Ma­rihua­na

El Informador - - Ideas - Lau­ra Cas­tro Go­lar­te (lau­ra­cas­tro05@gmail.com)

Con fre­cuen­cia re­sul­ta muy com­pli­ca­do abor­dar cier­tos te­mas en nues­tro país por el con­tex­to po­lí­ti­co-elec­to­ral, por la di­ver­si­dad en las pos­tu­ras, por la po­la­ri­za­ción, por la ter­gi­ver­sa­ción de tan­tos asun­tos, por la fal­ta de in­for­ma­ción y por la ma­ni­pu­la­ción que di­fe­ren­tes ac­to­res em­pren­den pa­ra lle­var agua a sus mo­li­nos, pe­ro so­bre to­do pa­ra con­fun­dir.

La ma­rihua­na es uno de esos asun­tos y di­go es­pe­cí­fi­ca­men­te ma­rihua­na, por­que jus­to el ma­ne­jo de las pa­la­bras y los con­cep­tos aso­cia­dos po­dría ser la cla­ve que con­du­je­ra a dis­cu­sio­nes ma­du­ras, cons­truc­ti­vas y pro­duc­ti­vas que per­mi­tie­ran, sin que to­do mun­do ha­ble al mis­mo tiem­po, to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes.

Se ha­bla de le­ga­li­za­ción y de des­pe­na­li­za­ción, ¿qué tal le­gis­la­ción? Si to­dos ha­blá­ra­mos de le­gis­la­ción so­bre la pro­duc­ción y con­su­mo de ma­rihua­na el pa­no­ra­ma cam­bia­ría ra­di­cal­men­te; no se tra­ta sim­ple­men­te de “dar per­mi­so”, ni de inun­dar el mer­ca­do con la hier­ba, ni que se­rá “otra Ho­lan­da”, en fin, la se­rie de ex­pre­sio­nes que se han re­pe­ti­do en los úl­ti­mos días a raíz de la ini­cia­ti­va que pre­sen­tó la se­na­do­ra Ol­ga Sán­chez Cor­de­ro. Hay to­do un plan­tea­mien­to que de­be­mos co­no­cer si es que el te­ma nos in­tere­sa, nos im­por­ta, nos preo­cu­pa.

De en­tra­da, creo que la me­sa es­tá ser­vi­da pa­ra que le en­tre­mos con más y me­jo­res ele­men­tos de jui­cio; y al de­cir “le en­tre­mos” me re­fie­ro a to­dos co­mo ciu­da­da­nos. Creo en la ma­du­rez de la so­cie­dad me­xi­ca­na, es­toy con­ven­ci­da de que no so­mos me­no­res de edad ni te­ne­mos por qué ser con­si­de­ra­dos así por los po­lí­ti­cos, de ma­ne­ra que nos to­ca in­vo­lu­crar­nos y par­ti­ci­par.

Pa­ra em­pe­zar, lo más ade­cua­do es leer la ini­cia­ti­va (http://in­fo­sen.se­na­do.gob.mx/sgsp/ga­ce­ta/64/1/2018-11-08-1/as­sets/do­cu­men­tos/inic_­mo­re­na_­con­trol-can­na­bi­s_081118.pdf) que se pre­sen­tó ape­nas el jue­ves y a par­tir de su lec­tu­ra, re­vi­sar con qué se es­tá de acuer­do y con qué no, pa­ra es­cri­bir al Se­na­do, a los se­na­do­res que la pre­sen­ta­ron, es de­cir, Ol­ga Sán­chez Cor­de­ro y Ri­car­do Mon­real, am­bos de Mo­re­na, pa­ra ex­pre­sar nues­tras con­si­de­ra­cio­nes. Hay que ha­cer­lo y to­ca in­sis­tir. De he­cho, se pue­de es­cri­bir a otros se­na­do­res pa­ra que re­pre­sen­ten nues­tras pos­tu­ras.

No es la pri­me­ra vez que la dis­cu­sión so­bre la le­gis­la­ción en torno a la ma­rihua­na pa­sa al te­rreno de lo pú­bli­co. Ha­ce años, du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Fe­li­pe Cal­de­rón, por lo me­nos, tam­bién se abor­dó, más co­mo una ten­den­cia mun­dial en los paí­ses desa­rro­lla­dos que co­mo par­te de un dis­cur­so “pro­gre­sis­ta” mal en­ten­di­do por mu­chos de los mis­mos au­to­nom­bra­dos “pro­gre­sis­tas”.

A es­tas al­tu­ras del de­ve­nir de la hu­ma­ni­dad, creo que sí es per­ti­nen­te em­pe­zar a dis­cu­tir, co­mo se es­tá pro­po­nien­do, so­bre ba­ses equi­li­bra­das. Las ex­pre­sio­nes de la se­na­do­ra que jus­to lla­man o se re­fie­ren al pun­to me­dio, no han en­con­tra­do gran­des es­pa­cios en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y des­ta­co tres cues­tio­nes se­ña­la­das por ella:

Pri­me­ra: La ini­cia­ti­va pro­po­ne un es­que­ma de “re­gu­la­ción le­gal es­tric­ta”, en otras pa­la­bras, un “pun­to me­dio en­tre la prohi­bi­ción ab­so­lu­ta y el li­bre mer­ca­do”.

Se­gun­da: Con la le­gis­la­ción se pre­ten­de in­ci­dir en la re­duc­ción de la vio­len­cia y de tan­tas muer­tes ge­ne­ra­das por el trá­fi­co de la hier­ba: 240 mil muer­tos, 40 mil des­apa­re­ci­dos en 10 años, mi­les de ni­ños ame­na­za­dos por el cri­men or­ga­ni­za­do, pa­ra que ven­dan y con­su­man.

Y ter­ce­ra: In­clu­ye una se­rie de pro­pues­tas pa­ra re­gu­lar la par­te sa­ni­ta­ria de pre­ven­ción y aten­ción de adic­cio­nes.

Creo que en Mé­xi­co ya es ho­ra de abor­dar te­mas pe­lia­gu­dos co­mo es­te sin es­cán­da­los ni des­ga­rre de ves­ti­du­ras; sí en cam­bio con ma­du­rez y una cla­ra con­cien­cia de lo que se re­quie­re.

Creo tam­bién que los le­gis­la­do­res, con sus equi­pos de ase­so­res de­ben dis­po­ner de los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra tra­ba­jar tó­pi­cos di­fí­ci­les y po­lé­mi­cos, y pre­sen­tar ini­cia­ti­vas que re­pre­sen­ten el sen­tir de la so­cie­dad me­xi­ca­na en su con­jun­to, in­te­li­gen­tes, bien di­se­ña­das, sin fi­nes me­diá­ti­cos ni elec­to­ra­les; con ape­go a las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción, con cla­ri­dad res­pec­to a opor­tu­ni­dad y per­ti­nen­cia. La ini­cia­ti­va es­tá en co­mi­sio­nes, no se ha apro­ba­do, ni si­quie­ra se ha so­me­ti­do a dis­cu­sión y ya ve­re­mos qué pa­sa con nues­tra par­ti­ci­pa­ción (se pue­de y se va­le, de he­cho y si me apuran, se de­be) o sin ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.