El de­rro­tis­mo

El Imparcial - - EDITORIAL - SER­GIO AGUA­YO Co­men­ta­rios: www.ser­gioa­gua­yo.org Aca­dé­mi­co y politólogo.

La me­su­ra de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y Mar­ce­lo Ebrard ha­cia Es­ta­dos Uni­dos se ha con­ver­ti­do en un de­rro­tis­mo no­ci­vo pa­ra la 4T y pa­ra el País.

Una cons­tan­te de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na es la asi­me­tría de po­der. La par­te fuer­te man­tie­ne la do­mi­na­ción con di­fe­ren­tes com­bi­na­cio­nes de fuer­za y con­ven­ci­mien­to. Los do­mi­na­dos reac­cio­nan ra­cio­na­li­zan­do su con­di­ción, asu­mién­do­la co­mo na­tu­ral y re­fu­gián­do­se en la re­sig­na­ción. Ac­ti­tud re­fle­ja­da en una fra­se in­mor­tal de Mi­guel de la Ma­drid en sus me­mo­rias: An­te Es­ta­dos Uni­dos de­be­mos “en­ten­der que no­so­tros no es­ta­mos en ca­pa­ci­dad de pre­sio­nar­los”.

Aho­ra bien, tam­bién es par­te de la historia hu­ma­na que los do­mi­na­dos se in­con­for­men y bus­quen mo­di­fi­car la asi­me­tría a par­tir de un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble: La creen­cia de que es po­si­ble re­ver­tir, ate­nuar o mo­di­fi­car la asi­me­tría. In­flu­yen sen­ti­mien­tos tan pri­ma­rios co­mo la in­dig­na­ción acom­pa­ña­da de cálcu­los prag­má­ti­cos, que in­clu­yen un co­no­ci­mien­to pro­fun­do de las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des de quien ejer­ce la do­mi­na­ción.

Hay mi­les de ejem­plos. Lá­za­ro Cár­de­nas mo­vió ade­cua­da­men­te sus fi­chas do­més­ti­cas e in­ter­na­cio­na­les y pu­do na­cio­na­li­zar el pe­tró­leo en 1938. Mahat­ma Gand­hi or­ga­ni­zó las mo­vi­li­za­cio­nes y en­ca­be­zó las ges­tio­nes di­plo­má­ti­cas que desem­bo­ca­ron en la in­de­pen­den­cia de la In­dia en 1947. Mar­tín Lut­her King fue el lí­der más vi­si­ble de una coa­li­ción en fa­vor de los de­re­chos ci­vi­les de la co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na es­ta­dou­ni­den­se.

En Mé­xi­co, la lu­cha con­tra el au­to­ri­ta­ris­mo priis­ta es de au­to­ría co­lec­ti­va. Ha si­do una ba­ta­lla, en la cual múl­ti­ples ac­to­res nos in­vo­lu­cra­mos en ac­cio­nes de demolición y cons­truc­ción si­mul­tá­nea de ins­ti­tu­cio­nes y cul­tu­ra, que con­tó con apo­yos in­ter­na­cio­na­les. En es­ta tran­si­ción inaca­ba­da es­tu­vie­ron pre­sen­tes un buen nú­me­ro de los que aho­ra go­bier­nan. En­tre ellos, por su­pues­to, el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, un ve­te­rano de las mo­vi­li­za­cio­nes y las re­sis­ten­cias.

La ter­ce­ra cam­pa­ña de Ló­pez Obra­dor por la pre­si­den­cia, coin­ci­dió con el asal­to de Do­nald Trump a la Ca­sa Blan­ca. Du­ran­te cua­tro lar­gos años, Trump nos ha uti­li­za­do co­mo la pi­ña­ta iner­te a la cual pue­de gol­pear im­pu­ne­men­te. Enrique Pe­ña Nie­to in­cli­nó la cer­viz; era un go­ber­nan­te dé­bil y des­pres­ti­gia­do. In­dig­na y sor­pren­de la fal­ta de pre­pa­ra­ción del equi­po de Ló­pez Obra­dor; ca­re­cen de una es­tra­te­gia in­te­gral pa­ra li­diar con Trump; se han refugiado en la son­ri­sa for­za­da del que car­ga en el al­ma la de­rro­ta.

El jue­ves 13 de ju­nio, Por­fi­rio Mu­ñoz Ledo, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados y ve­te­rano de la tran­si­ción, con­ce­dió una lar­ga en­tre­vis­ta a Car­men Aris­te­gui. Fue una con­de­na du­ra a la po­lí­ti­ca ex­te­rior de la 4T. Enume­ró me­di­das que de­bie­ron ha­ber­se adop­ta­do, en­tre ellas, ir a “un tri­bu­nal in­ter­na­cio­nal”, re­cu­rrir al Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de Na­cio­nes Uni­das y otras ins­tan­cias mul­ti­la­te­ra­les, im­pri­mir­le a la “di­plo­ma­cia me­xi­ca­na” una ac­ti­tud “mu­cho más ri­gu­ro­sa, so­bria y res­pon­sa­ble”.

En su opi­nión “Mé­xi­co ha per­di­do cre­di­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal” por esa ac­ti­tud de de­bi­li­dad que pro­vo­ca ser tra­ta­dos “co­mo ni­ño”. Su dic­ta­men fue du­rí­si­mo: “Es­ta­mos fren­te a la di­so­lu­ción mo­ral del Es­ta­do me­xi­cano”, Trump “nos es­tá de­vol­vien­do” al “es­ta­tus co­lo­nial” y la res­pues­ta: “La men­ta­li­dad del co­lo­ni­za­do”. En sín­te­sis, la ac­tual po­lí­ti­ca ha­cia Es­ta­dos Uni­dos es “una trai­ción a la historia de Mé­xi­co”.

Pa­ra al­gu­nos, se tra­ta de un desaho­go re­tó­ri­co e irres­pon­sa­ble. Pa­ra mí, es un lla­ma­do de aten­ción so­bre una po­lí­ti­ca que es­tá te­nien­do al­tí­si­mos cos­tos y que de­be re­for­mar­se, por­que Trump se­gui­rá uti­li­zán­do­nos co­mo el ob­je­to iner­te que se gol­pea pa­ra el re­go­ci­jo de sus se­gui­do­res. El Go­bierno fe­de­ral de­be­ría em­pe­zar a re­cons­truir los apo­yos in­ter­na­cio­na­les per­di­dos y pa­sar a la ofen­si­va, ha­cién­do­le exi­gen­cias le­ga­les y le­gí­ti­mas a Es­ta­dos Uni­dos.

Mé­xi­co po­dría uti­li­zar la la­xi­tud de Was­hing­ton ha­cia el tras­la­do ile­gal de ar­mas y equi­po bé­li­co a Mé­xi­co. Es una irres­pon­sa­bi­li­dad de nues­tro Go­bierno de­jar abier­tos los por­to­nes de abas­te­ci­mien­to a los cri­mi­na­les. El de­rro­tis­mo fren­te a Es­ta­dos Uni­dos es­tá ha­cien­do que Ló­pez Obra­dor y Ebrard ol­vi­den que la prin­ci­pal obli­ga­ción del Es­ta­do es ga­ran­ti­zar nues­tra se­gu­ri­dad. Tie­ne que ha­ber co­rrec­cio­nes. Es ab­sur­da y sui­ci­da la pa­si­vi­dad de la 4T, ri­jo­sa en el in­te­rior y su­mi­sa ha­cia el ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.