La ra­za me­xi­ca­na

El Informador - - Panorama Internacional - LUIS ER­NES­TO SA­LO­MÓN

La ra­za es un con­cep­to que se ge­ne­ra­li­zó du­ran­te la épo­ca en que Cé­sar Chá­vez lu­chó por los de­re­chos de los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos. Po­co a po­co se con­vir­tió en un signo de iden­ti­dad y or­gu­llo la­tino. De he­cho, aho­ra mis­mo la pa­la­bra mis­ma desata un de­ba­te por con­si­de­rar al­gu­nos que su­po­ne en sí mis­ma una idea de ce­rra­zón y es dis­cri­mi­na­to­ria de otras et­nias. Pue­de ser, in­clu­so el mis­mo Chá­vez así lo di­jo al­gu­na vez.

Pe­ro hay otras for­mas de en­ten­der a la ra­za co­mo por ejem­plo un mo­vi­mien­to de re­sis­ten­cia con­tra la dis­cri­mi­na­ción, co­mo una ac­ción de uni­dad. Tam­bién pue­de en­ten­der­se co­mo una cla­ra re­sis­ten­cia a la asi­mi­la­ción a la for­ma de vi­da y la cul­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na. Co­mo una lu­cha por man­te­ner la cul­tu­ra y la iden­ti­dad en un en­torno so­cial hos­til. Por eso ca­be pre­gun­tar­nos si hay una ra­za me­xi­ca­na, o si los me­xi­ca­nos so­mos una ra­za, o si la idea de la ra­za en Ca­li­for­nia in­clu­ye a to­dos los me­xi­ca­nos.

Lo pri­me­ro que se pue­de de­cir al res­pec­to es que la idea de la ra­za sur­ge a par­tir de la mi­gra­ción me­xi­ca­na. Un he­cho so­cial de la ma­yor im­por­tan­cia pa­ra las dos na­cio­nes in­vo­lu­cra­das en él. Mé­xi­co es en sí mis­mo mul­ti­rra­cial, pe­ro con una fuer­te iden­ti­dad cul­tu­ral que se ex­pre­sa en sím­bo­los que iden­ti­fi­can una ti­po­lo­gía na­cio­na­lis­ta a la ma­ne­ra del Uli­ses Crio­llo de Vas­con­ce­los.

Los pre­jui­cios ra­cia­les en Es­ta­dos Uni­dos es­tán muy le­jos de ser eli­mi­na­dos, la dis­cri­mi­na­ción es un he­cho co­ti­diano y es­pe­cial­men­te en con­tra de los me­xi­ca­nos. La iden­ti­dad de la ra­za en­tre los emi­gran­tes es sim­bó­li­ca y de­fen­si­va. Hoy día esa ra­za chi­ca­na se ex­pre­sa en el Gri­to de In­de­pen­den­cia al uní­sono de quie­nes vi­vi­mos por acá, pe­ro tie­ne el mé­ri­to no re­co­no­ci­do ple­na­men­te, de ha­cer­lo en con­di­cio­nes des­ven­ta­jo­sas que sig­ni­fi­ca ser emi­gran­te, y so­bre to­do si no se cuen­ta con la es­tan­cia le­gal. Pa­ra mu­chos el gri­to es un desaho­go an­te la in­jus­ti­cia.

Las agre­sio­nes a los me­xi­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos son bo­fe­ta­das a Mé­xi­co. La reac­ción del mo­vi­mien­to chi­cano sur­gi­do en Ca­li­for­nia y sus se­cue­las son una mues­tra de la in­con­for­mi­dad con­te­ni­da de los nues­tros an­te un he­cho que se ha vuel­to en los úl­ti­mos años más la­ce­ran­te: la fuer­za de un sen­ti­mien­to an­ti­me­xi­cano que se ex­pan­de des­de la Arizona de Ar­paio has­ta Nueva York don­de vi­vió Ayn Rayn y es­cri­bió pa­ra ins­pi­rar al Tea Party con sus no­ve­las.

Más allá de en­ten­der ple­na­men­te el sig­ni­fi­ca­do so­cial de la ra­za co­mo et­nia me­xi­ca­na, con lo que se pue­de es­tar o no de acuer­do, el he­cho de que exis­tan vo­ces sig­ni­fi­ca­ti­vas que se le­van­ten en con­tra de las agre­sio­nes es, en sí mis­mo, po­si­ti­vo. Por­que el sen­ti­mien­to de uni­dad cre­ce an­te los ca­sos de su­fri­mien­to que la­men­ta­ble­men­te se mul­ti­pli­can des­de los cen­tros de de­ten­ción de me­no­res has­ta los cen­tros de tra­ba­jo ale­ja­dos de to­do en don­de la­bo­ran los pai­sa­nos.

El día que ce­le­bra­mos a Mé­xi­co de­be­mos un gri­to de vi­va en fa­vor de la ra­za, en fa­vor de los pai­sa­nos, en fa­vor de la con­cien­cia que de­be­mos ha­cer cre­cer en­tre to­dos, pa­ra asu­mir que al fin de cuen­tas to­dos so­mos mi­gran­tes. To­dos so­mos la ra­za y to­dos nos de­be­mos plan­tar uni­dos en de­fen­sa de la dig­ni­dad y los de­re­chos de ca­da uno, in­de­pen­dien­te­men­te de don­de es­te­mos, de lo que pen­se­mos o lo que crea­mos. Es­pe­rar a que se asig­nen cuo­tas en ac­cio­nes afir­ma­ti­vas es un ca­mino len­to y po­co pro­duc­ti­vo. Lu­char pa­ra que se abran las puer­tas de la igual­dad es el ca­mino. Por eso hoy que Vi­va Mé­xi­co y que Vi­va la Ra­za.

Los pre­jui­cios ra­cia­les en Es­ta­dos Uni­dos es­tán muy le­jos de ser eli­mi­na­dos, la dis­cri­mi­na­ción es un he­cho co­ti­diano y es­pe­cial­men­te en con­tra de los me­xi­ca­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.