y re­fu­gia­dos en la nues­tra

El Imparcial - - EDITORIAL - JOR­GE CAS­TA­ÑE­DA Jor­ge Cas­ta­ñe­da es po­lí­ti­co, in­te­lec­tual y co­men­ta­ris­ta me­xi­cano y au­tor de va­rios li­bros.

Ha­ce unos 25 años via­je en com­pa­ñía de Adol­fo Agui­lar Zín­ser y Por­fi­rio Mu­ñoz Ledo a Ti­jua­na pa­ra pre­sen­tar un li­bro co­lec­ti­vo. Al lle­gar al ae­ro­puer­to de la ciu­dad fron­te­ri­za, co­mo siem­pre apa­re­ció un fil­tro del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción en­tre la sa­la de lle­ga­da y la sa­li­da a la zo­na de ma­le­tas. A la gran ma­yo­ría de los pa­sa­je­ros, in­clu­yen­do a Adol­fo y a Por­fi­rio, los agen­tes del Ina­mi les per­mi­tie­ron el pa­so sin pe­dir do­cu­men­tos. A mí no.

Por una ra­zón sen­ci­lla y bas­tan­te ob­via: Mi apa­rien­cia fí­si­ca su­ge­ría que po­dría yo ser ex­tran­je­ro y por lo tan­to de­bía iden­ti­fi­car­me. El agen­te, ama­ble­men­te, me pi­dió una iden­ti­fi­ca­ción y yo con la mis­ma ama­bi­li­dad me ne­gué a dár­se­la. Me pre­gun­tó por qué y le ex­pli­qué: Yo soy me­xi­cano, es­toy en te­rri­to­rio me­xi­cano, no es­toy en trán­si­to ha­cia otro país ya que el ae­ro­puer­to de Ti­jua­na es un ae­ro­puer­to na­cio­nal.

Por lo tan­to, el agen­te del Ina­mi -o cual­quier otra au­to­ri­dad- no tie­ne de­re­cho a so­li­ci­tar­me la pre­sen­ta­ción de al­gu­na iden­ti­fi­ca­ción. En Mé­xi­co no te­ne­mos nin­gún do­cu­men­to de por­ta­ción obli­ga­to­ria que nos iden­ti­fi­que co­mo me­xi­ca­nos. Al­gu­nos lec­to­res re­cor­da­rán que des­de prin­ci­pios de los años 80 se ha dis­cu­ti­do el te­ma de crear una cé­du­la na­cio­nal de iden­ti­dad. Esa sí se­ría de por­ta­ción obli­ga­to­ria, pe­ro ha si­do im­po­si­ble, por bue­nas y ma­las ra­zo­nes, po­ner en prác­ti­ca es­ta pro­pues­ta.

Vie­ne es­to al ca­so ya que, se­gún el pe­rió­di­co Re­for­ma, el día lu­nes, en uno de los cru­ces del Su­chia­te, ocho ma­ri­nos fue­ron in­cre­pa­dos por los bal­se­ros y co­mer­cian­tes que trans­por­tan bie­nes y per­so­nas de un la­do al otro del río, cuan­do es­tos -los ma­ri­nos- exi­gie­ron una iden­ti­fi­ca­ción a los oriun­dos. Se con­gre­gó un gru­po de más de 50 bal­se­ros y co­mer­cian­tes que agre­die­ron ver­bal­men­te a los ma­ri­nos y se ne­ga­ron a mos­trar una cre­den­cial. Los ma­ri­nos, si­guien­do las acer­ta­das ins­truc­cio­nes de Ló­pez Obra­dor de no re­cu­rrir al uso de la fuer­za, ba­tie­ron en re­ti­ra­da. Los bal­se­ros, co­mer­cian­tes, y muy po­si­ble­men­te, al­gu­nos mi­gran­tes ex­tran­je­ros, sa­lie­ron avante.

El te­ma aquí es que no hay ma­ne­ra de que los ma­ri­nos, ya sea ves­ti­dos de azul, o de Guar­dia Na­cio­nal, se­pan to­do es­to. No es su cham­ba sa­ber­lo y no van a po­der nun­ca apren­der­lo en un pla­zo ra­zo­na­ble y a un cos­to sos­te­ni­ble. Lo mis­mo es cier­to pa­ra el otro ca­so que es más preo­cu­pan­te, y que se re­fie­re a la su­pues­ta trans­fe­ren­cia de 850 Po­li­cías fe­de­ra­les al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción ha­ce unos días, ya que el Ina­mi no cuen­ta con el per­so­nal su­fi­cien­te pa­ra lle­var a ca­bo la po­lí­ti­ca de Trump en te­rri­to­rio me­xi­cano.

Cuan­do un ex­tran­je­ro es de­te­ni­do en Mé­xi­co, más o me­nos le­gal­men­te, por no por­tar la do­cu­men­ta­ción que es­ta­blez­ca su pre­sen­cia le­gal en el País, es re­mi­ti­do por quie­nes lo de­tie­nen o bien al Ina­mi o bien, si so­li­ci­ta asi­lo, a la Co­mi­sión Me­xi­ca­na de Ayu­da a Re­fu­gia­dos (Co­mar). Tan­to el Ina­mi co­mo la Co­mar re­vis­ten la obli­ga­ción de es­cu­char al de­te­ni­do pa­ra de­ter­mi­nar si tie­ne la con­di­ción de refugiado, so­li­ci­te asi­lo o no, pues la ma­yo­ría de los re­fu­gia­dos ni si­quie­ra sa­ben si lo son. Só­lo sa­ben que hu­yen por te­mo­res fun­da­dos y que no quie­ren ser de­vuel­tos. Pe­ro ca­da vez más mi­gran­tes em­pe­za­rán a pe­dir asi­lo. To­dos los mi­gran­tes van a em­pe­zar a ha­cer­lo en Mé­xi­co co­mo lo ha­cen en Es­ta­dos Uni­dos y se de­be­rá re­sol­ver si tie­ne de­re­cho a di­ver­sos ti­pos de au­dien­cias y de apo­yo de Co­mar o si de­be ser de­por­ta­do de in­me­dia­to. El te­ma aquí es que aun si los po­li­cías fe­de­ra­les, aho­ra in­cor­po­ra­dos el Ina­mi, sa­ben al­go de de­re­cho in­ter­na­cio­nal de re­fu­gia­dos y de de­re­chos hu­ma­nos, es po­co pro­ba­ble que co­noz­can los cam­bios im­por­tan­tes que han te­ni­do lu­gar en Mé­xi­co en los úl­ti­mos años.

El de­re­cho in­ter­na­cio­nal de re­fu­gia­dos se ri­ge por la Con­ven­ción de 1951 de la ONU. Esa es la que de­ter­mi­na que un refugiado era aque­lla per­so­na que te­nía “un te­mor fun­da­do por su vi­da” de­bi­do a una se­rie de cir­cuns­tan­cias, prin­ci­pal­men­te de or­den po­lí­ti­co, ét­ni­co, ra­cial o re­li­gio­so. A par­tir de los años 80 en dis­tin­tas par­tes del mun­do se em­pe­zó a ha­blar de lo que se lla­mó la pro­tec­ción com­ple­men­ta­ria.

Se tra­ta­ba de asi­mi­lar que en el ín­te­rin sur­gie­ron otros mo­ti­vos de te­mor por la vi­da, que no ne­ce­sa­ria­men­te ca­bían den­tro de la de­fi­ni­ción res­trin­gi­da de la Con­ven­ción del 51. A lo lar­go de los años, y en el ca­so de Amé­ri­ca La­ti­na, a par­tir de la De­cla­ra­ción de Car­ta­ge­na de 1984, y a tra­vés de dis­tin­tas re­co­men­da­cio­nes de Ac­nur, se ha ido ex­ten­dien­do la de­fi­ni­ción de refugiado. En­tre ellas se in­clu­yen la vio­len­cia ge­ne­ra­li­za­da, la ham­bru­na, el cam­bio cli­má­ti­co, y la vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar. Mé­xi­co in­cor­po­ró los prin­ci­pa­les pre­cep­tos de la De­cla­ra­ción de Car­ta­ge­na en la nue­va Ley de Re­fu­gia­dos del 2011, im­pul­sa­da por el Go­bierno de Cal­de­rón, de tal suer­te que hoy en día la de­fi­ni­ción de refugiado vi­gen­te en Mé­xi­co es mu­cho más am­plia.

No es que los an­te­rio­res agen­tes del Ina­mi, pro­fun­da­men­te co­rrup­tos, vio­len­tos e in­ser­vi­bles, ha­yan co­no­ci­do de cer­ca la Con­ven­ción de 51. Tam­po­co que Co­mar ha­ya dis­pues­to an­tes de los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer su tra­ba­jo. No obs­tan­te se le es­tá pi­dien­do a to­da es­ta gen­te que desem­pe­ñen una la­bor im­po­si­ble en vis­ta de la com­ple­ji­dad del te­ma que Trump le ha en­car­ga­do a las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas.

Si en Mé­xi­co tu­vié­ra­mos una so­cie­dad ci­vil or­ga­ni­za­da dig­na del nom­bre, to­dos los abo­ga­dos de­cen­tes en es­te País -y hay de­ce­nas de mi­les- se pon­drían al ser­vi­cio de los mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos. Les ayu­da­rían a am­pa­rar­se o pro­te­ger­se con­tra los abu­sos de la au­to­ri­dad, las de­ten­cio­nes ile­ga­les, las exi­gen­cias de can­tar el Himno Na­cio­nal, o de nom­brar la ali­nea­ción de la selección me­xi­ca­na en el Mun­dial de 1986. Lo ha­rían pro bono, in si­tu, tur­nán­do­se, co­mo lo ha­cen abo­ga­dos en Es­ta­dos Uni­dos co­mo los de ACLU, a quien co­rres­pon­de aho­ra de­fen­der a los mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos con­tra los abu­sos de las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas. Es de­cir con­tra el acuer­do in­fa­me fir­ma­do en­tre Ló­pez Obra­dor y Trump a pro­pó­si­to del Re­main in Me­xi­co o, muy pron­to, Ter­cer país se­gu­ro. La men­ti­ra es par­te in­trín­se­ca de la po­lí­ti­ca. No hay po­lí­ti­co que, de al­gu­na ma­ne­ra u otra, ocul­te la ver­dad. Lo pue­den ha­cer sa­bien­do que es­tán fal­sean­do la reali­dad pa­ra con­se­guir lo que es­tán bus­can­do; el ci­nis­mo ma­quia­vé­li­co de que “el fin jus­ti­fi­ca los me­dios”. Pe­ro tam­bién lo pue­den ha­cer cre­yén­do­se sus pro­pias men­ti­ras. Es­to es peor que lo pri­me­ro. Las so­cie­da­des co­rren un ma­yor ries­go con lo se­gun­do. El te­ma se agu­di­za si to­do un ré­gi­men es­tá ba­sa­do en men­ti­ras que los lí­de­res se creen a pies jun­ti­llas. Eso, más tem­prano que tar­de, co­lap­sa co­mo un cas­ti­llo de nai­pes.

Mu­chos co­le­gas ya han es­cri­to bue­nas re­se­ñas de la se­rie Cher­nó­bil de HBO. Me atre­vo a aña­dir la mía en­fa­ti­zan­do pre­ci­sa­men­te el te­ma de la men­ti­ra en la po­lí­ti­ca. A lo lar­go de los cin­co epi­so­dios que cuen­tan el ac­ci­den­te de la plan­ta nu­clear en 1986 en Ucra­nia, país que per­te­ne­cía a la URSS en ese mo­men­to, ve­mos có­mo el ré­gi­men so­vié­ti­co es­ta­ba ba­sa­do en la men­ti­ra. Sim­ple y sen­ci­lla­men­te, no ha­bía in­cen­ti­vos pa­ra de­cir la ver­dad.

Des­de que ex­plo­ta el reac­tor nu­clear, el je­fe de la plan­ta lo nie­ga. La evi­den­cia es con­tun­den­te, es­tá más que cla­ro la mag­ni­tud del ac­ci­den­te, el desas­tre es ma­ni­fies­to y, sin em­bar­go, él cree y or­de­na que una co­sa así no pue­de su­ce­der en la ins­ti­tu­ción a su car­go.

Cual si fue­ra un po­ten­te vi­rus, ve­mos có­mo la men­ti­ra se va re­pro­du­cien­do. El sub­di­rec­tor y di­rec­tor de la plan­ta nie­gan la ex­plo­sión y la mi­ni­mi­zan. Lo mis­mo los je­fes del po­lit­bu­ró lo­cal. Uno de ellos es­gri­me el “con­tun­den­te” ar­gu­men­to de que un desas­tre así no pue­de ocu­rrir en una plan­ta que lle­va el nom­bre de Vla­di­mir Ílich Le­nin. To­dos se pa­ran a aplau­dir­lo. El asun­to va es­ca­lan­do y ab­so­lu­ta­men­te to­dos si­guen ne­gan­do el desas­tre y min­tien­do, aun­que al­go gor­do es­tá su­ce­dien­do. Even­tual­men­te, el te­ma lle­ga al Co­mi­té Cen­tral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta pre­si­di­do por Mi­jaíl Gor­va­chov. Y si­gue la men­ti­ra.

En la se­rie de HBO, el cien­tí­fi­co nu­clear Va­le­ri Le­gá­sov es el que se atre­ve a cues­tio­nar la “ver­dad ofi­cial” y lo­gra que man­den a un mi­nis­tro se­gun­dón pa­ra in­ves­ti­gar qué es­tá pa­san­do en Cher­nó­bil y re­por­tar a Moscú. Cuan­do lle­ga, el desas­tre es más que evi­den­te. Los ni­ve­les de ra­dia­ción es­tán fue­ra de con­trol. Si no se ha­ce al­go rá­pi­do, ha­brá mi­llo­nes de muer­tos.

El Es­ta­do so­vié­ti­co, sin em

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.