Al­fre­do del Ma­zo, mexicano ex­cep­cio­nal

El Informador - El Financiero - - Opinión - Ex­trac­to, lea la ver­sión completa en: www.el­fi­nan­cie­ro.com. mx Ale­jo Sán­chez Cano Opi­ne us­ted: opi­[email protected]­fi­nan­cie­ro.com. mx

El de­ce­so de Al­fre­do del Ma­zo Gon­zá­lez re­pre­sen­ta una gran pér­di­da pa­ra el país, en vir­tud de que se ha ido uno de los úl­ti­mos per­so­na­jes que le die­ron lus­tre al ser­vi­cio pú­bli­co y que, con su ejem­plo, for­mó va­rias ge­ne­ra­cio­nes de bue­nos po­lí­ti­cos que a la fe­cha go­zan de pres­ti­gio y re­co­no­ci­mien­to.

Con tes­ti­mo­nios de pri­me­ra mano y el re­sul­ta­do do­cu­men­ta­do de su ges­tión al frente de va­rias res­pon­sa­bi­li­da­des en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, re­cons­trui­mos el per­fil de Al­fre­do del Ma­zo, quien más allá de una ca­rre­ra po­lí­ti­ca que lo co­lo­có en la an­te­sa­la de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, fue par­te de la di­nas­tía que por tres ge­ne­ra­cio­nes go­ber­nó al Es­ta­do de Mé­xi­co.

El af­fai­re so­bre su fa­lli­da can­di­da­tu­ra priis­ta a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, alen­ta­da per­ver­sa- men­te por Mi­guel de la Ma­drid, lo re­le­gó de los pri­me­ros cua­dros de po­der, pe­ro no de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca de la cual, has­ta sus úl­ti­mos días de con­va­le­cen­cia en Aca­pul­co, ejer­ció con pa­sión al es­tar muy cer­ca de sus ami­gos que lo vi­si­ta­ban fre­cuen­te­men­te pa­ra abre­var de su sa­pien­cia.

Cier­to, era un hom­bre de un ca­rác­ter iras­ci­ble que com- pen­sa­ba con la vir­tud de sa­ber es­cu­char, de de­ba­tir y de in­ter­cam­biar ideas con in­te­li­gen­cia y aper­tu­ra. A de­cir de Al­fre­do Elías Ayub, otro no­ta­ble mexicano, la con­sis­ten­cia en la amis­tad de Al­fre­do del Ma­zo “con mu­chos de no­so­tros fue ex­cep­cio­nal. Fue amigo leal, no en la co­yun­tu­ra sino en to­dos los tiem­pos y en to­dos los mo­men­tos. Amigo de con­vic­cio­nes, nos da­ba con­ti­nua­men­te mues­tras de su leal­tad a la amis­tad.

“El li­cen­cia­do Del Ma­zo nos en­se­ñó que ade­más de la de­di­ca­ción, la entrega y la pa­sión, la ho­nes­ti­dad y la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­be­rían ser las ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas de to­do aquel que quie­ra, a tra­vés de la fun­ción pú­bli­ca, ser­vir a su país. De es­to nos dio ejem­plo per­ma­nen­te”.

Esas mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas lo dis­tin­guie­ron co­mo em­ba­ja­dor y co­mo re­pre­sen­tan­te po­pu­lar.

De su pa­so por la gu­ber­na­tu­ra por el Es­ta­do de Mé­xi­co y por la Se­cre­ta­ría de Ener­gía, Mi­nas e In­dus­tria Pa­ra­es­ta­tal hay in­nu­me­ra­bles tes­ti­mo­nios de los lo­gros al­can­za­dos; tan so­lo men­cio­nar que fue el ar­tí­fi­ce del cam­bio ha­cia el desa­rro­llo eco­nó­mi­co e in­dus­trial del Es­ta­do de Mé­xi­co, ya que re­vir­tió la vo­ca­ción ru­ral de esa en­ti­dad pa­ra con­ver­tir­la en la eco­no­mía más bo­yan­te del país.

Co­mo ti­tu­lar de la SEMIP tu­vo pa­sa­jes bri­llan­tes en las di­ver­sas ne­go­cia­cio­nes con los paí­ses de la OPEP, así co­mo en crear las si­ner­gias ne­ce­sa­rias en­tre to­dos los sec­to­res in­dus­tria­les pa­ra ini­ciar su re­con­ver­sión ha­cia la mo­der­ni­dad y la glo­ba­li­za­ción.

Otro dis­tin­gui­do me­xi­quen­se por adop­ción, y que fue un cer­cano co­la­bo­ra­dor y amigo de Al­fre­do del Ma­zo, Da­vid Ló­pez Gu­tié­rrez apun­ta a es­te re­por- te­ro que “el li­cen­cia­do era un es­tra­te­ga, te­nía mu­cha tem­plan­za y ca­rác­ter. Co­mo je­fe era muy exi­gen­te y per­fec­cio­nis­ta, pe­ro a la vez te­nía una bon­ho­mía co­mo na­die.

“Ha­cía y pe­día ha­cer la chamba al 100% y más, a dar el ex­tra. Sa­bía es­cu­char y to­ma­ba de­ci­sio­nes co­le­gia­das. Con con­vic­ción y com­pro­mi­so”.

Du­ran­te las exe­quias, Al­fre­do Elías Ayub re­cor­dó que Del Ma­zo fue un ser hu­mano con prin­ci­pios y va­lo­res que su­po trans­mi­tir e in­cul­car a sus hi­jos Al­fre­do, Adrián y Ale­jan­dro. Y que ca­da uno, en el ám­bi­to de su desa­rro­llo per­so­nal y pro­fe­sio­nal ha sa­bi­do lle­var muy en al­to. “Mé­xi­co, des­pi­de hoy a un gran mexicano, com­pro­me­ti­do, ins­ti­tu­cio­nal y ho­nes­to que se en­tre­gó con pa­sión a ser­vir a los me­xi­ca­nos, que amó en­tra­ña­ble­men­te a su fa­mi­lia y que fue gran amigo de sus ami­gos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.