federal de Fo­men­to a las Ac­ti­vi­da­des de las Or­ga­ni­za­cio­nes de la So­cie­dad Ci­vil y los “dis­tin­tos ti­pos de agru­pa­cio­nes de­ben re­gis­trar­se en el re­gis­tro na­cio­nal que al efec­to lle­va el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­sa­rro­llo So­cial si desean ob­te­ner los apo­yos pre­vis­tos en la ley”.

Al exa­mi­nar las fun­cio­nes de ta­les or­ga­ni­za­cio­nes se­gún el tex­to di­fun­di­do por el Cen­tro de In­for­ma­ción de la ONU re­la­ti­vo a las Or­ga­ni­za­cio­nes No Gu­ber­na­men­ta­les, “apre­cia­mos un én­fa­sis en la na­tu­ra­le­za par­ti­cu­lar­men­te po­lí­ti­ca de es­tas agru­pa­cio­nes des­de la óp­ti­ca de las pro­pias Na­cio­nes Uni­das... alu­den a la pre­sen­ta­ción de pro­ble­mas de los ciu­da­da­nos an­te los go­bier­nos, les asig­nan ta­reas de alien­to a la par­ti­ci­pa­ción de la co­mu­ni­dad, se en­tien­de que en cues­tio­nes co­lec­ti­vas de ca­rác­ter so­cial y en el plan­tea­mien­to y al­can­ce de lo­gros co­mu­nes que co­rres­pon­den evi­den­te­men­te al cam­po de la po­lí­ti­ca, aun­que no sea de ti­po par­ti­dis­ta. Lo mis­mo pue­de de­cir­se de la fun­ción re­la­ti­va a la su­per­vi­sión de po­lí­ti­cas, pues es­tas son me­di­das adop­ta­das por los go­bier­nos cu­yo con­trol se asig­na ca­da vez más a es­te ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes.

“No obs­tan­te que el ca­rác­ter no lu­cra­ti­vo es un de­no­mi­na­dor co­mún y prác­ti­ca­men­te un ele­men­to in­fal­ta­ble en las dis­tin­tas de­fi­ni­cio­nes de es­te ti­po de agru­pa­cio­nes, tal ca­rac­te­rís­ti­ca so­lo da cuen­ta de que no tie­nen co­mo pro­pó­si­to la ob­ten­ción de ga­nan­cias den­tro del mun­do de la eco­no­mía pro­du­cien­do bie­nes o pres­tan­do ser­vi­cios, pe­ro la ver­dad es que sí re­ci­ben una gran can­ti­dad de re­cur­sos de dis­tin­tas fuen­tes, mu­chas por cier­to si­tua­das al in­te­rior de los go­bier­nos que fi­nan­cian es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des a tra­vés de agencias es­pe­cia­li­za­das que ope­ran par­ti­cu­lar­men­te en los paí­ses de ma­yor po­der eco­nó­mi­co de las de­no­mi­na­das De­mo­cra­cias Oc­ci­den­ta­les. Es­tas or­ga­ni­za­cio­nes cons­ti­tu­yen tam­bién am­plios cen­tros de tra­ba­jo, en oca­sio­nes con mu­chos fun­cio­na­rios y em­plea­dos que re­ba­san las fron­te­ras de dis­tin­tos paí­ses, quie­nes en­cuen­tran en ellas un me­dio de vi­da im­por­tan­te”.

No pue­de sub­es­ti­mar­se la fun­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil en cuan­to a sus ac­cio­nes po­si­ti­vas, pe­ro tam­po­co res­pec­to de su fluen­cia dis­rup­ti­va so­bre los asun­tos pú­bli­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.