El ar­te de dar­le al­ma a un di­no­sau­rio

El Stand Up Ilus­tra­do es una se­sión de di­bu­jo en vi­vo que se mez­cla con la comedia; una di­ver­ti­da crea­ción de Li­niers y Al­ber­to Montt

El Informador - - Tapatío - Por Jor­ge Pé­rez EL IN­FOR­MA­DOR • J. PÉ­REZ

Los di­bu­jan­tes sud­ame­ri­ca­nos Ri­car­do Si­ri (Li­niers) y Al­ber­to Montt pa­sa­ron por Gua­da­la­ja­ra pa­ra pre­sen­tar su Stand Up Ilus­tra­do, una se­sión de di­bu­jo en vi­vo com­bi­na­do con stand up co­medy, apro­ve­chan­do el gran ca­rác­ter có­mi­co que tie­nen en sus ti­ras (y ellos mis­mos). An­tes de su pre­sen­ta­ción, char­la­mos con am­bos en Ca­sa Te­rri­to­rio, or­ga­ni­za­do­res de su vi­si­ta a la ciu­dad.

—La vi­ñe­ta es un es­pa­cio re­la­ti­va­men­te pe­que­ño, lo ve­mos en el ce­lu­lar en unos cen­tí­me­tros, pe­ro hay mu­cho tra­ba­jo de­trás. ¿Có­mo es esa di­ná­mi­ca de tra­ba­jo, sus há­bi­tos?

—Li­niers: Tu­vi­mos suer­te ge­ne­ra­cio­nal­men­te: el ti­po de ti­ras que ha­ce­mos va a la sín­te­sis. Me­nos es más. Te­ne­mos que res­tar pa­ra que en­tre lo que que­re­mos de­cir. Lo em­pe­za­mos a ha­cer ha­ce mu­cho, an­tes de que to­do fue­ra sín­te­sis (Twit­ter, Ins­ta­gram). Aho­ra to­do es cor­ti­to, na­die es­cri­be Qui­jo­tes. Te­ne­mos un ce­re­bro ar­ma­do pa­ra sa­car las so­bras de las co­sas y que­dar­nos con los de­ta­lles.

Montt: Co­mo ejer­ci­cio es atrac­ti­vo, nos da­mos cuen­ta de que re­cor­tan­do fun­cio­na. Es lo mis­mo con la ima­gen, se con­vier­te en un “mo­dus tra­ba­jan­di”.

—¿Cuál es el tiem­po ha­bi­tual? Al­gún mo­ne­ro de­cía que po­día tar­dar ocho ho­ras en una ti­ra que a na­die gus­ta­ba, o unos mi­nu­tos en una que te­nía mu­cho éxi­to.

—Li­niers: Son pa­va­das que de­ci­mos los di­bu­jan­tes pa­ra ha­cer­nos in­tere­san­tes. Tar­do 2 o 3 ho­ras por ti­ra, a ve­ces más, o me­nos. “BO­LA NE­GRA”. De Ma­rio Be­lla­tin, Ilus­tra­do por Li­niers. De­pen­de de la can­ti­dad del di­bu­jo. Es al­go que des­cu­brió Schulz: sa­car­le co­sas su­per­fluas a los di­bu­jos y te­ner al­go que por ser más abstracto sea más fá­cil que to­dos nos iden­ti­fi­que­mos. Nues­tro tra­ba­jo no es di­bu­jar bien (ese es de Moe­bius). Nues­tro tra­ba­jo es ha­cer que un di­no­sau­rio o una chi­ca ten­gan una es­pe­cie de una al­ma de men­ti­ra, ca­si que se se­pa­ren del au­tor. Siem­pre es­cu­cho “Qué lin­do Ma­fal­da, tan chi­qui­ta, tan jo­ven, tan crea­ti­va”. Ni lin­da ni chi­qui­ta, es un se­ñor de más de 40 años que di­bu­ja. El tra­ba­jo es ese: que el per­so­na­je la gen­te lo piense se­pa­ra­do de no­so­tros.

Montt: Me gus­ta res­pon­der un po­co en bro­ma, un po­co en se­rio, que me de­mo­ro 45 años y 30 mi­nu­tos por ti­ra. Al fi­nal lo que de­mo­ra­mos di­bu­jan­do no es mu­cho, no im­por­ta. Es más lle­gar a la idea. Unas son más com­ple­jas, otras sim­ples. Hay vi­ñe­tas muy sen­ci­llas son mu­cho mejores que otras con di­bu­jos su­per­com­ple­jos. El tiem­po que to­ma una vi­ñe­ta es to­da la vi­da.

—¿Di­gi­tal o pa­pel?

—Li­niers: A mí nun­ca me sa­lió bien el di­gi­tal. Lo que me pa­sa con el di­gi­tal es que nun­ca lo ma­ne­jé na­tu­ral­men­te, siem­pre fue apa­ra­to­so. Nun­ca con­se­guí sa­car­le un ges­to su­til a la compu­tado­ra, co­mo lo pue­do sa­car a la acua­re­la. Me da en­vi­dia la gen­te que sí sa­ca co­sas su­ti­les. Co­mo he­rra­mien­ta es 10 mil ve­ces más in­creí­ble que un pin­cel, pe­ro no me vino en el soft­wa­re ge­ne­ra­cio­nal.

Montt: Me gus­ta mu­cho lo ma­nual, pe­ro me gus­ta más no tra­ba­jar. Lo di­gi­tal lo fa­ci­li­ta. Se con­ver­ti­rían en 18 ho­ras esos 30 o 40 mi­nu­tos que de­mo­ro en una vi­ñe­ta, si la hi­cie­se a mano. Voy con lo di­gi­tal pa­ra tra­ba­jar y con lo ma­nual pa­ra ju­gar.

—Han ha­bla­do de las in­fluen­cias, del va­lor del apren­di­za­je de apren­der a di­bu­jar co­pian­do. Pe­ro hay otros ca­sos don­de son pla­gios, o re­cor­tes de las ti­ras, sin cré­di­to.

—Li­niers: Hoy es­ta­ba vien­do uno de (Án­gel) Bo­li­gan que le ro­ban a mano ar­ma­da. Mu­cha gen­te pue­de te­ner la idea, eso es su­per­co­mún: bas­ta mi­rar Twit­ter pa­ra ver que to­dos di­cen la mis­ma co­sa. No es ra­ro que dos per­so­nas ten­gan la mis­ma idea. Lo ra­ro son cuán­tos pun­tos de con­tac­to hay en­tre las dos obras. Si es so­lo la idea, es po­si­ble; si es la idea y có­mo es­tá di­se­ña­da… o la idea, có­mo es­tá di­se­ña­da y el tex­to. Uno apren­de mi­ran­do a los de­más, no co­pian­do. No es que vea a Quino y quie­ra ha­cer su chis­te: veo có­mo re­sol­vió pa­ra ha­cer una mano, un au­to, có­mo lo hi­zo otro, otro más. Des­pués mez­cla­mos to­do y la en­sa­la­da que sal­ga se­rá úni­ca, con un mon­tón de re­fe­ren­cias per­so­na­les. La in­fluen­cia de Quino más Woody Allen más Monty Pyt­hon más el dul­ce de le­che… Y eso es nues­tro.

—Qué pa­sa cuan­do en­cuen­tran sus vi­ñe­tas, re­cuer­do aque­lla fa­mo­sa de Al­ber­to del bró­co­li, in­clu­so tra­du­ci­da y sin el cré­di­to.

—Montt: Tra­du­ci­da, re­pe­ti­da con otro di­bu­jo, mo­di­fi­ca­da… El pun­to es: uno se da cuen­ta cuan­do una idea es la pri­me­ra vez que se pu­do ha­ber ocu­rri­do. Son muy ob­vias las re­fe­ren­cias en el hu­mor que ha­go yo, el de Ri­car­do tam­bién en cier­tos car­to­nes, son re­fe­ren­cias pop. Lo lin­do del hu­mor es que es un len­gua­je que de­be ser de­co­di­fi­ca­do por el otro: mien­tras más in­for­ma­ción po­ne­mos, más ri­ca es la de­co­di­fi­ca­ción. Al usar per­so­na­jes del mun­do po­pu­lar van con tan­ta car­ga que el men­sa­je ter­mi­na sien­do más com­ple­jo y pro­fun­do.

—Men­cio­nas el hu­mor, la di­rec­triz prin­ci­pal de sus car­to­nes: ¿han pen­sa­do en sa­car otro ti­po de car­to­nes, más in­mis­cui­dos en la po­lí­ti­ca?

—Li­niers: Hi­ce ti­ras po­lí­ti­cas, ta­pas pa­ra el New Yor­ker. A nin­guno de los dos nos di­vier­te di­bu­jar po­lí­ti­cos. No me in­tere­sa, me caen re­la­ti­va­men­te mal. No co­nec­to. Me cues­ta mu­cho di­bu­jar­los, me po­ne de mal hu­mor el 99 por cien­to de los po­lí­ti­cos. Pe­ro sí ha­blo a ve­ces de te­mas po­lí­ti­cos. Vi­vo en Ar­gen­ti­na, to­do es po­lí­ti­co: de­cís “Buen día” y lo es. En ‘Ma­ca­nu­do’ tra­to de ha­cer una ti­ra op­ti­mis­ta: es una de­ci­sión po­lí­ti­ca, lo fue cuan­do em­pe­cé en 2002 en un dia­rio, con Ar­gen­ti­na en la peor cri­sis eco­nó­mi­ca (has­ta aho­ra). To­do el dia­rio era muy pe­si­mis­ta, ser op­ti­mis­ta era una de­ci­sión po­lí­ti­ca, un ma­ni­fies­to per­so­nal.

Montt: A mí me gus­ta el hu­mor que no pa­sa de mo­da. Cuan­do ha­go hu­mor tra­to de que los te­mas sean po­lí­ti­cos en el sen­ti­do de que to­quen fi­bras so­cia­les, des­de el amor a la gue­rra. Pe­ro al­go pun­tual tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad, si ha­bla­mos de tal go­ber­na­dor.

—Ade­más de la tem­po­ra­li­dad otra ba­rre­ra del hu­mor a ve­ces son las fronteras. En su ca­so es muy uni­ver­sal.

—Montt: Es eso: ha­blar de pro­ble­mas gran­des, ma­cro, abar­car no so­lo Mé­xi­co, Chi­le, Ar­gen­ti­na, in­clu­so Chi­na, In­dia. En cam­bio ha­blar de Pe­ña Nie­to es de ese per­so­na­je, pa­ra mí no tie­ne sen­ti­do.

Li­niers: Ma­cha­can mu­cho las di­fe­ren­cias, en­tre los paí­ses, los hu­mo­res, los es­ti­los… Ha­ce diez años que via­jo por to­da Amé­ri­ca La­ti­na: to­dos so­mos igua­les. So­mos lo mis­mo. Hay di­fe­ren­cias pun­tua­les de có­mo se ha­bla, al­gún ges­to, pe­ro en ge­ne­ral es­ta­mos en el mis­mo bai­le: es un qui­lom­bo, pe­ro muy lin­do. La eco­no­mía ha­ce mier­da a la gen­te, pe­ro la gen­te son­ríe. Si se te rom­pe el al­to pa­ran 3 a ayu­dar­te.

Montt: Y dos a asal­tar­te…

DI­BU­JAN­TES. Al­ber­to Montt y Ri­car­do Si­ri (Li­niers) mos­tra­ron en Gua­da­la­ja­ra el hu­mor vis­to des­de otra pers­pec­ti­va.

TO­MA NO­TA Pu­bli­ca­cio­nes re­cien­tes Los li­bros de Li­niers y Montt se en­cuen­tran pu­bli­ca­dos en Mé­xi­co: Li­niers re­cién pu­bli­có el li­bro ilus­tra­do “Bo­la ne­gra”, tex­to de fic­ción de Ma­rio Be­lla­tin, mien­tras que Montt lan­zó la edi­ción me­xi­ca­na de “Laura y Dino”.

“LAURA & DINO”. Obra de Al­ber­to Montt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.