“Dis­tri­to sal­va­je”, el la­do hu­mano de la gue­rri­lla

El ac­tor co­lom­biano ha te­ni­do un 2018 bas­tan­te mo­vi­do y ac­tual­men­te lo pue­des ver en Net­flix con es­te dra­ma que pre­sen­ta la vi­da de un gue­rri­lle­ro y su re­in­te­gra­ción so­cial

El Informador - - Portada - CORTESÍA

El ac­tor co­lom­biano Juan Pa­blo Ra­ba ha te­ni­do un 2018 bas­tan­te mo­vi­do. En Net­flix es­tre­nó “Dis­tri­to Sal­va­je”, so­bre un con­tex­to so­cial y po­lí­ti­co tras la fir­ma de la paz en Co­lom­bia. So­bre có­mo se su­mó al pro­yec­to, el ac­tor pla­ti­có vía te­le­fó­ni­ca con es­te me­dio: “Co­no­cí al crea­dor del pro­yec­to, Cris­tian Con­ti, nos co­no­ci­mos en Los Án­ge­les ha­ce tres años y me­dio. Me ha­bló del pro­yec­to, me pareció fas­ci­nan­te, des­de el pri­mer día: pe­ro tam­bién me pareció muy di­fí­cil que al­guien pu­die­ra fi­nan­ciar esa idea. Y si se lo­gra­ba sa­car ade­lan­te te­nía que ser abor­da­do de una for­ma muy se­ria y con los más al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad en la in­dus­tria. Así fue: el re­sul­ta­do fi­nal me tie­ne muy sor­pren­di­do”.

El es­treno de la se­rie coin­ci­de con un mo­men­to his­tó­ri­co en Co­lom­bia, tras la fir­ma de la paz: “Lle­ga en un mo­men­to cla­ve en la his­to­ria de mi país: re­cien­te­men­te se fir­mó el acuer­do de paz para ter­mi­nar un con­flic­to ar­ma­do de me­dio si­glo. Nos ayu­da mu­cho co­mo so­cie­dad po­der con­tar es­ta his­to­ria de un gue­rri­lle­ro, de una per­so­na, de un ser hu­mano. A pe­sar de que la se­rie no abor­da el pro­ble­ma de la gue­rra y el con­flic­to co­mo tal, pe­ro uti­li­za ese mar­co y ha­bla de la vi­da de esa per­so­na, sus si­tua­cio­nes y cir­cuns­tan­cias que lo lle­van a ser quien es y có­mo tra­ta de re­cu­pe­rar su rol den­tro de la so­cie­dad”.

El te­ma de la in­clu­sión y la otre­dad es­tá tam­bién pre­sen­te en Budd­ha, su per­so­na­je den­tro de “Six”, pro­duc­ción de His­tory Chan­nel: “Per­ma­nen­te­men­te ha­bla­mos so­bre apren­der a po­ner­nos en los za­pa­tos de otro. Pe­ro con Budd­ha no es po­ner­nos en sus za­pa­tos, es ayu­dar a que las per­so­nas ca­mi­nen en nues­tros za­pa­tos. Eso es la in­clu­sión, la cons­truc­ción real de puen­tes (ayu­dar a la gen­te a su­bir, a pro­gre­sar y ser miem­bros úti­les de la so­cie­dad)”.

Es­tas te­má­ti­cas coin­ci­den con el gus­to de Juan Pa­blo: “Soy cui­da­do­so al es­co­ger mis pro­yec­tos: tra­to de que sean co­sas que me lle­nen el al­ma. No en to­dos se reúnen to­das las cua­li­da­des; me que­do con una co­sa que me di­jo Ju­liet­te Bi­no­che cuan­do tra­ba­ja­mos en ‘Los 33’: ‘des­pués de mu­chos años de ca­rre­ra en­ten­dí que cuan­do to­mo los pa­pe­les por las ra­zo­nes co­rrec­tas, es cuan­do más apren­do’. Es de­jar­lo fluir, cuan­do acep­ta­mos un pa­pel con el al­ma es cuan­do más apren­de­mos… Es ca­si una te­ra­pia, lle­ga el pro­yec­to y hay al­go que te­nía­mos que apren­der”.

De po­si­bi­li­da­des y re­tos

El aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des del que pue­de ele­gir in­clu­ye pa­pe­les en es­pa­ñol y en inglés, pues el ac­tor ha te­ni­do una ex­po­si­ción ca­da vez ma­yor. So­bre ese in­ter­cam­bio la­bo­ral en­tre cul­tu­ras, Ra­ba afir­mó que es ne­ce­sa­rio: “Te­ne­mos que nu­trir: los dos la­dos del es­pec­tro se nu­tren uno del otro. En La­ti­noa­mé­ri­ca te­ne­mos que apren­der a tra­ba­jar de for­ma es­truc­tu­ra­da, más or­ga­ni­za­da, co­mo se tra­ba­ja en Es­ta­dos Uni­dos. Tam­bién las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses les sir­ve el des­par­pa­jo, la ale­gría, la for­ma de tra­ba­jar que te­ne­mos los la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Creo que por eso hay tan­ta gen­te fil­man­do en Mé­xi­co, en Co­lom­bia: que­dan en­can­ta­dos, a pe­sar de las com­ple­ji­da­des de los paí­ses. Es una for­ma re­fres­can­te de tra­ba­jar, de sa­car ade­lan­te los pro­yec­tos”.

En cuan­to a gé­ne­ro, la cons­tan­te es la ac­ción tan­to en “Dis­tri­to Sal­va­je” co­mo en “Six”, e in­clu­so en cin­tas re­cien­tes co­mo “Pep­per­mint”. Juan Pa­blo Ra­ba di­jo del te­ma: “A mí me gus­ta mu­cho la ac­ción. Soy un ci­clo­mon­ta­ñis­ta apa­sio­na­do, la adre­na­li­na for­ma par­te de mi his­to­ria, de mi día a día. De los 10 a los 20 años es­tu­dié ar­tes mar­cia­les, es­tá pre­sen­te de al­gu­na for­ma. Me sien­to có­mo­do con ese ele­men­to. La ac­ción siem­pre ha si­do par­te de mi vi­da: los pro­duc­to­res lo sa­ben”.

Es­ta cua­li­dad le ha fa­ci­li­ta­do adap­tar­se fí­si­ca­men­te para sus per­so­na­jes: “En el sen­ti­do fí­si­co es sen­ci­llo de al­gu­na for­ma. Un re­to gran­de fue con ‘Los 33’: soy una per­so­na gran­de y me ba­jé has­ta los 75 ki­los, ca­si 20 ki­los por de­ba­jo de mi pe­so (en ‘Six’ es­ta­ba en 95). Ju­gar con eso es in­tere­san­te, pe­ro es un re­to por­que re­quie­re mu­cha dis­ci­pli­na”. Eso sí, la pro­fun­di­dad del per­so­na­je ra­di­ca en su cua­li­dad co­mo his­trión: “Los re­tos de los per­so­na­jes son más emo­cio­na­les, men­ta­les: es tra­tar de en­con­trar la for­ma co­rrec­ta de re­pre­sen­tar­los, de ca­mi­nar, de ha­blar, de ha­cer­los reales”.

En­tre sus múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des co­mo ac­tor, Juan Pa­blo de­ja un es­pa­cio para su fa­mi­lia con Mó­ni­ca Fon­se­ca: “El pro­yec­to más gran­de es fa­mi­liar: na­ció nues­tra pe­que­ña Jo­sep­hi­ne, es­ta­mos en­fo­ca­dos en su crian­za, que su hermanito en­tien­da que ya tie­ne una her­ma­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.