AL­JI­BE IM­PE­CA­BLE POR SIEM­PRE

LA LIM­PIE­ZA DEL DE­PÓ­SI­TO DE AGUA EVI­TA EN­FER­ME­DA­DES Y HA­CE MÁS EFI­CAZ SU USO

El Informador - Suplemento 1 - - MANTENIMIENTO - POR: NOR­MA GU­TIÉ­RREZ

En­fer­mar­te del es­tó­ma­go o de la piel tan se­gui­do no es por fal­ta de hi­gie­ne per­so­nal, qui­zá es mo­men­to de que des un vis­ta­zo a las con­di­cio­nes de tu al­ji­be o ti­na­co. Aun­que pa­re­cie­ra in­creí­ble, al­gu­nas de las en­fer­me­da­des más co­mu­nes tie­nen que ver con la ca­li­dad del agua po­ta­ble que tie­nes en ca­sa, en la ofi­ci­na o has­ta en los lu­ga­res pú­bli­cos en los que ad­quie­res ser­vi­cios de ali­men­tos, por ejem­plo.

Si la pre­sen­cia de sal­pu­lli­do o la re­se­que­dad en tu piel es cons­tan­te, si al sa­lir­te de ba­ñar tie­nes ar­dor en los ojos y tan so­lo de co­mer una man­za­na sien­tes ma­les­tar en tus in­tes­ti­nos, es qui­zá por­que esa agua que es­tá en con­tac­to con­ti­go no es la más lim­pia y se­gu­ra­men­te hay bac­te­rias y su­cie­dad que es­tán en­tran­do di­rec­ta­men­te a tu cuer­po.

La lim­pie­za de al­ji­bes, cis­ter­nas y ti­na­cos de­be ser un ri­tual que al me­nos ca­da dos años de­bes po­ner en prác­ti­ca pa­ra ga­ran­ti­zar que el agua que uti­li­zas al me­nos pa­ra du­char­te y la­var los ali­men­tos real­men­te te ayu­da a qui­tar la su­cie­dad bá­si­ca de tu cuer­po y fru­tas y ver­du­ras, por ejem­plo.

Si no tie­nes ni idea de las con­di­cio­nes en las que se en­cuen­tra tus fuen­tes de agua po­ta­ble, es mo­men­to de in­ves­ti­gar y pen­sar en una lim­pie­za pro­fun­da y pro­fe­sio­nal. Exis­ten ries­gos al la­var el al­ji­be o ti­na­co y pa­ra ello hay per­so­nal es­pe­cia­li­za­do y al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­do en lim­piar es­te ti­po de ser­vi­cios pa­ra evi­tar caí­das, aho­ga­mien­to e intoxicación.

Si con­si­de­ras que no tie­nes pro­ble­mas en es­te sen­ti­do por­que crees que el agua que sa­le de tu re­ga­de­ra o la­va­bos no se ve su­cia, qui­zá es­tás a buen tiem­po de qui­tar y evi­tar oxi­da­ción y pre­sen­cia de moho cau­sa­da por tu­be­rías y ba­su­ra acu­mu­la­da co­mo pa­los, pas­to se­co, in­sec­tos, plás­ti­cos, alu­mi­nios y fie­rros y has­ta ani­ma­les muer­tos que han lo­gra­do co­lar­se por las ren­di­jas de ven­ti­la­ción, por ejem­plo.

Un al­ji­be o ti­na­co pue­de con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro caldo de cul­ti­vo an­te des­cui­dos que se han ger­mi­na­do por años al no con­tar con una ta­pa­de­ra ade­cua­da o no sa­ber en qué con­di­cio­nes es­ta­ban es­tos es­pa­cios pre­vio a tu lle­ga­da a esa ca­sa, en es­pe­cial cuan­do son ser­vi­cios com­par­ti­dos y co­mu­ni­ta­rios co­mo en con­jun­tos ha­bi­ta­cio­nes de de­par­ta­men­tos o edi­fi­cios eje­cu­ti­vos que ge­ne­ral­men­te tie­nen una so­la to­ma pa­ra dis­tri­buir el agua.

El cons­tan­te aseo o su­per­vi­sión de los de­pó­si­tos de agua te ayu­da­rá a evi­tar acu­mu­la­ción o ge­ne­ra­ción de óxi­do en las tu­be­rías, ade­más ten­drás ma­yor flu­jo de agua en re­ga­de­ras y lla­ves, evi­ta­rás da­ños en las tu­be­rías in­ter­nas y sis­te­mas de cen­tri­fu­ga­do y se­ca­do en la­va­do­ras y has­ta en la plan­cha de ro­pa.

Te sor­pren­de­rías el sa­ber la can­ti­dad de ba­su­ra y re­si­duos or­gá­ni­cos que es­tos de­pó­si­tos de agua pue­den al­ber­gar con el pa­so de los años, en es­pe­cial, si es­tás en zo­nas de cons­tan­te vi­da ani­mal en­tre in­sec­tos, roe­do­res y aves, que pue­den que­dar atra­pa­dos y po­co a po­co de­sin­te­grar­se por las tu­be­rías que co­nec­tan di­rec­ta­men­te a tu re­ga­de­ra, co­ci­na y ser­vi­cios sa­ni­ta­rios y por en­de, esas bac­te­rias van sin es­ca­la ni fil­tros a tu or­ga­nis­mo y de las per­so­nas que vi­van o ha­gan uso del la­va­ma­nos.

Acu­dir con ex­per­tos en aseo y man­te­ni­mien­to de al­ji­bes tam­bién te ayu­da­rá a de­tec­tar grie­tas en los mu­ros, tu­be­rías da­ña­das, fil­tra­cio­nes de agua, go­teos, des­mo­ro­na­mien­to de mu­ros, pe­ro es im­por­tan­te que evi­tes el rea­li­zar tú es­te ti­po de diag­nós­ti­cos y po­ner en ries­go tu in­te­gri­dad fí­si­ca.

Los téc­ni­co cuen­tan con tra­jes es­pe­cia­les y pro­tec­to­res, co­no­cen a de­ta­lle la can­ti­dad y ti­po de quí­mi­cos que re­quie­ren pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma que ten­gas en el de­pó­si­to de agua po­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.