La crisis de su­mi­nis­tro de ga­so­li­nas ( El gan­so ne­gro)

El Informador - El Financiero - - Economía -

An­te la in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra­da por el even­to de la ca­ren­cia de su­mi­nis­tro de ga­so­li­na en di­ver­sas ciu­da­des del país se ha­ce ne­ce­sa­rio ha­cer al­gu­nas acla­ra­cio­nes que nos per­mi­tan en­ten­der más el pro­ble­ma, ge­ne­rar al­gu­nos po­si­bles es­ce­na­rios y plan­tear las po­si­bles con­se­cuen­cias de es­ta crisis.

Ha­ce 8 días plan­teá­ba­mos aquí, alu­dien­do a la teo­ría de Nas­sim Ni­cho­las Ta­leb, los prin­ci­pa­les cis­nes ne­gros ( Sor­pre­sas ne­ga­ti­vas de gran im­pac­to) y los po­si­bles cis­nes blan­cos ( Sor­pre­sas po­si­ti­vas de gran im­pac­to) que pu­dié­ra­mos ima­gi­nar pa­ra es­te año. Con­for­me pa­san los días y se va acen­tuan­do el pro­ble­ma por la so­bre­de­man­da que ge­ne­ran las com­pras de pá­ni­co y la di­fu­sión de to­do ti­po de in­for­ma­ción fal­sa, con­fu­sa y alar­mis­ta al­re­de­dor del enor­me pro­ble­ma de co­rrup­ción que se tie­ne en el mer­ca­do do­més­ti­co de hi­dro­car­bu­ros, el even­to se es­tá con­vir­tien­do en un cis­ne ne­gro, y en un des­pil­fa­rro más del enor­me ca­pi­tal po­lí­ti­co del Pre­si­den­te.

¿ Qué tan cier­to es que no hay su­fi­cien­te in­ven­ta­rio de ga­so­li- nas y de gas en nues­tros de­pó­si­tos? Ya he­mos ad­ver­ti­do aquí que Mé­xi­co de­be­ría con­tar con Re­ser­vas es­tra­té­gi­cas de cru­do, de ga­so­li­nas y de gas. So­mos miem­bros de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de Ener­gía des­de el 2004 y no he­mos cum­pli­do con es­te re­qui­si­to, que se exi­ge en el cru­do, pe­ro da­do que so­mos de­fi­ci­ta­rios en los pro­duc­tos de­ri­va­dos y re­fi­na­dos he­mos re­co­men­da­do la cons­ti­tu­ción de es­tas re­ser­vas fí­si­cas. Es­to no es cul­pa del nue­vo Go­bierno, ni es al­go nue­vo que de­to­ne la cir­cuns­tan­cia ac­tual. Nues­tra ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to en ga­so­li­nas da pa­ra só­lo dos o tres días de con­su­mo.

Por el la­do de las im­por­ta­cio­nes de ga­so­li­na, que son el 70% de nues­tro con­su­mo, la agen­cia Clip­per­Da­ta re­ve­ló el vier­nes pa­sa­do que las pro­ve­nien­tes de Es­ta­dos Uni­dos, en es­pe­cí­fi­co del Gol­fo se han re­du­ci­do en 28% en di­ciem­bre pa­sa­do y en 48% en enero por la de­ci­sión de ce­rrar los duc­tos. Lo que ge­ne­ra la sa­tu­ra­ción de las ter­mi­na­les y ex­pli­ca por­que te­ne­mos aho­ra 15 bu­ques cis­ter­na a la es­pe­ra de po­der des­car­gar mi­llo­nes de ba­rri­les. Tam­bién hay una re­duc­ción en la im­por­ta­ción de pe­tró­leo li­ge­ro que es el cru­do que nues­tras re­fi­ne­rías pue­den pro­ce­sar. Por lo tan­to es­ta­mos an­te dos cir­cuns­tan­cias que re­du­cen drás­ti­ca­men­te la ofer­ta de ga­so­li­na.

El pro­ble­ma co­yun­tu­ral es­tá más bien con­cen­tra­do en el cie­rre de los duc­tos y en los con­tro­les que se han es­ta­ble­ci­do con la ayu­da del Ejér­ci­to, al cam­biar el es­que­ma y los pro­ce­sos de des­pa­cho. Al ce­rrar los oleo­duc­tos, la lo­gís­ti­ca de dis­tri­bu­ción no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra sur­tir ade­cua­da­men­te el pro­duc­to re­fi­na­do a los pun­tos de ven­ta. No hay su­fi­cien­tes va­go­nes- tan­ques en los tre­nes, ni pi­pas y ade­más es mu­cho más cos­to­so. El pre­cio de la ren­ta de las pi­pas ha subido de $ 50 mil pe­sos a la se­ma­na a más de $ 350 mil pe­sos se­ma­na­les. Ade­más se tar­dan prác­ti­ca­men­te un día en­te­ro en car­gar­los, por las enor­mes co­las en los es­ca­sos centros de de­pó­si­to. ¿ A quién se le ha­brá ocu­rri­do ce­rrar los duc­tos sin con­tar con una al­ter­na­ti­va que no afec­ta­ra a la po­bla­ción y a la eco­no­mía?

Las con­se­cuen­cias de es­ta com­ple­ja cir­cuns­tan­cia nos lle­van a dos es­ce­na­rios ex­tre­mos: En am­bos se tie­nen da­ños, pe­ro su mag­ni­tud y sus con­se­cuen­cias son muy dis­tin­tos. En el pri­me­ro, que su­po­ne que el su­mi­nis­tro se nor­ma­li­za en unas se­ma­nas más; los efec­tos per­ju­di­cia­les son aco­ta­dos. En el se­gun­do, si el caos con­ti­núa, es­to se con­vier­te en un Cis­ne Ne­gro y sus con­se­cuen­cias son de­vas­ta­do­ras. No se des­car­ta en es­te otro ex­tre­mo que vea­mos olas de com­pras de pá­ni­co en las tien­das de au­to­ser­vi­cio y es­ca­sez de ali­men­tos, bie­nes bá­si­cos, me­di­ca­men­tos e in­su­mos en la in­dus­tria, ge­ne­ran­do una al­ta in­fla­ción, un gol­pe se­ve­ro en nues­tra ba­lan­za co­mer­cial, e in­clu­si­ve una re­ce­sión y mayor des­con­fian­za. Has­ta aho­ra, le da­mos una mayor pro­ba­bi­li­dad de ocu­rren­cia al pri­mer es­ce­na­rio que al se­gun­do. Cu­rio­sa­men­te los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros me­xi­ca­nos no es­tán des­con­tan­do has­ta aho­ra el es­ce­na­rio ca­tas­tró­fi­co. Su ten­den­cia re­cien­te, fran­ca­men­te po­si­ti­va en ti­po de cam­bio, en las ta­sas de in­te­rés y en las Bol­sas, nos pa­re­ce­ría in­di­car que los mer­ca­dos le apues­tan al es­ce­na­rio po­si­ti­vo o que fran­ca­men­te no le dan nin­gu­na im­por­tan­cia a es­ta crisis.

“Al ce­rrar los oleo­duc­tos, la lo­gís­ti­ca de dis­tri­bu­ción no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra sur­tir ade­cua­da­men­te el pro­duc­to re­fi­na­do”

PERS­PEC­TI­VA BURSAMÉTRICA Er­nes­to O’ Fa­rrillPre­si­den­te de BursamétricaOpi­ne us­ted: eo­fa­[email protected] bur­sa­me­tri­ca. [email protected] EOFa­rri­llS59

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.