TO­DAS LAS LETRAS LLE­VAN A ÓBIDOS

Des­cu­bre a una ciu­dad con mu­cha his­to­ria es­cri­ta

El Informador - - Pasaporte - Jor­ge Al­ber­to Pé­rez Gó­mez

Los ho­te­les te­má­ti­cos son lla­ma­ti­vos pa­ra quie­nes bus­can ex­pe­rien­cias di­fe­ren­tes, y en Óbidos (Por­tu­gal) hay un es­pa­cio ideal pa­ra los bi­blió­ma­nos. Se tra­ta del Li­te­rary Man Óbidos Ho­tel, un lu­gar pa­ra per­noc­tar en­tre mi­les de li­bros. No es de ex­tra­ñar, pues la pe­que­ña lo­ca­li­dad al Oes­te del país es una “Ciu­dad de la Li­te­ra­tu­ra”, de­no­mi­na­ción de la Unesco: fue en 2015 cuan­do se de­sig­nó co­mo Ciu­dad Crea­ti­va den­tro de la red de la mis­ma or­ga­ni­za­ción. Aun­que nin­gún au­tor de re­nom­bre es oriun­do de allí, la lo­ca­li­dad ha re­ci­bi­do con gus­to la res­pon­sa­bi­li­dad con los li­bros, co­mo lo de­mues­tra la hos­pi­ta­li­dad de Li­te­rary Man. Son cer­ca de 60 mil los li­bros que se ex­po­nen en sus di­ver­sas es­tan­te­rías, en es­pa­cios tan aco­ge­do­res co­mo lo son el res­tau­ran­te, el bar o los pa­si­llos que nos lle­van de un área a otra, ade­más del es­tu­dio en el se­gun­do pi­so.

A di­fe­ren­cia de otros ho­te­les que uti­li­zan los li­bros co­mo mo­bi­lia­rio y los hués­pe­des no pue­den leer­los ni mu­cho me­nos com­prar­los (un pe­ca­do “de le­sa li­te­ra­tu­ra”), en és­te to­dos los ejem­pla­res es­tán a la ven­ta, con el pre­cio en la pri­me­ra pá­gi­na. La co­lo­ca­ción del pre­cio es a la usan­za de las li­bre­rías de usa­dos, es­to por­que el acer­vo bi­blio­grá­fi­co que se ofre­ce en el ho­tel es de ese ori­gen. Pros y con­tras: por un la­do la di­ver­si­dad (li­bros en por­tu­gués, in­glés, ale­mán, es­pa­ñol); por otro la­do el pe­que­ño caos que im­pe­ra (pre­tex­to de más pa­ra pa­sar­se un buen ra­to es­cu­dri­ñan­do los li­bre­ros).

En su res­tau­ran­te prin­ci­pal, un am­plio sa­lón ro­dea­do de li­bre­ros ca­si en su to­ta­li­dad: só­lo se re­ser­va una es­qui­na pa­ra la ca­va, cu­yo aco­mo­do de bo­te­llas com­bi­na bien con la dis­po­si­ción de los li­bros a su al­re­de­dor. En­tre las me­sas hay un par de salas, pa­ra pa­sar con ma­yor co­mo­di­dad la ve­la­da. Co­mo era de es­pe­rar­se, las me­sas es­tán de­co­ra­das con ele­men­tos li­bres­cos: por­ta­das (se­gu­ra­men­te de li­bros des­ho­ja­dos), plie­gos alea­to­rios (al­gu­nos con re­tra­tos de es­cri­to­res). La co­mi­da y be­bi­da abo­gan por un es­ti­lo por­tu­gués: en la car­ta abun­dan los vi­nos tin­to y blan­co (en es­te último con la fa­mo­sa ca­te­go­ría de los “vi­nos ver­des”), ori­gi­na­rios de las re­gio­nes más ca­rac­te­rís­ti­cas de Por­tu­gal (el Due­ro al Nor­te y Alen­te­jo al Sur). Pa­ra ali­men­tar­nos (pues “no so­lo de li­bros vi­ve el ser hu­mano”), la car­ta os­ten­ta in­gre­dien­tes li­ga­dos a la co­ci­na por­tu­gue­sa, co­mo el ba­ca­lao o las sar­di­nas, pe­ro lo mis­mo en­con­tra­mos pla­ti­llos con in­gre­dien­tes ha­bi­tua­les a nues­tra co­ci­na, con el to­que lu­so: puer­co, ró­ba­lo, cor­de­ro o pul­po. Pa­ra otra co­mi­da, un res­tau­ran­te re­co­men­da­ble es el lla­ma­do A No­va Ca­sa de Ra­mi­ro, a tan so­lo unos pa­sos del ho­tel.

La sa­la de es­tar en el se­gun­do pi­so del Li­te­rary Man Óbidos Ho­tel dis­po­ne una gran me­sa en u, co­ro­na­da por una gran ban­ca de ma­de­ra, cual bi­blio­te­ca de an­ta­ño. Allí es el lu­gar pa­ra

sen­tar­se a leer o tra­ba­jar lue­go de re­co­rrer la ciu­dad. En sus pa­si­llos hay otros li­bre­ros, me­nos vis­to­sos pe­ro igual car­ga­dos de mu­chas obras (no­ve­la, en­sa­yo, poe­sía… de to­do).

La ciu­dad

His­tó­ri­ca­men­te, Óbidos es un es­pa­cio don­de con­vi­ven re­mi­nis­cen­cias de la épo­ca an­ti­gua, del gó­ti­co, re­na­ci­mien­to y ba­rro­co. Bue­na par­te de su his­to­ria se cen­tra den­tro de la for­ti­fi­ca­ción, con una es­pe­cie de mi­ra­dor al que se pue­de as­cen­der por me­dio de unas es­ca­le­ras un tan­to es­tre­chas, pe­ro vale la pe­na pa­ra ob­ser­var des­de la al­tu­ra el ver­de de la na­tu­ra­le­za, por un la­do, y la pe­que­ña ciu­dad, por el otro (ce­men­te­rio in­clui­do).

La puer­ta de en­tra­da a la “vi­lla” da­ta de 1380, mis­mo si­glo que la Igle­sia de San Juan Bautista, ubi­ca­da al ex­te­rior. Ya en el in­te­rior los li­bros se­gui­rán apa­re­cien­do a nues­tro pa­so, pri­me­ro con la Li­vra­ria do Mer­ca­do Bio­ló­gi­co, cu­yo nom­bre evo­ca la am­bien­ta­ción (al­gu­nos li­bre­ros son vie­jas ca­jas de mer­ca­do, re­uti­li­za­das). Otro es­pa­cio de li­bros es­tá jus­to al fi­nal del re­co­rri­do, con la Igle­sia de Santiago, ac­tual­men­te con­ver­ti­da en li­bre­ría (una se­ñal de la dei­fi­ca­ción que ha­cen cier­tos lec­to­res de los li­bros: los ejem­pla­res res­guar­da­dos en un tem­plo). El in­mue­ble se cons­tru­yó en 1186, pe­ro re­qui­rió una re­cons­truc­ción des­pués de 1755 por el fa­tí­di­co te­rre­mo­to (el sis­mo que ins­pi­ró a Vol­tai­re su no­ve­la “Cándido o el op­ti­mis­mo”).

En­tre las tien­das y los pues­tos en la ca­lle, den­tro de la vi­lla, otros si­tios tu­rís­ti­cos son la Igle­sia de San Pe­dro, la Ga­le­ría No­vao­gi­va y un mu­seo de ar­te sa­cro (en el So­lar de la Pla­za San­ta Ma­ría, del si­glo XVIII).

LA VIS­TA. Los pa­si­llos se des­bor­dan con la li­te­ra­tu­ra pre­sen­te en el ho­tel. LOS BUE­NOS VI­NOS. El vino y el li­cor, bue­nos com­pa­ñe­ros en to­da aven­tu­ra li­te­ra­ria. RIN­CO­NES. Idio­mas, te­mas y te­so­ros, par­te del en­can­to. FA­CHA­DA. El en­can­to y la sen­ci­llez se de­jan ver en la por­ta­da del edi­fi­cio. UNA CO­PA. Leer y dis­fru­tar del ali­men­to ro­dea­do de co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.