Jar­dín con pa­lo­mas al vue­lo

El Informador - - Ideas - Mar­tín Ca­si­llas de Al­ba (mal­ba99@yahoo.com)

To­do cam­bia con el tiem­po: las ciu­da­des, los ba­rrios, las ca­sas, la gen­te, to­do. Por eso, ya no vue­lan pa­lo­mas en la ca­sa de Luis Ba­rra­gán des­de que el ar­qui­tec­to trans­for­mó el pa­lo­mar que ha­bía cons­trui­do ori­gi­nal­men­te en 1947, cuan­do las pa­lo­mas vo­la­ban por el jar­dín.

Hoy se abre al pú­bli­co la in­ter­ven­ción del ar­tis­ta Danh Vo (Viet­nam, 1975), in­vi­ta­do por Eu­ge­nia Bra­niff, di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de Es­tan­cia FEMSA, quien nos guió ha­ce unos días en la preinau­gu­ra­ción pa­ra co­no­cer la in­ter­ven­ción que hi­zo el ar­tis­ta. Esa no­che vol­vi­mos a ver la ca­sa pa­ra con­fir­mar que Danh Vo res­pe­tó la obra, agre­gán­do­le pe­que­ños to­ques con unos arre­glos flo­ra­les, co­lo­car con­jun­tos de ve­las ro­jas chin­chi­lla en­cen­di­das en el co­me­dor y en otros es­pa­cios, así co­mo otras col­ga­das de sus pa­bi­los en dos de los mu­ros del es­tu­dio, res­tau­rar una me­sa de no­che y va­rios pi­sos de ma­de­ra, abrir el es­pa­cio y ver­lo re­ju­ve­ne­ci­do pa­ra que vol­vie­ra a sur­gir la ma­gia que tie­ne es­ta ca­sa don­de vi­vió y trans­for­mó el ar­qui­tec­to Ba­rra­gán des­de que la cons­tru­yó en 1947 has­ta el fi­nal de sus días, el 22 de no­viem­bre de 1988.

Danh Vo desea­ba mos­trar la “in­te­rac­ción de los ma­te­ria­les con el am­bien­te y su trans­for­ma­ción con el pa­so del tiem­po”, y la ti­tu­ló: Jar­dín con pa­lo­mas al vue­lo, ins­pi­ra­do en una fo­to­gra­fía que hi­zo Elizabeth Timberland en 1952, cuan­do ya no exis­tía el pa­lo­mar y, por eso, ha­bían de­ja­do de vo­lar las pa­lo­mas. Dahn Vo adop­ta ese tí­tu­lo por­que desea pro­bar de qué ma­ne­ra im­pac­tan “las trans­for­ma­cio­nes que se lle­van a ca­bo con el pa­so del tiem­po.”

Tie­ne ra­zón An­drés mi her­mano cuan­do di­ce que la úni­ca ma­ne­ra de dis­fru­tar la ar­qui­tec­tu­ra es “es­tan­do en ella” y no a tra­vés de fo­to­gra­fías o ma­que­tas. Esa no­che es­tu­vi­mos ahí mis­mo dis­fru­tan­do del es­pa­cio y vol­ver a con­mo­ver­nos al en­trar a la re­cá­ma­ra del ar­qui­tec­to don­de, por su­pues­to, lo­gró que “pri­va­ra el plá­ci­do mur­mu­llo del si­len­cio”, co­mo se pro­pu­so ha­cer­lo en to­das sus ca­sas y jar­di­nes, co­mo lo di­jo en el dis­cur­so que ofre­ció cuan­do re­ci­bió el Pre­mio Pritz­ker en 1980.

Danh Vo “re­ve­la los sis­te­mas in­vi­si­bles que tra­ba­jan de­trás de es­ce­na pa­ra ase­gu­rar el fun­cio­na­mien­to de la ca­sa, así co­mo las ta­reas de con­ser­va­ción”, co­mo con la que par­ti­ci­pó y que es par­te de su in­ter­ven­ción, jun­to con otras su­ti­les al­te­ra­cio­nes, pa­ra per­mi­tir que el es­pa­cio ha­bla­ra por sí mis­mo, pues sa­bía que ese era el es­ce­na­rio prin­ci­pal de su obra, con el cual po­dría lo­grar su pro­pó­si­to y los vi­si­tan­tes pu­dié­ra­mos sen­tir ese im­pul­so y ga­nas de ha­bi­tar­la, co­mo de­cía Ig­na­cio Díaz Mo­ra­les que de­bía de ser el fin de to­da obra ar­qui­tec­tó­ni­ca.

Danh Vo in­vi­tó a tra­ba­jar a Ana Ma­ría Al­bor pa­ra in­ter­pre­tar a cua­tro ma­nos los arre­glos flo­ra­les, co­mo los que ella ha­ce des­de que em­pe­zó a tra­ba­jar con el ar­qui­tec­to Ba­rra­gán. Aho­ra lo hi­zo al la­do del ar­tis­ta con to­do y el to­que orien­tal.

“Es in­creí­ble có­mo la obra de Ba­rra­gán ha lo­gra­do ins­pi­rar a los ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos. Na­die co­mo él”, co­men­ta­ba Jor­ge Gamboa de Buen, ac­tual pre­si­den­te de la Fun­da­ción de Ar­qui­tec­tu­ra Ta­pa­tía Luis Ba­rra­gán. Tie­ne ra­zón: es in­creí­ble lo que ha po­di­do y pue­de ins­pi­rar es­ta obra.

En el es­tu­dio, Dahn Vo co­lo­có ve­las que man­da­ron ha­cer en Oa­xa­ca, pa­ra col­gar­las de sus pa­bi­los, “ve­las que alu­den al li­na­je his­tó­ri­co de la tin­tu­ra con gra­na co­chi­ni­lla, una téc­ni­ca prehis­pá­ni­ca que so­bre­vi­vió el Vi­rrei­na­to”, aho­ra or­de­na­das por to­nos: des­de el ro­jo co­chi­ni­lla, al ro­sa que uti­li­zó Ba­rra­gán en su co­me­dor, gra­cias a las su­ge­ren­cias de su ami­go, “maes­tro en ese di­fí­cil ar­te de ver con inocen­cia”, co­mo era Je­sús ‘Chu­cho’ Re­yes.

Dis­fru­té de la ca­sa co­mo ha­cía tiem­po que no lo ha­cía y ce­le­bré po­der vol­ver a es­tar en esa obra de ar­qui­tec­tu­ra me­xi­ca­na del si­glo XX en el “plá­ci­do mur­mu­llo del si­len­cio” de es­te ar­qui­tec­to, quien “le to­ca anun­ciar en su obra el evan­ge­lio de la se­re­ni­dad.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.