La “aten­ción” a víc­ti­mas, si­mu­la­ción ma­ca­bra

El Informador - - Ideas - Twit­ter: @Mae­le­namo­re­ra Ma­ría Elena Mo­re­ra (Pre­si­den­ta de Cau­sa en Co­mún)

Los po­pu­lis­mos han emer­gi­do his­tó­ri­ca­men­te en mo­men­tos de de­rro­ta y de­cli­ve so­cial, en los que las trans­for­ma­cio­nes pro­vo­can el de­te­rio­ro en los ni­ve­les de bie­nes­tar y en las po­si­bi­li­da­des vi­ta­les de bue­na par­te de la ciu­da­da­nía. Joa­quín Es­te­fa­nía, Po­pu­lis­tas de to­dos los par­ti­dos, EL PAÍS, ES­PA­ÑA

La aten­ción a víc­ti­mas de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos y de la vio­len­cia no só­lo es una ta­rea in­men­sa, sino que, muy pro­ba­ble­men­te, sea la más sen­si­ble en la agen­da po­lí­ti­ca del Go­bierno en­tran­te.

Los Fo­ros de Es­cu­cha re­pre­sen­ta­ron un pri­mer in­ten­to de reconocimiento del do­lor de mu­chas de las víc­ti­mas y sus se­res que­ri­dos. Sin em­bar­go, ur­ge tras­cen­der ya los fo­ros y los diag­nós­ti­cos, y dar ini­cio al for­ta­le­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes exis­ten­tes en ma­te­ria de aten­ción a víc­ti­mas. Preo­cu­pa el afán de crear nue­vos me­ca­nis­mos de aten­ción a víc­ti­mas, co­mo las co­mi­sio­nes de “la ver­dad” o el Plan Na­cio­nal de Re­pa­ra­ción, sin reparar en que ese ca­mino, el de sus­ti­tuir es­truc­tu­ras y nom­bres por me­ro pru­ri­to po­lí­ti­co o ideo­ló­gi­co, ya lo co­no­ce­mos y no lle­va a nin­gu­na par­te. De he­cho, el desa­rro­llo de los fo­ros tam­bién de­mos­tró el har­taz­go y la de­ses­pe­ra­ción de las víc­ti­mas an­te el sin­fín de pro­me­sas he­chas por dis­tin­tas au­to­ri­da­des que no per­mean más allá del día en que se pro­nun­ció el dis­cur­so o la ocu­rren­cia del mo­men­to.

Co­mo re­cor­da­to­rio, en 2011 el Pre­si­den­te Cal­de­rón creó la Pro­cu­ra­du­ría So­cial de Aten­ción a las Víc­ti­mas de De­li­tos (Pro­víc­ti­ma), cu­ya fun­ción era es­truc­tu­rar to­das las ac­cio­nes a fa­vor de las víc­ti­mas, in­clu­yen­do brin­dar aten­ción mé­di­ca, asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca es­pe­cia­li­za­da, orien­ta­ción y ase­so­ría ju­rí­di­ca, así co­mo apo­yo en la bús­que­da de per­so­nas re­por­ta­das co­mo des­apa­re­ci­das. Con la Ley Ge­ne­ral de Víc­ti­mas (2014), Pro­víc­ti­ma se trans­for­mó en la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va de Aten­ción a Víc­ti­mas (CEAV), ór­gano eje­cu­tor del Sis­te­ma Na­cio­nal de Aten­ción a Víc­ti­mas, que se en­car­ga, su­pues­ta­men­te, de brin­dar aten­ción, acom­pa­ña­mien­to, ase­so­ría ju­rí­di­ca y una re­pa­ra­ción in­te­gral a las per­so­nas víc­ti­mas de de­li­tos y vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos.

La reali­dad es que el Sis­te­ma Na­cio­nal de Aten­ción a Víc­ti­mas ac­tual­men­te se en­cuen­tra en con­di­cio­nes de­plo­ra­bles con de­fi­ni­cio­nes am­plias, con­cep­tos va­gos, una bu­ro­cra­cia re­vic­ti­mi­za­do­ra y una fal­ta de re­cur­sos que di­fi­cul­tan la aten­ción y re­pa­ra­ción ade­cua­da de más de 30 mil des­apa­re­ci­dos y mu­chas víc­ti­mas más de tor­tu­ra, de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias, ho­mi­ci­dios y se­cues­tros. Re­sul­ta ilus­tra­ti­vo que el Re­gis­tro Na­cio­nal de Víc­ti­mas tie­ne úni­ca­men­te 19 mil 131 víc­ti­mas ins­cri­tas ac­tual­men­te. Ri­dícu­lo…

La si­tua­ción en los es­ta­dos es aún más pre­ca­ria ya que, has­ta ju­lio de 2018, só­lo 19 en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas con­ta­ban con Co­mi­sio­nes Es­ta­ta­les ins­ta­la­das, de las cua­les úni­ca­men­te 17 cuen­tan con ase­so­res ju­rí­di­cos y só­lo 10 con fon­dos de ayu­da, asis­ten­cia y re­pa­ra­ción in­te­gral. En­tre los es­ta­dos que ca­re­cen de un fon­do es­ta­tal se en­cuen­tran va­rias de las en­ti­da­des más azo­ta­das por la vio­len­cia, co­mo Gue­rre­ro, Na­ya­rit y Ve­ra­cruz. Es más, de las 19 mil 131 víc­ti­mas ins­cri­tas al re­gis­tro, so­la­men­te mil 567 co­rres­pon­den al or­den lo­cal, lo que im­pli­ca que las víc­ti­mas del fue­ro co­mún se en­cuen­tran en el des­am­pa­ro to­tal. Peor aún, los re­cur­sos des­ti­na­dos a las Co­mi­sio­nes de aten­ción a víc­ti­mas, in­clui­da la CEAV, y al Fon­do de Ayu­da, Asis­ten­cia y Re­pa­ra­ción In­te­gral no re­fle­jan de ma­ne­ra al­gu­na el ob­je­ti­vo tan am­bi­cio­so del Sis­te­ma Na­cio­nal de Aten­ción a Víc­ti­mas y, to­da­vía peor, ni si­quie­ra se ejer­ce la to­ta­li­dad de los fon­dos exis­ten­tes.

Es apre­mian­te de­jar de ju­gar po­lí­ti­ca­men­te con las víc­ti­mas y for­ta­le­cer los me­ca­nis­mos di­se­ña­dos pa­ra su de­fen­sa pa­ra que de­jen de ser par­te de una si­mu­la­ción ma­ca­bra. El Go­bierno en­tran­te tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad le­gal y la obli­ga­ción mo­ral de tras­cen­der los fo­ros, las pro­me­sas y los dis­cur­sos, y aten­der ge­nui­na­men­te la cri­sis hu­ma­na que el país ha ve­ni­do acu­mu­lan­do con sin­gu­lar in­di­fe­ren­cia. En es­te ca­so, al me­nos, no ha­brá es­pa­cio pa­ra di­si­mu­lar es­ta do­ble tra­ge­dia: la de las víc­ti­mas y la de la inep­ti­tud pa­ra aten­der­las.

Co­la­bo­ró: Mar­le­ne Her­big, in­ves­ti­ga­do­ra de Cau­sa en Co­mún.

Es apre­mian­te de­jar de ju­gar po­lí­ti­ca­men­te con las víc­ti­mas y for­ta­le­cer los me­ca­nis­mos di­se­ña­dos pa­ra su de­fen­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.