EL PO­DE­RO­SO MEN­SA­JE PO­LÍ­TI­CO

El Informador - - Portada -

En­ri­que Tous­saint nos da un acer­ca­mien­to a lo que sig­ni­fi­ca des­in­flar los pri­vi­le­gios del sec­tor pú­bli­co y có­mo to­ca las fi­bras so­cia­les

En Es­ta­dos Uni­dos exis­te el “desafío del sa­la­rio mí­ni­mo”. Un gru­po de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les in­vi­ta a los re­pre­sen­tan­tes (dipu­tados) a vi­vir un pe­rio­do de tiem­po ga­nan­do el sa­la­rio mí­ni­mo. La con­clu­sión del ejer­ci­cio es, ca­si siem­pre, la mis­ma y la reac­ción de los po­lí­ti­cos, tam­bién: ur­ge su­bir el sa­la­rio mí­ni­mo. Sue­le mi­nus­va­lo­rar­se, pe­ro la ex­pe­rien­cia es un mo­tor po­lí­ti­co y so­cial de gran mag­ni­tud.

En Mé­xi­co, exis­te la per­cep­ción ex­ten­di­da de que los po­lí­ti­cos vi­ven en un mun­do muy le­jano al real. No sien­ten las do­len­cias po­pu­la­res y se mue­ven en una bur­bu­ja de gua­ru­ras, asis­ten­tes, res­tau­ran­tes ca­ros, fies­tas y cóc­te­les, mu­je­res, pres­ta­cio­nes, pri­vi­le­gios, pre­ben­das, au­tos blin­da­dos. Es de­cir, que hay una rup­tu­ra en­tre la po­lí­ti­ca, que de­be­ría ser el ins­tru­men­to pa­ra dar res­pues­ta a los pro­ble­mas pú­bli­cos, y el sen­tir de una gran par­te de la ciu­da­da­nía. No ex­tra­ña que sean las me­di­das de aus­te­ri­dad y ero­sión de pri­vi­le­gios las que ge­ne­ran más consensos. Es inope­ran­te un sis­te­ma po­lí­ti­co di­vi­di­do en dos: en­tre aque­llos que ha­bi­tan los gran­des pa­la­cios del fun­cio­na­ria­do pú­bli­co y quie­nes to­dos los días de­ben en­fren­tar al Mé­xi­co bár­ba­ro, po­bre, de­sigual y co­rrup­to.

Y la con­se­cuen­cia no es di­fí­cil de ima­gi­nar: él o ella no me re­pre­sen­ta por­que no en­tien­den mis pro­ble­mas. Él o ella no me re­pre­sen­ta por­que es una éli­te pri­vi­le­gia­da en un país de 53 mi­llo­nes de po­bres. Él o ella no me re­pre­sen­ta por­que per­te­ne­ce al 1% de la po­bla­ción que tie­ne in­gre­sos por en­ci­ma de los 100 mil pe­sos men­sua­les. Las ins­ti­tu­cio­nes, si quie­ren te­ner res­pal­do y le­gi­ti­mi­dad po­pu­lar, tie­nen que pa­re­cer­se al país. Es de­cir, es com­pli­ca­do creer en que un Con­gre­so es re­pre­sen­ta­ti­vo si un dipu­tado ga­na 10 ve­ces el pro­me­dio sa­la­rial de un ciu­da­dano co­mún y co­rrien­te, y sus pres­ta­cio­nes su­pe­ran por mu­cho el in­gre­so anual de un hom­bre o mu­jer tra­ba­ja­do­ra. La ex­pe­rien­cia sen­si­bi­li­za y es na­tu­ral que la cla­se po­lí­ti­ca se vuel­va en­do­gá­mi­ca, eli­tis­ta y aje­na a los pro­ble­mas ciu­da­da­nos si to­do los días ex­pe­ri­men­ta un ni­vel de vi­da que só­lo es­tá al al­can­ce del 1% de la po­bla­ción.

Por lo tan­to, la aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na no só­lo es un asun­to de aho­rro. No só­lo es una agen­da com­pa­ti­ble con las exi­gen­cias de mu­chos ciu­da­da­nos que hier­ven en có­le­ra ca­da que se en­te­ran de bo­nos irre­gu­la­res, pri­vi­le­gios in­sul­tan­tes y de­rro­ches inex­pli­ca­bles. Es tam­bién un pos­tu­la­do po­lí­ti­co. No su­po­ne nin­gu­na ca­sua­li­dad que las de­mo­cra­cias más avan­za­das —las del Nor­te de Eu­ro­pa o Ca­na­dá— ha­yan ce­rra­do du­ran­te la pos­gue­rra la bre­cha en­tre los sa­la­rios de los ser­vi­do­res pú­bli­cos y el pro­me­dio de in­gre­sos de un tra­ba­ja­dor. Las de­mo­cra­cias que in­cen­ti­van esas asi­me­trías ge­ne­ran con­di­cio­nes muy pro­pi­cias pa­ra que el Es­ta­do coop­te a una ciu­da­da­nía em­po­bre­ci­da. La le­gi­ti­mi­dad tam­bién se cons­tru­ye des­de la em­pa­tía y el en­ten­di­mien­to del con­tex­to so­cial de un país.

La de­mo­cra­cia me­xi­ca­na tie­ne dos he­ri­das, muy com­pro­ba­bles en es­tu­dios de opi­nión. La pri­me­ra, es la cri­sis de efi­ca­cia. Es de­cir, el sis­te­ma po­lí­ti­co me­xi­cano, que se con­so­li­dó des­pués de 1997, no ha da­do los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos. El de­sa­rro­llo pro­me­ti­do no lle­gó y los ma­les del an­cien ré­gi­me per­vi­vie­ron. La de­mo­cra­cia tie­ne tam­bién sus pro­ble­mas y no es nin­gu­na “tie­rra pro­me­ti­da”. La ca­ren­cia de re­sul­ta­dos ha pro­vo­ca­do que mu­chos me­xi­ca­nos se pre­gun­ten si vale la pe­na tan­tos sa­cri­fi­cios por la de­mo­cra­cia -y no fal­ta quien sien­te nos­tal­gia en re­cuer­do de los años do­ra­dos del par­ti­da­zo.

La se­gun­da cri­sis es de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad. Los da­tos nos in­di­can que es­tos pro­ble­mas co­men­za­ron a agu­di­zar­se a par­tir de 2008. El sis­te­ma de par­ti­dos en Mé­xi­co, con sus pro­ble­mas y com­ple­ji­da­des, lo­gró en­cau­zar en tres gran­des for­ma­cio­nes las iden­ti­da­des po­lí­ti­cas de los ciu­da­da­nos. Has­ta 2008, sie­te de ca­da 10 me­xi­ca­nos de­cían sim­pa­ti­zar por al­guno de los tres gran­des par­ti­dos po­lí­ti­cos. El fra­ca­so del cal­de­ro­nis­mo y la ero­sión del re­for­mis­mo de Pe­ña Nie­to han sim­bo­li­za­do el de­rrum­be del vie­jo sis­te­ma de par­ti­dos (hoy me­nos de cua­tro de ca­da 10 vo­ta­ron por al­gún des­ta­ca­do in­te­gran­te del tri­par­ti­dis­mo). En la ac­tua­li­dad, só­lo dos de ca­da 10 sim­pa­ti­za por par­ti­dos y el mo­men­to po­pu­lis­ta me­xi­cano, más que una ve­la­da de­nun­cia al es­ta­blish­ment, es una aver­sión a la par­ti­do­cra­cia.

En es­te con­tex­to, hay quien cri­ti­ca las pro­pues­tas que Ló­pez Obra­dor ha he­cho en ma­te­ria de aus­te­ri­dad. Los ar­gu­men­tos son va­rio­pin­tos: des­de aque­llos que con­si­de­ran que 108 mil pe­sos co­mo suel­do es muy po­co y, por lo tan­to, el Go­bierno ya no va a atraer ta­len­to, has­ta los que pien­san que sal­drá “más caro el cal­do que las al­bón­di­gas” y no fal­ta quien di­ga que se ha­ce de­ma­go­gia con esa agen­da. Más allá de de­ba­tir pun­to por pun­to los pro­pues­tos por Ló­pez Obra­dor, es fun­da­men­tal se­ña­lar que la le­gi­ti­mi­dad del Go­bierno co­mo agen­te de cam­bio pa­sa por ser más efi­cien­te en el uso de los re­cur­sos, de­mos­trar que es po­si­ble re­du­cir y cas­ti­gar la co­rrup­ción, y que los es­pa­cios de re­pre­sen­ta­ción no sean bur­bu­jas en don­de los im­pues­tos sos­tie­nen a una éli­te do­ra­da. No sor­pren­de que uno de los ar­gu­men­tos más ex­ten­di­dos pa­ra vo­tar por Ló­pez Obra­dor, y que se en­cuen­tran re­fle­ja­do en las en­cues­tas de sa­li­da, sea “creo que él es quien ha­rá más co­sas pa­ra gen­te co­mo yo”. La le­gi­ti­mi­dad de Ló­pez Obra­dor ra­di­ca ahí: un po­lí­ti­co que da una ima­gen cer­ca­na y austera. En un Mé­xi­co has­tia­do por los pri­vi­le­gios de una pe­que­ña éli­te, la aus­te­ri­dad no só­lo es co­sa de pe­sos y cen­ta­vos, sino tam­bién de re­pre­sen­ta­ción y de­mo­cra­cia.

Hay quien con­si­de­ra que la agen­da de aus­te­ri­dad es­tá yen­do muy le­jos. Que con­si­de­ra ridículo ver a los se­na­do­res me­ren­dan­do en la Cá­ma­ra Al­ta con sus tup­pers. O quien cree que la agen­da de aus­te­ri­dad es más de­ma­go­gia que otra co­sa. Sin em­bar­go, an­te las dé­ca­das de ex­ce­sos, en don­de los pri­vi­le­gios se ex­ten­die­ron y se “nor­ma­li­za­ron” en to­da la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, la aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na (o fran­cis­ca­na) es un gui­ño más cer­cano al Mé­xi­co real. Es la acep­ta­ción de que el país no pue­de es­tar di­vi­di­do en­tre una cas­ta pro­te­gi­da y fi­nan­cia­da por el Es­ta­do, y una in­men­sa ma­yo­ría de me­xi­ca­nos que no tie­nen ni pa­ra lle­gar al fin de mes. El prin­ci­pal pro­ble­ma de Mé­xi­co es la co­rrup­ción, pe­ro tam­bién la de­sigual­dad —en­tre hom­bres y mu­je­res; el Nor­te y el Sur; ri­cos y po­bres; ori­gen eu­ro­peo e in­dí­ge­na; fun­cio­na­rios de al­to ni­vel y tra­ba­ja­do­res—. No mi­ni­mi­ce­mos la aus­te­ri­dad co­mo men­sa­je, es una de las vías pa­ra re­cu­pe­rar la le­gi­ti­mi­dad de ins­ti­tu­cio­nes ero­sio­na­das has­ta la mé­du­la.

¿Por qué des­in­flar los pri­vi­le­gios del sec­tor pú­bli­co es un po­de­ro­so men­sa­je po­lí­ti­co?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.