Ma­ría Pa­lo­mar

Nom­brar las co­sas: los ci­clo­nes

El Informador - - Portada - Ma­ría Pa­lo­mar

Po­ner nom­bres es, des­de el Gé­ne­sis, ne­ce­si­dad prác­ti­ca y tam­bién pri­vi­le­gio ex­clu­si­vo del gé­ne­ro hu­mano. Cla­ro que no fal­ta, co­mo la nueva pa­na­de­ría de la es­qui­na, quien se pon­ga sha­kes­pea­riano con aque­llo de

What’s in a na­me? That which we call a ro­se By any ot­her word would smell as sweet...

Y sí: en es­te pe­cu­liar es­ta­ble­ci­mien­to los pa­nes no tie­nen nom­bre (ni pre­cio) a la vis­ta. Hay al­gu­nos que es fá­cil lla­mar “con­chas” o “pi­co­nes”, pe­ro la ma­yo­ría son anó­ni­mos y no pue­den ser pe­di­dos más que de ma­ne­ra apro­xi­ma­ti­va: “tráe­me unos de’sos co­mo cuer­ni­tos pe­ro re­don­dos y con be­tún...” Cu­rio­sa for­ma de obs­ta­cu­li­zar la prác­ti­ca comercial y de pri­var­se del pla­cer y la crea­ti­vi­dad de los in­fi­ni­tos nom­bres de la pa­na­de­ría me­xi­ca­na. Quién sa­be có­mo les di­gan a los pa­na­de­ros qué es lo si­guien­te que tie­nen que hor­near...

Pe­ro en tér­mi­nos ge­ne­ra­les la ló­gi­ca dic­ta que hay que po­ner nom­bres a las co­sas pa­ra cuan­do me­nos di­fe­ren­ciar­las unas de otras. Es el ca­so de los ci­clo­nes, que co­mo en cier­ta tem­po­ra­da del año lle­gan uno tras otro, o a ve­ces al mis­mo tiem­po, hay que dis­tin­guir­los. Ca­da vez que una de­pre­sión tro­pi­cal se con­vier­te en ci­clón, con vien­tos su­pe­rio­res a los 118 ki­ló­me­tros por ho­ra, se le da un nom­bre es­pe­cí­fi­co, lo que fa­ci­li­ta el tra­ba­jo de los me­teo­ró­lo­gos y na­ve­gan­tes, ade­más de que per­mi­te que el pú­bli­co es­té aten­to an­te las aler­tas.

Los ci­clo­nes só­lo re­ci­ben la de­no­mi­na­ción de “hu­ra­ca­nes” cuan­do se for­man en el Atlán­ti­co nor­te y el Pa­cí­fi­co no­res­te. Si sur­gen en el Pa­cí­fi­co no­roes­te se lla­man “ti­fo­nes”, o “ci­clo­nes tropicales” en el Ín­di­co. Ca­da re­gión o cuen­ca tie­ne su pro­pio lis­ta­do de nom­bres. Cuan­do un ci­clón brinca de una a otra co­mo ocu­rrió con Cé­sar en 1996 (fue del Ca­ri­be al Pa­cí­fi­co), cambia de nom­bre (se con­vir­tió en Dou­glas).

La ne­ce­si­dad y la vo­lun­tad de di­fe­ren­ciar ca­da ci­clón del an­te­rior se re­mon­ta al si­glo XVI, cuan­do el Im­pe­rio es­pa­ñol do­mi­na­ba los ma­res y los na­ve­gan­tes po­nían a esos fe­nó­me­nos el nom­bre del san­to del día. En tiem­pos más re­cien­tes, pa­re­ce ser que el pri­me­ro en usar un nom­bre pro­pio fue un me­teo­ró­lo­go aus­tra­liano, Cle­ment Lind­ley Wrag­ge, a prin­ci­pios del si­glo XX. Bau­ti­zó un hu­ra­cán con el nom­bre de un po­lí­ti­co que de­tes­ta­ba. Pe­ro en esa épo­ca no ha­bía nin­gu­na re­gla fi­ja.

Fue en la se­gun­da gue­rra mun­dial cuan­do la fuer­za aé­rea de Es­ta­dos Uni­dos em­pe­zó a po­ner nom­bres a las tor­men­tas tropicales al mo­men­to de for­mar­se; en 1950 el ser­vi­cio me­teo­ro­ló­gi­co de ese país de­ci­dió sis­te­ma­ti­zar los nom­bres de los ci­clo­nes, que en los años si­guien­tes fue­ron bau­ti­za­dos si­guien­do un or­den al­fa­bé­ti­co.

Des­de 1979 los ci­clo­nes de­ja­ron de te­ner ex­clu­si­va­men­te fe­me­ni­nos, así que se usan al­ter­na­da­men­te con nom­bres de va­ro­nes. No se usan nom­bres con Q ni U, y si se re­ba­sa el to­tal de las letras del al­fa­be­to in­glés se re­cu­rre al grie­go. La lis­ta de nom­bres se re­pi­te ca­da seis años; ca­da año non el pri­mer nom­bre es femenino, y mas­cu­lino ca­da par. Sin em­bar­go, no vuel­ven a usar­se los nom­bres de los ci­clo­nes más de­vas­ta­do­res: ya no ha­brá Ka­tri­nas, ni Ri­tas, ni Mit­ches, ni Gil­ber­tos, ni Flo­ren­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.