Jó­ve­nes, jó­ve­nes, jó­ve­nes

El Informador - - Ideas - Lau­ra Cas­tro Go­lar­te (lau­ra­cas­[email protected])

Es un te­ma que he ve­ni­do si­guien­do des­de ha­ce años: los jó­ve­nes me­xi­ca­nos. A los pro­ble­mas so­cia­les, psi­co­ló­gi­cos, fa­mi­lia­res, fí­si­cos y fi­sio­ló­gi­cos de los jó­ve­nes en Mé­xi­co, hay que su­mar la fal­ta de opor­tu­ni­da­des, los abu­sos, las ame­na­zas, los ries­gos a los que es­tán ex­pues­tos, la fal­ta de mo­ti­va­ción y de ex­pec­ta­ti­vas en un en­torno in­cier­to y más bien os­cu­ro. Es muy com­ple­jo.

En­ci­ma de to­do, car­gan con las ge­ne­ra­li­za­cio­nes de la sim­ple con­di­ción de ser jo­ven, aquí y en Chi­na, li­te­ral; y se les ha­ce res­pon­sa­bles por no es­tu­diar ni tra­ba­jar. Com­ple­jí­si­mo tam­bién co­mo para na­da más me­dir con ta­bla ra­sa o cor­tar con la mis­ma ti­je­ra. Ha­ce dos me­ses una semana, en es­te mis­mo es­pa­cio, es­cri­bí so­bre el pro­gra­ma“Jó­ve­nes cons­tru­yen­do el fu­tu­ro; una ini­cia­ti­va del to­da­vía Pre­si­den­te elec­to que en lo per­so­nal ce­le­bré, en­tre otras co­sas, por­que ha­bía con­se­gui­do acuer­dos con los em­pre­sa­rios, los lí­de­res de or­ga­nis­mos co­mo Co­par­mex, CCE, Con­ca­na­co, Con­ca­min, quie­nes, unos más que otros, se ha­bían con­ver­ti­do en los prin­ci­pa­les de­trac­to­res de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor des­de ha­cía años, des­de 2006 por lo me­nos. El com­pro­mi­so de sep­tiem­bre pa­sa­do, pos­te­rior a una reunión pre­via con el mis­mo te­ma y pro­pó­si­to, ya era una bue­na no­ti­cia por el cú­mu­lo de coin­ci­den­cias con res­pec­to a la pro­ble­má­ti­ca ju­ve­nil, la que se re­fie­re a sus opor­tu­ni­da­des de es­tu­dio y de tra­ba­jo, bá­si­cas, sin du­da, para re­sol­ver o ate­nuar o ata­jar a las de­más.

Ayer, en una de las pri­me­ras ac­cio­nes del nue­vo Go­bierno fe­de­ral (hoy cum­ple una semana), se fir­mó el pri­mer con­ve­nio con los em­pre­sa­rios para em­pe­zar a ope­rar al pro­gra­ma que tie­ne ob­je­ti­vos pro­fun­dos y de lar­go al­can­ce. El dis­cur­so de la ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría del Tra­ba­jo y Pre­vi­sión So­cial, Lui­sa Ma­ría Al­cal­de Lu­ján, en­car­ga­da pre­ci­sa­men­te de la ope­ra­ción de es­te pro­gra­ma, de­jó asen­ta­do que hay co­no­ci­mien­to de la realidad, de los di­ver­sos pro­ble­mas que afec­tan a los jó­ve­nes y cla­ri­dad con res­pec­to a las so­lu­cio­nes. Me sor­pren­de, muy gra­ta­men­te, el ni­vel de desem­pe­ño de la fun­cio­na­ria, la más jo­ven de to­do el ga­bi­ne­te pre­si­den­cial, y por eso, en gran me­di­da, su co­no­ci­mien­to de una realidad que es­tá aga­rra­da con pin­ci­tas y que hay que me­jo­rar cuan­to an­tes.

Pa­re­cía ocio­so, pe­ro me gus­tó mu­cho y qué bueno que sí lo hi­cie­ron: la lec­tu­ra de la lis­ta de las em­pre­sas fir­man­tes del con­ve­nio. Sor­pren­den­te tam­bién es­cu­char los nom­bres de cier­tas com­pa­ñías, pe­ro qué bueno y aho­ra sí que ni para qué se­guir re­cor­dan­do pos­tu­ras re­cien­tes si lo que mues­tran aho­ra es un ac­to de ge­ne­ro­si­dad, de apues­ta por los jó­ve­nes y por Mé­xi­co, una ac­ti­tud de com­pro­mi­so, de ce­rrar fi­las en torno a es­te país ma­ra­vi­llo­so.

Creo que la di­fe­ren­cia es que en es­te ca­so en par­ti­cu­lar se con­vo­có a los em­pre­sa­rios de otra ma­ne­ra, se les plan­tea­ron al­ter­na­ti­vas y po­si­bi­li­da­des, el pro­yec­to en sí, de una for­ma que no que­da­ba de otra más que de­cir que sí por­que es con­ve­nien­te por don­de se le vea, para to­dos los in­vo­lu­cra­dos; y con ini­cia­ti­vas co­mo es­ta, no­ve­do­sa, in­ge­nio­sa, que lo­gró la con­jun­ción de es­fuer­zos, se­rá po­si­ble pen­sar en una realidad dis­tin­ta para los me­xi­ca­nos, me­jor, sin si­mu­la­cio­nes, sin en­ga­ños, sin pro­me­sas in­cum­pli­das.

Es alen­ta­dor, y só­lo es­pe­ro que así si­ga y se cum­pla co­mo es­tá di­se­ña­do y pen­sa­do, que en­tre las pri­me­ras ac­cio­nes de Go­bierno se con­si­de­re a los jó­ve­nes y quie­ro re­pe­tir aquí una fra­se de una ló­gi­ca muy cer­ca­na a una pe­ro­gru­lla­da pe­ro que si no se di­ce con to­das sus le­tras pue­de pa­sar inad­ver­ti­da: “Lo que no con­quis­ta a los jó­ve­nes no tie­ne fu­tu­ro”. La di­jo el Dr. Juan Real Le­dez­ma en la pre­sen­ta­ción del li­bro Uto­pía y ac­ción de Fray An­to­nio Al­cal­de cu­ya edi­ción coor­di­nó. Así que ha­bría que pen­sar en pro­gra­mas co­mo es­te para que, co­mo di­jo la se­cre­ta­ria Al­cal­de, el fu­tu­ro sea eso, fu­tu­ro.

Res­ca­to aquí una par­te del dis­cur­so don­de la fun­cio­na­ria ex­pre­sa los al­can­ces del pro­gra­ma, lue­go de de­cir que si le pi­die­ran re­su­mir el ob­je­ti­vo en una sola pa­la­bra, “se­ría in­clu­sión”:

“In­cluir a los jó­ve­nes del cam­po para que no se vean obli­ga­dos a aban­do­nar su tie­rra en bus­ca de una vi­da me­jor; in­cluir a los jó­ve­nes de las re­gio­nes en las que se ha que­bra­do el te­ji­do so­cial para que no cai­gan en el círcu­lo de la vio­len­cia que tan­to do­lor ha cau­sa­do en nues­tro país; in­cluir a las mu­je­res jó­ve­nes para ce­rrar las bre­chas de ocu­pa­ción y de in­gre­so, de­sigual­da­des que son inad­mi­si­bles que pre­va­lez­can en pleno si­glo XXI; in­cluir a jó­ve­nes pro­fe­sio­nis­tas que por más que se han es­me­ra­do en su for­ma­ción edu­ca­ti­va no han lo­gra­do en­con­trar tra­ba­jo por­que les di­cen que les fal­ta ex­pe­rien­cia la­bo­ral […]”.

Só­lo en es­te pá­rra­fo es­tá ex­pre­sa­da la pro­ble­má­ti­ca de los jó­ve­nes y, por lo mis­mo, con la cer­te­za de que hay co­no­ci­mien­to, es po­si­ble pen­sar en que las so­lu­cio­nes, sin si­mu­la­cio­nes ni ma­qui­lla­jes, da­rán re­sul­ta­dos pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.