Oír co­mo Dios man­da

El Informador - - Religiosa -

El jus­to re­cla­mo de Jesús a Pe­dro, no es por no oír, sino por oír co­mo le con­vie­ne: “Por­que no juz­ga se­gún Dios, sino se­gún los hom­bres”. El cri­te­rio de es­cu­cha de Pe­dro, se­gún los hom­bres es su sor­de­ra, y no es que Jesús lo re­cha­ce, es Pe­dro mis­mo quien se dis­tan­cia de Él, por­que re­cha­za la ló­gi­ca de la pa­sión, co­lo­cán­do­se así le­jos de don­de Jesús quie­re es­tar, y de­be es­tar.

La ló­gi­ca de la cruz, que pro­po­ne Jesús es una ló­gi­ca que no to­dos quie­ren oír, y que muy po­cos pue­den en­ten­der, ya que no son los so­ni­dos co­ti­dia­nos que los hom­bres es­ta­mos ha­bi­tua­dos a es­cu­char, y mu­cho me­nos de­seo­sos de es­cu­char.

En la ló­gi­ca de la cruz se es ven­ce­dor, no cuan­do se gol­pea con los pu­ños pa­ra afir­mar los pro­pios de­re­chos y reivin­di­car pri­vi­le­gios, sino cuan­do uno es ven­ci­do, con los bra­zos cla­va­dos. La glo­ria, la im­por­tan­cia, el pres­ti­gio en una di­men­sión te­rre­na, son pre­ci­sa­men­te lo opues­to a to­mar la cruz y ne­gar­se a sí mis­mo.

Si se re­du­ce la cruz de Cris­to a adorno, y no se tra­du­ce en pen­sa­mien­to, com­por­ta­mien­to, en­ton­ces se con­vier­te en al­go inú­til. Es una cruz de la que se ba­ja, co­sa que no hi­zo Jesús, pa­ra res­pon­der al desafío de los ad­ver­sa­rios y po­ner­se en su mis­mo plano, y ex­clu­yen­do así o evi­tan­do, la glo­ria pas­cual.

Evi­tar la cruz y to­do cuan­to sig­ni­fi­ca, es oír só­lo lo que nos con­vie­ne y gus­ta, co­mo Pe­dro pre­ten­día, es fin­gir es­tar con Dios, y creer es­cu­char su pa­la­bra, pe­ro en reali­dad es no es­cu­char co­mo Dios man­da.

Evi­den­te­men­te el asun­to cen­tral de es­te pa­sa­je evan­gé­li­co no es Pe­dro, sino que com­pro­me­te a to­dos los que nos lla­ma­mos cre­yen­tes, ya que tam­bién es­ta­mos in­vi­ta­dos por las du­ras y exi­gen­tes pa­la­bras del evan­ge­lio a ve­ri­fi­car si nues­tra vi­da y de­ci­sio­nes es­tán re­gu­la­das se­gún los cri­te­rios de los hom­bres, o se­gún los cri­te­rios es­ta­ble­ci­dos por Dios.

Es con­ve­nien­te que re­sue­ne en no­so­tros la pre­gun­ta he­cha a los dis­cí­pu­los: ¿Quién di­ce la gen­te que soy yo? Pa­ra que des­de es­ta reali­dad re­tum­be en nues­tros ce­rra­dos oí­dos la pre­gun­ta más di­rec­ta aún: ¿Quién di­ces que soy yo? ¿Quién es Jesús pa­ra mí? Pe­ro no só­lo eso, ¿Quién ver­da­de­ra­men­te es Jesús? Pa­ra no caer en la ten­ta­ción de fa­bri­car­nos un Jesús a nues­tra me­di­da, sino no­so­tros ha­cer­nos a la me­di­da de Dios.

De es­te diá­lo­go, a ba­se de pre­gun­tas y res­pues­tas, se de­be des­pren­der nues­tro com­pro­mi­so, si Pe­dro ca­yó en la ten­ta­ción de que­rer ma­ni­pu­lar a Jesús y con­du­cir­lo por el ca­mino que él con­si­de­ra­ba más con­ve­nien­te, apren­dien­do de Pe­dro, no co­me­ta­mos los mis­mos erro­res, ya que un error en el se­gui­mien­to y com­pren­sión de Jesús no es só­lo una fal­ta de com­pren­sión, sino un cla­ro ries­go de dis­tan­cia­mien­to en lo más pu­ro y esen­cial. To­do el mis­te­rio de Jesús, que in­clu­ye, su pa­sión, muer­te y re­su­rrec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.