El po­der de la es­tu­pi­dez

El Informador - El Financiero - - Opinión -

En su es­plén­di­do en­sa­yo “Las le­yes fun­da­men­ta­les de la es­tu­pi­dez hu­ma­na”, Car­lo Ci­po­lla cla­si­fi­ca las ac­cio­nes hu­ma­nas por el be­ne­fi­cio o per­jui­cio que se ob­tie­ne pa­ra sí y los de­más; re­sul­tan­do una ti­po­lo­gía que ca­ta­lo­ga a in­te­li­gen­tes, in­cau­tos, mal­va­dos o es­tú­pi­dos: quien co­me­te una ac­ción y ob­tie­ne una pér­di­da pe­ro pro­cu­ra un be­ne­fi­cio a otro, es in­cau­to; si otro ac­túa y ob­tie­ne un be­ne­fi­cio pa­ra sí y pa­ra otro, es in­te­li­gen­te ( ga­nar- ga­nar); cuan­do una per­so­na ob­tie­ne un be­ne­fi­cio per­ju­di­can­do a al­guien es mal­va­do; y, fi­nal­men­te, “una per­so­na es­tú­pi­da es la que cau­sa un da­ño a otros sin ob­te­ner, al mis­mo tiem­po, un pro­ve­cho pa­ra sí, o in­clu­so ob­te­nien­do un per­jui­cio”.

La ca­te­go­ri­za­ción de Ci­po­lla ofre­ce gra­dos y va­ria­bles. Por ejem­plo, un mal­va­do per­fec­to es aquel que ga­na lo mis­mo que el mal cau­sa­do: al­guien pier­de $ 100 que ro­ba el mal­va­do. El pro­ble­ma cre­ce cuan­do el mal- va­do es es­tú­pi­do: ro­ban el radio a su co­che, el mal­va­do lo ven­de por $ 500, pe­ro el cris­tal y el ta­ble­ro de su vehícu­lo su­frie­ron ave­rías por $ 5,000.

La fre­cuen­cia po­ten­cia el da­ño de las de­ci­sio­nes es­tú­pi­das, pues has­ta los más in­te­li­gen­tes ye­rran; y hay mayor in­con­ve­nien­te en la cons­tan­cia y con­sis­ten­cia de las es­tu­pi­de­ces.

La va­ria­ble más gra­ve re­si­de en la re­la­ción es­tu­pi­dez y po­der, pues el error de una per­so­na pue­de ha­cer da­ño a mi­llo­nes con una gran in­ten­si­dad. Por ello es que las per­so­nas ra­zo­na­bles, di­ce Ci­po­lla, a me­nu­do se plan­tean: ¿ có­mo es po­si­ble que quie­nes to­man de­ci­sio­nes tan es­tú­pi­das lle­guen a ocu­par se­me­jan­tes po­si­cio­nes de po­der?

Es fácil com­pren­der el po­ten­cial no­ci­vo de una de­ci­sión pú­bli­ca equi­vo­ca­da. Cuan­do es­tas se re­la­cio­nan con ac­cio­nes de mal­va­dos es­tú­pi­dos la co­sa em­peo­ra: per­fo­rar un duc­to de Pe­mex pa­ra ven­der más ba­ra­to co­lo­ca a los hua­chi­co­le­ros en el es­que­ma de mal­va­dos muy es­tú­pi­dos. Afec­tan la eco­no­mía del país por un be­ne­fi­cio li­mi­ta­do, ile­gal y per­so­nal.

La in­cer­ti­dum­bre y es­pe­cu­la­ción de­ri­va­da de la fal­ta de es­tra­te­gia del go­bierno, o al me­nos su fal­ta de in­for­ma­ción so­bre el desabasto de ga­so­li­na por com­ba­tir al hua­chi­col, no de­jan en cla­ro la re­la­ción cos­to- be­ne­fi­cio de ce­rrar los duc­tos.

Es ver­dad que en lo in­me­dia­to pa­re­cie­ra que só­lo los fi­fís pa­de­cen la fal­ta de ga­so­li­na; in­clu­so hay reac­cio­nes po­la­ri­zan­tes, co­mo “la co­la que ha­cen en las ga­so­li­ne­ras es la mis­ma que otros ha­ce­mos pa­ra es­pe­rar el trans­por­te pú­bli­co”, pe­ro no se re­pa­ra en el gra­ve pro­ble­ma de desabasto de bie­nes y ser­vi­cios que ha­bría si men­gua la cir­cu­la­ción en el país.

Co­mo po­lí­ti­ca pú­bli­ca la es­tra­te­gia no pa­re­ce afor­tu­na­da y el fe­de­ra­lis­mo pier­de: hay go­ber­na­do­res y al­cal­des que se quejan por no ha­ber si­do con­si­de­ra­dos, y así ha­ber pre­vis­to ac­cio­nes que evi­ta­ran per­jui­cios a su po­bla­ción.

Una de dos: o no hu­bo pla­nea­ción es­tra­té­gi­ca, o al tra­tar­se de com­ba­te a de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da y una cues­tión de se­gu­ri­dad na­cio­nal, es que no pu­die­ron co­mu­ni­car­se las ac­cio­nes ni el ba­lan­ce cos­to- be­ne­fi­cio por las me­di­das. El te­ma es que las con­fe­ren­cias ma­ña­ne­ras del Pre­si­den­te y los co­men­ta­rios ais­la­dos e in­com­ple­tos de la se­cre­ta­ria de Ener­gía y el di­rec­tor de Pe­mex, con­fun­den.

Re­sul­ta evi­den­te, da­da la lo­gís­ti­ca de las ga­so­li­ne­ras, que: 1) son in­su­fi­cien­tes las pi­pas pa­ra abas­te­cer com­bus­ti­ble; 2) la po­lí­ti­ca de al­ma­ce­na­mien­to es po­bre y se com­pen­sa­ba con la im­por­ta­ción, y 3) se aso­ma la inex­pe­rien­cia del go­bierno.

En­tre las es­pe­cu­la­cio­nes cre­ce la ver­sión so­bre los bu­ques for­ma­dos con com­bus­ti­ble nor­te­ame­ri­cano: no des­car­gan por­que no se han fir­ma­do los con­tra­tos res­pec­ti­vos, por po­si­bles ne­go­cia­cio­nes del go­bierno mexicano con Ve­ne­zue­la. Cuidado, las con­se­cuen­cias se­rían gra­ví­si­mas. A ello se su­ma el fra­ca­so de los bo­nos de Pe­mex en Nue­va York, lo que tam­bién mues­tra inep­ti­tud y des­co­no­ci­mien­to.

El gre­mio de los trans­por­tis­tas su­fri­rá ajus­tes de mer­ca­do por to­dos aque­llos que se abas­te­cían de hua­chi­col, lo que des­de lue­go es po­si­ti­vo pe­ro pue­de ge­ne­rar atra­sos y es­ca­ses en los pri­me­ros es­la­bo­nes de la ca­de­na de con­su­mo.

Es di­fí­cil ima­gi­nar el ne­go­cio hua­chi­co­le­ro sin au­to­ri­da­des ni el sin­di­ca­to in­vo­lu­cra­dos; pe­ro su de­ter­mi­nan­te in­fluen­cia en la ope­ra­ción co­ti­dia­na de Pe­mex ha­ce muy ries­go­sas las ac­cio­nes en su con­tra. Es­pe­re­mos que el go­bierno lo ha­ya pre­vis­to.

No sa­be­mos si la dis­mi­nu­ción en la ven­ta de ga­so­li­na su­pere lo que se des­apro­ve­cha­ba con su ro­bo ni la re­la­ción de da­ños a la eco­no­mía na­cio­nal y, por tan­to, en qué par­te del plano car­te­siano del es­que­ma de es­tu­pi­dez de Ci­po­lla ha­bría que co­lo­car la me­di­da de ce­rrar los duc­tos. Si el pro­ble­ma se so­lu­cio­na se jus­ti­fi­ca­ría ¿ Y si no?

Sal­va­dor O. Na­va Go­[email protected] sal­va­do­ro­na­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.