Qué hu­bie­ra pa­sa­do si…

El Informador - - Ideas - Mar­tín Casillas de Al­ba (mal­[email protected])

Lo que di­ce T.S. Eliot en Burnt Nor­ton, el pri­me­ro de sus Cua­tro cuar­te­tos, es cier­to: To­do tiem­po es irre­di­mi­ble. Lo que pu­do ha­ber si­do es una abs­trac­ción y si­gue sien­do una per­pe­tua po­si­bi­li­dad só­lo en el mundo de las es­pe­cu­la­cio­nes. Lo que pu­do ha­ber si­do y lo que ha si­do tien­den a un so­lo fin, pre­sen­te siem­pre. (I, 5-10)

Sí, el tiem­po ‘irre­di­mi­ble’, no se pue­de li­brar, ni elu­dir y lo ‘que pu­do ha­ber si­do’ —co­mo di­ce Eliot— si­gue sien­do una po­si­bi­li­dad aun­que per­te­ne­ce al mundo de las es­pe­cu­la­cio­nes co­mo esas que ima­gino cuan­do sal­go a ca­mi­nar por el bos­que de Tlal­pan y de pron­to me pre­gun­to qué hu­bie­ra pa­sa­do si en lu­gar de ha­ber re­cha­za­do el ran­cho de mi pa­dre, cer­ca de Ate­qui­za, con to­do y sus cin­cuen­ta hec­tá­reas de rie­go y, en un tiem­po, las va­cas Jer­sey, con lo que nos man­tu­vo des­de que lle­ga­mos a Gua­da­la­ja­ra en 1952, has­ta el fin de su vi­da en 1974, di­go, qué hu­bie­ra pa­sa­do si me hu­bie­ra gus­ta­do y le hu­bie­ra pro­pues­to ha­cer­me car­go y, al mis­mo tiem­po, es­tu­diar Le­tras en la UDG, en lu­gar de In­ge­nie­ría Quí­mi­ca para que, al ter­mi­nar, me hu­bie­ra ido a vi­vir al ran­cho en una ca­sa di­se­ña­da por An­drés mi her­mano, ro­dea­do de los cam­pos de al­fal­fa —ver­de que te quie­ro ver­de—, para aten­der­lo por las ma­ña­nas y, por las tar­des, po­ner­me a leer en la bi­blio­te­ca, apun­tan­do en esas tar­je­tas ra­ya­das de 3x5 pul­ga­das los da­tos re­le­van­tes: las ci­tas, las re­fe­ren­cias y los pen­sa­mien­tos que van sur­gien­do de la lec­tu­ra, so­bre to­do, si lo co­nec­ta­ra con otras co­sas: con las cua­tro es­ta­cio­nes del año o las de Vi­val­di o las ‘at­mos­fé­ri­cas’ de Juan Pa­lo­mar Verea.

En­ton­ces, to­do hu­bie­se si­do de otra ma­ne­ra, co­mo lo ima­gino cuan­do ca­mino por el bos­que de Tlal­pan en­tre sus ár­bo­les y una que otra bu­gan­vi­lia co­lor ma­gen­ta que tan­to me gus­ta.

Ago­ta­do ese guion, si­go con el qué hu­bie­ra pa­sa­do si en lu­gar de ha­ber­me ido a Ale­ma­nia ca­sa­do, me hu­bie­ra ido a Cam­brid­ge sol­te­ro, para ha­cer es­tu­dios de pos­gra­do en le­tras in­gle­sas y no en ma­te­má­ti­cas apli­ca­das, co­mo lo hi­ce en Frei­burg para des­cu­brir a los isa­be­li­nos, me­jo­rar mi pro­nun­cia­ción —y que no sea tan ran­che­ra, co­mo la que ten­go— y, en­tra­do en el qué hu­bie­ra pa­sa­do si, por una de esas co­sas del azar, me hu­bie­ra ido un ve­rano a Se­vi­lla —tan cer­ca y tan le­jos de Gua­da­la­ja­ra—, apren­der ára­be y re­co­no­cer las hue­llas que de­ja­ron du­ran­te los ocho si­glos que ha­bi­ta­ron por esos rum­bos para en­ten­der me­jor su ar­qui­tec­tu­ra y los jar­di­nes de la Al­ham­bra, ade­más de es­cu­dri­ñar los es­cri­tos de Cide Ha­me­te Be­nen­ge­li y de pa­sa­da, es­tu­diar las obras de Juan Ruiz de Alar­cón: La ver­dad sos­pe­cho­sa y El exa­men de ma­ri­dos que me ha ser­vi­do de ins­pi­ra­ción para un nue­vo li­bro que pre­pa­ro a par­tir del men­sa­je que le de­jó su pa­dre a do­ña Inés en don­de le de­cía que “an­tes que te ca­ses, mi­ra bien lo que ha­ces” y, con eso...

¡Ay, ca­ray!, ya me fui por la tangente co­mo otras ve­ces, co­mo si pa­de­cie­ra el ‘sín­dro­me de Che­lo Acos­ta’ eva­dien­do el te­ma prin­ci­pal que tie­ne que ver con lo que pu­do ha­ber si­do, aun­que no sean más que es­pe­cu­la­cio­nes, co­mo di­ce Eliot, so­bre to­do, por­que ‘es­ta­mos he­chos de la mis­ma ma­te­ria que los sue­ños’ y, por eso, lo que pu­do ha­ber si­do y lo que ha si­do, ‘tien­den a un so­lo fin’.

En­ton­ces... sal­go al ran­cho por la ma­ña­na para ob­ser­var el cam­po en ge­ne­ral, el ni­vel de la tie­rra, el agua de rie­go en las par­ce­las, mien­tras dis­cu­to con el ad­mi­nis­tra­dor si con­vie­ne que la co­se­cha del año que en­tra sea me­jor de ce­ba­da y así, de pron­to, me doy cuen­ta que aque­llo que pu­do ha­ber pa­sa­do, co­mo lo pue­den ver, es­tá pre­sen­te, sin im­por­tar que sea es­pe­cu­la­ción, sue­ño o ilu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.