“Es­ta­mos ate­rra­dos, real­men­te”: Ve­ci­nos de la Fe­rro­ca­rri­le­ra

Afir­man que hay ca­sos de vio­la­cio­nes, ro­bos, asal­tos y ri­ñas en un te­rreno bal­dío

El Imparcial - - METRO - POR JOR­GE LÓ­PEZ jlo­[email protected]­l.com

Abu­sos se­xua­les, ro­bos, asal­tos y ri­ñas ocu­rren de for­ma oca­sio­nal en un te­rreno bal­dío ubi­ca­do en la co­lo­nia Fe­rro­ca­rri­le­ra, lo cual tie­ne ate­rra­dos a los re­si­den­tes quie­nes pi­die­ron ayu­da a las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les.

“Es­ta­mos ate­rra­dos real­men­te”, ex­pre­só una de las ve­ci­nas, “y lo más tris­te es que no nos atre­ve­mos ya a de­cir na­da por­que la to­man con­tra uno”.

“Es una si­tua­ción que ve­ni­mos de­nun­cian­do de años atrás y no nos han he­cho ca­so.

“Ne­ce­si­ta­mos que las au­to­ri­da­des ven­gan y com­prue­ben por sí mis­mas lo que es­tá pa­san­do aquí”, ase­gu­ró, “por­que has­ta vio­la­cio­nes ha­cen aquí y uno no pue­de de­cir na­da”.

De acuer­do con los re­si­den­tes del lu­gar el pro­ble­ma se presenta en un te­rreno bal­dío lo­ca­li­za­do en la ca­lle Igle­sia, en­tre bu­le­var Ma­zón Ló­pez y Ra­ma Blan­ca, al Orien­te de la ciu­dad.

Los re­por­tan­tes coin­ci­die­ron que el lu­gar es uti­li­za­do por los de­lin­cuen­tes pa­ra co­me­ter ac­tos ilí­ci­to, a cual­quier ho­ra del día, pe­ro au­men­ta el gra­do de pe­li­gro­si­dad al caer la no­che.

“Y van a de­cir que por­que hay mu­cho ‘tram­pi­ta’ es pe­li­gro­so, pe­ro no es tan­to eso, sino que los mis­mos ma­lan­dros de aquí ha­cen sus co­sas. Yo ten­go to­da la vi­da vi­vien­do aquí y siem­pre ha si­do así”, se­ña­ló uno de los afec­ta­dos, “aho­ra es­tán de re­ma­te o se­rá que ya no aguan­ta­mos”.

En ad­mi­nis­tra­cio­nes an­te­rio­res, se­ña­la­ron que pre­sun­ta­men­te la Po­li­cía es­ta­ba co­lu­di­da con los la­dro­nes, ya que ellos mis­mos iban por los ob­je­tos ro­ba­dos, pe­ro con­fían en que las co­sas han cam­bia­do, lo cual los ha he­cho per­der el mie­do pa­ra de­nun­ciar.

“Aho­ra es­tá muy cam­bia­da la co­sa”, re­sal­tó uno de los ve­ci­nos, “por eso es­ta­mos pi­dien­do a la Po­li­cía que ven­ga y se echen una vuel­ta, por­que has­ta que pa­se al­go gra­ve se da­rán cuen­ta de que te­nía­mos ra­zón”.

Se­gún los co­lo­nos una de las so­lu­cio­nes se­ría cer­car el pre­dio, co­mo así lo so­li­ci­ta­ron ha­ce tiem­po, pa­ra evi­tar que per­so­nas sin ofi­cio ni be­ne­fi­cio se in­tro­duz­can al lu­gar y co­me­tan ac­tos des­ho­nes­tos, lo cual ga­ran­ti­za la se­gu­ri­dad de las fa­mi­lias.

“HAS­TA VIO­LA­CIO­NES HA­CEN AQUÍ Y UNO NO PUE­DE DE­CIR NA­DA”, VE­CI­NA ANÓ­NI­MA.

“SON LOS MIS­MOS MA­LAN­DROS DE AQUÍ, ES­TÁN DE RE­MA­TE O SE­RÁ QUE YA NO AGUAN­TA­MOS”. VE­CINO ANÓ­NI­MO.

• Es­te te­rreno bal­dío en la co­lo­nia Fe­rro­ca­rri­le­ra se ha con­ver­ti­do en una zo­na de pe­li­gro, ya que ase­gu­ran se re­gis­tran vio­la­cio­nes, ro­bos y asal­tos en el lu­gar.

• Ve­ci­nos lle­gan al pun­to de en­ca­de­nar has­ta las si­llas del jar­dín pa­ra evi­tar el ro­bo den­tro de sus pro­pios do­mi­ci­lios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.