Crónica chi­mue­la

El Informador - - Panorama Local - (paty­blue100@yahoo.com) PATY BLUE

¡Ca­ñas, se­ñi­to! ¿Quie­re una? ¡Án­de­le, se la doy ba­ra­ta, ya pa­ra ter­mi­nar­las, me que­dan no­más tres! Es­tán bien tier­nas, re­cién cor­ta­das… Co­mo tal vez ima­gi­nó que su pre­gón me ha­bía lle­ga­do al co­ra­zón, el an­da­rie­go an­ciano de­tu­vo su des­tar­ta­la­do ca­rri­to fren­te a mí, y sus­tra­jo un lo­zano ejem­plar pa­ra que pu­die­ra yo apre­ciar­lo más de cer­ca, tal vez con la es­pe­ran­za de que ce­die­ra a su sen­ti­da pe­ti­ción y le ex­ten­die­ra la mano pa­ra dar­le los 10 pe­sos que so­li­ci­ta­ba, una ver­da­de­ra gan­ga.

Y si­guió con sus re­quie­bros co­mer­cia­les, quien qui­ta y con su insistencia do­ble­ga­ría mi re­sis­ten­cia y me ha­ría yo de una va­ra de ésas que en mis mo­zos años de­vo­ra­ba con frui­ción, sen­ta­da en el ba­tien­te de mi ca­sa, chu­pán­do­me has­ta los co­dos pa­ra no per­der ni una go­ta de aquel ju­go dul­ce y ex­qui­si­to que al pri­mer mor­dis­co es­cu­rría por do­quier, has­ta de­jar el ba­ga­zo co­mo peluca se­ten­te­ra.

Lo que nun­ca ima­gi­nó el em­pe­ño­so vie­je­ci­to fue que con su mer­can­cía es­ta­ba desatán­do­me el re­cuer­do de una in­fan­cia plá­ci­da y amo­ro­sa que con tan po­co se da­ba por sa­tis­fe­cha, pe­ro tam­bién me es­ta­ba re­vol­can­do las re­mem­bran­zas de unos dien­tes fuer­tes que con sal­va­je te­me­ri­dad por igual se en­ca­ja­ban en un elo­te, un pe­da­zo de tu­rrón, una man­za­na aca­ra­me­la­da en­sar­ta­da en un pa­li­to o so­bre la cás­ca­ra de una caña pa­ra re­ti­rar­la a mor­dis­cos.

Me­jor ni acor­dar­se, por­que me en­tra un se­rio agüi­te, del in­su­pe­ra­ble ejer­ci­cio al que en esos re­mo­tos años mis in­ci­si­vos fue­ron so­me­ti­dos a ri­gor con aquel bi­ro­te sa­la­do re­que­te­bién do­ra­do (de ése que aho­ra ya no ha­cen), de las cor­cho­la­tas que re­ti­ré con la so­la in­ter­ven­ción de mis in­fan­ti­les man­dí­bu­las que por igual ope­ra­ban so­bre cual­quier bo­te­lla cu­yo ta­pón no ce­día a la pe­ri­cia ma­nual. Y pen­sar que aho­ra has­ta un sim­ple hi­lo se me re­sis­te a ser cer­ce­na­do a la ma­ne­ra más tra­di­cio­nal, ca­ray.

Se­gún la apre­cia­ción de los su­ce­si­vos pro­fe­sio­na­les de mue­las a los que he re­cu­rri­do, y no obs­tan­te las so­no­ras re­co­men­da­cio­nes de Cha­be­lo, nun­ca fui muy apli­ca­da pa­ra asi­mi­lar aque­llo de que los dien­tes de arri­ba se ce­pi­llan ha­cia aba­jo, los de aba­jo ha­cia arri­ba y las mue­li­tas hay que lim­piar con un mo­vi­mien­to cir­cu­lar, por lo que más pron­to de lo que hu­bie­ra que­ri­do co­men­cé a en­fren­tar las con­se­cuen­cias. No me ex­tra­ña tal ve­re­dic­to, por­que lo mis­mo me ha reite­ra­do el or­to­pe­dis­ta que, co­mo nun­ca apren­dí a ca­mi­nar, ni a sen­tar­me ni a man­te­ner­me de pie en la po­si­ción co­rrec­ta, el es­que­le­to se me fue des­ven­ci­jan­do.

Muy bueno se­ría que la po­pu­lar le­yen­da del ra­ton­ci­to Pé­rez (co­mo lla­man en va­rios paí­ses al me­xi­cano ra­tón de los dien­tes), tu­vie­ra un par de se­cue­las que alen­ta­ran nues­tras ilu­sio­nes odon­to­ló­gi­cas, por­que si ya in­ter­vino una vez, pa­ra lle­var­se uno por uno mis pri­me­ros in­ci­si­vos a cam­bio de unas mo­ne­das, qué fa­bu­lo­so se­ría que al­gu­nos años des­pués re­gre­sa­ra por los se­gun­dos, re­tri­bu­yén­do­me la en­tre­ga con di­ne­ros su­fi­cien­tes pa­ra es­tre­nar­me unos pos­ti­zos que me per­mi­tie­ran mas­ti­car con esa sol­ven­cia que de­man­da mi em­pe­der­ni­da glo­to­ne­ría. O dar cuen­ta de la de­li­cio­sa pa­lan­que­ta de ca­cahua­te que lle­vo me­dia ho­ra in­sis­tién­do­le pa­ra que to­me ca­mino con rum­bo al esó­fa­go. Lo sien­to por quie­nes se po­nen de mo­do pa­ra que les dé mor­di­da.

Lo que nun­ca ima­gi­nó el em­pe­ño­so vie­je­ci­to fue que con su mer­can­cía es­ta­ba desatán­do­me el re­cuer­do de una in­fan­cia plá­ci­da y amo­ro­sa que con tan po­co se da­ba por sa­tis­fe­cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.