El Pa­la­cio de las Va­cas, un lu­gar don­de el tiem­po se de­tu­vo

El Informador - - Tapatío - Por Nor­ma Gutiérrez

Atra­vés de la ar­qui­tec­tu­ra es po­si­ble aden­trar­se a la his­to­ria de una ciu­dad y sus ha­bi­tan­tes y el Pa­la­cio de las Va­cas, cla­va­do en el Cen­tro His­tó­ri­co de Gua­da­la­ja­ra, es por mu­cho una de las edi­fi­ca­cio­nes que, des­de su trin­che­ra, abo­na al le­ga­do cul­tu­ral de la so­cie­dad ta­pa­tía.

Es­ta ca­sa —ubi­ca­da en la ca­lle de San Fe­li­pe, en­tre Mez­qui­tán y Ma­riano de la Bár­ce­na— con­ser­va el es­ti­lo mo­ris­co con el que fue cons­trui­da en­tre 1850 y 1910 ba­jo el man­da­to de Se­gun­do Díaz y que pos­te­rior­men­te fue­ra de­co­ra­da en sus in­te­rio­res por el mu­ra­lis­ta me­xi­cano Xavier Gue­rre­ro.

Aun­que du­ran­te dé­ca­das el Pa­la­cio de las Va­cas per­ma­ne­ció ce­rra­do al pú­bli­co y arrin­co­na­do ca­si al ol­vi­do co­lec­ti­vo, en los úl­ti­mos años es­ta fin­ca ha re­ci­bi­do un ai­re fres­co que la pos­tu­la otra vez co­mo un pun­to de en­cuen­tro an­te la lle­ga­da de nue­vos due­ños que han op­ta­do por desa­rro­llar con­cep­tos te­má­ti­cos al in­te­rior de la do­ce­na de cuar­tos y pa­tios que la con­for­man.

La his­to­ria re­cuer­da que an­te la muer­te del úni­co hi­jo de Se­gun­do Díaz (pri­mo her­mano del pre­si­den­te Por­fi­rio Díaz), su pri­mer due­ño de­ci­dió en­tre­gar la ca­sa a su her­mano, Mi­guel Díaz, res­pon­sa­ble de dar el mí­ti­co nom­bre a es­ta fin­ca lue­go de me­ter tal cual a una ma­na­da de va­cas y es­ta­ble­cer una le­che­ría en su in­te­rior.

Al pa­so de los años, el Pa­la­cio de las Va­cas fue cam­bian­do de “gi­ro” y pa­só a ser tam­bién la pri­me­ra es­cue­la pa­ra mu­je­res en Ja­lis­co y que­dar, a los años, nue­va­men­te aban­do­na­da has­ta que el es­ta­dou­ni­den­se John A. Davis ad­qui­rió la fin­ca y em­pren­dió su res­tau­ra­ción pa­ra pre­ser­var es­te pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co ac­tual.

Aho­ra el Pa­la­cio de las Va­cas per­te­ne­ce a una nueva fa­mi­lia e Ima­zul Na­va Ro­drí­guez es la res­pon­sa­ble de re­vi­vir a es­ta ca­sa que, des­de su re­lan­za­mien­to y aper­tu­ra pú­bli­ca —ba­jo la es­truc­tu­ra de even­tos pri­va­dos o de con­vo­ca­to­ria— ha des­per­ta­do la cu­rio­si­dad de nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que ig­no­ra­ban por com­ple­to la exis­ten­cia de es­te in­mue­ble.

“Des­de enero de es­te año ac­ti­va­mos la ca­sa otra vez, quie­ro que la gen­te co­noz­ca es­te lu­gar, John era muy ce­lo­so —vi­vió aquí du­ran­te 22 años— y no de­ja­ba que na­die en­tra­ra por­que ha­bía su­fri­do va­rios asal­tos, a ve­ces ha­bía se­sio­nes fo­to­grá­fi­cas y ce­nas, pe­ro no­so­tros ya al te­ner al Pa­la­cio de las Va­cas en nues­tra po­se­sión le di­mos lim­pie­za, John era acu­mu­la­dor y em­pe­za­mos con eso”, ex­pli­ca Ima­zul Na­va.

En­tre las par­ti­cu­la­ri­da­des de El Pa­la­cio de las Va­cas destacan los mu­ra­les de Die­go Ri­ve­ra y Fri­da Kah­lo, así co­mo los ob­je­tos de épo­ca que des­de su crea­ción y has­ta en la es­ta­día de John A. Davis apor­ta­ron a la ca­sa.

“Aho­ra nos en­fo­ca­mos en even­tos más pri­va­dos con ce­nas ro­mán­ti­cas y eje­cu­ti­vas”, de­ta­lla Ima­zul al adelantar la idea de es­ta­ble­cer un ho­tel bou­ti­que an­te la po­si­bi­li­dad de am­pliar y co­nec­tar la fin­ca ori­gi­nal con dos pro­pie­da­des ve­ci­nas.

“An­he­la­mos desa­rro­llar un con­cep­to si­mi­lar al que exis­te en San Mi­guel de Allende con la ca­sa an­ti­gua y el ho­tel, es un plan a lar­go pla­zo”, co­men­ta Ima­zul, quien con­si­de­ra que una de las prin­ci­pa­les ur­gen­cias de la nueva ad­mi­nis­tra­ción del Pa­la­cio de las Va­cas es co­men­zar con una res­tau­ra­ción.

“La ca­sa es­tá en buen es­ta­do, pe­ro a tra­vés de los even­tos que ofre­ce­mos que­re­mos re­cau­dar fon­dos pa­ra co­men­zar con la res­tau­ra­ción y no me­ter al Go­bierno, al INAH (Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria), ellos nos pue­den dar un fon­do (re­cur­so) pe­ro nos pe­di­rían que la ca­sa sea mu­seo o al­go si­mi­lar, por eso apos­ta­mos por la in­ver­sión pri­va­da pa­ra con­ser­var es­te pa­la­cio, sol­ven­tar sus gas­tos men­sua­les en ser­vi­cios”.

De otra épo­ca

Ima­zul se­ña­la que el po­ten­cial que el Pa­la­cio de las Va­cas pue­de te­ner an­te la sor­pre­sa que los ta­pa­tíos han te­ni­do al co­no­cer el in­te­rior de la fin­ca: “La gen­te cuan­do lle­ga se aden­tra a otra épo­ca to­tal­men­te, tie­ne ese to­que eu­ro­peo por­que la ar­qui­tec­tu­ra es mo­ris­ca”.

Ima­zul di­ce que tan só­lo 3% de los ta­pa­tíos co­no­ce el Pa­la­cio de las Va­cas en per­so­na o ha es­cu­cha­do ha­blar de la fin­ca y sus his­to­rias, por lo que im­pul­sar nue­va­men­te es­te pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co es una ta­rea ti­tá­ni­ca, pe­ro que a cor­to pla­zo re­for­za­rá la iden­ti­dad y tra­di­ción cul­tu­ral de la me­tró­po­li.

“Pa­ra mí es un sue­ño, du­ran­te años in­sis­ti­mos en ne­go­ciar con John pa­ra com­prar es­ta ca­sa, pa­ra po­der res­ca­tar­la y re­gre­sar­la a sus años de glo­ria, él era muy cam­bian­te en sus de­ci­sio­nes y por mo­men­tos pen­sa­mos que no lo lo­gra­ría­mos. Que­re­mos que la gen­te apre­cie es­ta ca­sa, su ar­te, su ar­qui­tec­tu­ra. La ca­sa es­tá li­ga­da a la fa­mi­lia de Por­fi­rio Díaz, aquí se res­pi­ra his­to­ria”.

En­tre ce­nas, ca­tas, se­sio­nes especiales, even­tos y fies­tas te­má­ti­cas que se apos­ta­rán de­pen­dien­do de la tem­po­ra­da y mes, El Pa­la­cio de las Va­cas se irá adap­tan­do y abrien­do ca­da vez más al pú­bli­co, te­nien­do al mo­men­to vi­sua­li­za­dos fes­te­jos re­la­cio­na­dos al Día de Muer­tos, Fiesta Ve­ne­cia­na y Na­vi­dad, por ejem­plo, ba­jo la di­rec­ción en de­co­ra­ción de Iván Velasco.

La be­lle­za de un si­tio co­mo el Pa­la­cio de las Va­cas nos re­mi­te al le­ga­do cul­tu­ral que si­gue vi­vo en nues­tra ciu­dad

FOTOS: EL IN­FOR­MA­DOR • G. GA­LLO

IN­TE­RIO­RES. Las pa­re­des cuen­tan con mu­ra­les del me­xi­cano Xavier Gue­rre­ro. EN­TRE VA­CAS. Mi­guel Díaz, her­mano de Se­gun­do Díaz, es­ta­ble­ció una le­che­ría con to­do y va­cas en su in­te­rior, de ahí el nom­bre del lu­gar. AD­MI­NIS­TRA­CIÓN. Ima­zul Na­va Ro­drí­guez (al cen­tro) es la res­pon­sa­ble de re­vi­vir el pro­yec­to. La acom­pa­ñan la ad­mi­nis­tra­do­ra Ca­ro­li­na Díaz y el abo­ga­do Jor­ge Ruíz.

RES­CA­TE. Tras mu­chos años de aban­dono, con el pa­so del tiem­po se ha re­vi­vi­do ca­da rin­cón de es­te si­tio.

LE­GA­DO. El pri­mer due­ño de la ca­sa fue Se­gun­do Díaz, pri­mo her­mano del pre­si­den­te Por­fi­rio Díaz.

AR­QUI­TEC­TU­RA. El in­mue­ble aún con­ser­va el es­ti­lo mo­ris­co con el que fue cons­trui­do en­tre 1850 y 1910.

DE­LEI­TE. Sus nue­vos pro­pie­ta­rios bus­can que El Pa­la­cio de las Va­cas ten­ga dis­tin­tos con­cep­tos te­má­ti­cos en sus cuar­tos y pa­tios.

EN EL CEN­TRO. El Pa­la­cio de las Va­cas res­guar­da mu­cha his­to­ria de­trás de su ex­clu­si­va fa­cha­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.