LA CA­PI­TAL DEL ES­TA­DO, CON LA MA­YOR IN­CI­DEN­CIA

El Informador - - El tema -

Aun­que el úl­ti­mo ejer­ci­cio pa­ra con­tar a la po­bla­ción que vi­ve en si­tua­ción de ca­lle en el pri­mer cua­dro de Gua­da­la­ja­ra se reali­zó en 2016 por par­te de au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les, al mo­men­to exis­ten ele­men­tos que re­ve­lan que au­men­tó por ca­si la mi­tad de ese año a la fe­cha, in­for­mó Jo­sé Car­los Ri­ve­rón Nú­ñez, je­fe de Aten­ción a Per­so­nas en Si­tua­ción de Ca­lle del Sis­te­ma DIF Gua­da­la­ja­ra.

“Aho­ri­ta te­ne­mos un es­ti­ma­do de que la po­bla­ción cre­ció cer­ca de 43%, eso nos da, de los ca­si mil 500 que eran en 2016, al 2018 lle­gan a ser dos mil per­so­nas en ca­lle”.

El con­teo que lle­van a ca­bo es so­bre per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle, que en­glo­ban tan­to a la po­bla­ción que se de­di­ca a las ac­ti­vi­da­des pa­ra sub­sis­tir en la vía pú­bli­ca co­mo la gen­te sin te­cho o en trán­si­to mi­gra­to­rio.

Las cau­sas son mul­ti­fac­to­ria­les, que van des­de pro­ble­mas fa­mi­lia­res, de dro­ga­dic­ción, gen­te que lle­ga a tra­ba­jar de otros Es­ta­dos o paí­ses y de­más.

Ri­car­do Fletes Co­ro­na, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra, de­ta­lla que en el ca­so de los in­di­gen­tes se re­quie­re que la per­so­na atra­vie­se por un pro­ce­so que lle­va va­rios años, pues pue­den caer en un cen­tro de aten­ción, a un psi­quiá­tri­co, cuan­do sa­len y re­gre­san con su fa­mi­lia o ya no se pue­den adap­tar y sa­len a la ca­lle.

“Son po­bla­ción de ca­lle que, por ser adul­tos, los mis­mos gru­pos los van re­cha­zan­do por su as­pec­to fí­si­co, por su olor, por el he­cho de ser in­di­gen­te. In­clu­so, son mar­gi­na­dos en­tre los mar­gi­na­dos, son los re­cha­za­dos so­bre to­do por su as­pec­to y por su olor, en­tre la mis­ma gen­te de la ca­lle ellos son aho­ra sí que los apes­ta­dos”.

Es­te pro­ce­so pue­de ser in­te­rrum­pi­do o de­be­ría ser in­te­rrum­pi­do por el pro­pio Go­bierno apo­ya­do por las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, pues son las que tie­nen más ex­pe­rien­cia en el tra­to a es­ta po­bla­ción, pe­ro no siem­pre los re­cur­sos ne­ce­sa­rios.

“En reali­dad, al Es­ta­do le sa­le más ba­ra­to apo­yar a las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil que ya rea­li­zan una la­bor, que crear un pro­gra­ma, más bu­ro­cra­cia. Pe­ro no ha­cen ni lo uno ni lo otro, por eso es im­por­tan­te que se­pan cuán­tas per­so­nas hay y quié­nes las es­tán aten­dien­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.