Su­pre­ma­cía Lin­güís­ti­ca

El Informador - - Panorama Internacional - CE­SÁ­REO ESCOBEDO

No es­tá en te­la de jui­cio que vi­vi­mos ro­dea­dos de dis­trac­cio­nes en la era de la tec­no­lo­gía. El mal uso de las re­des so­cia­les y la re­com­po­si­ción de las prio­ri­da­des en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no son po­co re­le­van­tes. Los pen­sa­do­res crí­ti­cos y los in­di­vi­duos ge­nui­nos son más es­ca­sos que nun­ca, lo cual de­no­ta un gra­ve pro­ble­ma.

Es­tas ad­ver­si­da­des y preo­cu­pa­cio­nes ac­tua­les en nues­tra so­cie­dad pue­den ser mi­ti­ga­das por me­dio de nues­tra he­rra­mien­ta más po­de­ro­sa: el len­gua­je. Lo po­de­mos en­ten­der gros­so mo­do, co­mo la ba­se de co­mu­ni­ca­ción pa­ra ex­pre­sar­nos, mol­dear y com­pren­der nues­tro en­torno. A lo lar­go del tiem­po, ha fun­gi­do co­mo la ba­se de la cons­truc­ción de ci­vi­li­za­cio­nes y de cual­quier ac­to hu­mano. Los al­can­ces del mis­mo en nues­tra so­cie­dad ac­tual, sin em­bar­go, me­re­cen un aná­li­sis un po­co más pro­fun­do.

El fi­ló­so­fo aus­tría­co, Lud­wig Witt­gens­tein sos­tu­vo que el len­gua­je de­ter­mi­na nues­tra vi­sión de la reali­dad. El len­gua­je de­ter­mi­na nues­tra vi­sión de la reali­dad por­que es­te con­di­cio­na el mo­do de pen­sar de ca­da in­di­vi­duo. Par­tien­do de la idea de que el len­gua­je es una for­ma de vi­da, hay tan­tos len­gua­jes co­mo for­mas de vi­da. Por me­dio de es­to, po­de­mos com­pren­der que el lí­mi­te del len­gua­je es el lí­mi­te de nues­tro mun­do.

Una vez en­ten­di­dos los al­can­ces del len­gua­je, pa­se­mos a ana­li­zar nues­tro ca­so co­mo me­xi­ca­nos. Hoy, más que nun­ca, re­sul­ta fun­da­men­tal per­se­guir co­no­ci­mien­to por me­dio de li­bros, cla­ses, con­fe­ren­cias, pod­casts y un uso ade­cua­do de las re­des so­cia­les. Nor­mal­men­te, el ni­vel de len­gua­je de un in­di­vi­duo se en­cuen­tra li­ga­do a su gra­do de es­co­la­ri­dad, y co­mo es bien sa­bi­do, la­men­ta­ble­men­te no so­mos un ejem­plo a se­guir en cues­tión edu­ca­ti­va. Úni­ca­men­te un por­cen­ta­je ba­jo de me­xi­ca­nos go­zan del pri­vi­le­gio de la edu­ca­ción su­pe­rior, pe­ro afor­tu­na­da­men­te un sec­tor más am­plio tie­ne ac­ce­so al in­ter­net. Los me­dios pa­ra desa­rro­llar un vo­ca­bu­la­rio só­li­do, sin ser ab­so­lu­tos, son ac­ce­si­bles pa­ra ca­si to­dos.

A lo lar­go de nues­tra his­to­ria, la ma­yo­ría de los cam­bios han si­do in­ci­ta­dos por una éli­te de in­di­vi­duos le­tra­dos mien­tras que el grue­so de la po­bla­ción ha si­do arras­tra­da de ma­ne­ra inevi­ta­ble ha­cia esos cam­bios. Hoy nos en­con­tra­mos en un es­ce­na­rio con po­si­bi­li­da­des di­fe­ren­tes. Al ha­cer un buen uso de las re­des so­cia­les y for­ta­le­cer nues­tro vo­ca­bu­la­rio ca­da in­di­vi­duo tie­ne la po­si­bi­li­dad de in­ci­tar al cam­bio y a la edi­fi­ca­ción.

Sin­te­ti­zan­do, nues­tro len­gua­je de­ter­mi­na los al­can­ces de nues­tra pers­pec­ti­va so­bre la reali­dad y la ca­li­dad de nues­tras vi­das. Vi­vi­mos con­di­cio­na­dos en to­do mo­men­to por el al­can­ce que nues­tros res­pec­ti­vos len­gua­jes tie­nen. El cre­ci­mien­to in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo par­ten del mul­ti­ci­ta­do len­gua­je, de ahí la im­por­tan­cia de for­ta­le­cer­lo día con día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.