* Sin fa­vo­ri­tos

El Informador - - Deportes - JAI­ME GAR­CÍA ELÍAS

Para mu­chos ob­ser­va­do­res —ana­lis­tas pro­fe­sio­na­les o sim­ples afi­cio­na­dos—, uno de los me­jo­res es­ce­na­rios ima­gi­na­bles de la “Li­gui­lla” en cur­so, era, a prio­ri, la po­si­bi­li­dad de que Cruz Azul y Amé­ri­ca fue­ran los pro­ta­go­nis­tas de las batallas de­ci­si­vas…

Hoy, la realidad de los re­sul­ta­dos ha dis­pues­to un es­ce­na­rio me­jor aún: la in­cer­ti­dum­bre.

Ya es un lu­gar co­mún se­ña­lar que “en el fut­bol me­xi­cano, cual­quie­ra le ga­na a cual­quie­ra”. Lo que al­gu­nas ve­ces fue ca­li­fi­ca­do co­mo un de­fec­to (“por la me­dio­cri­dad de los equi­pos par­ti­ci­pan­tes en el cam­peo­na­to”, se de­cía), lue­go co­men­zó a ser in­ter­pre­ta­do co­mo una vir­tud, por el equi­li­brio de fuer­zas que de­no­ta­ba.

De he­cho, hu­bo con­sen­so en que, sin re­ga­tear elo­gios a las fi­gu­ras de los gran­des pro­ta­go­nis­tas de la Li­ga es­pa­ño­la o de la Bun­des­li­ga, don­de uno o dos equi­pos par­ten el que­so y los de­más se li­mi­tan a fun­gir co­mo re­lleno del pas­tel, es pre­fe­ri­ble un cam­peo­na­to co­mo el me­xi­cano, en el que na­die pue­de te­ner, de an­te­mano —ni si­quie­ra en la ins­tan­cia de la “Li­gui­lla” de­ci­si­va—, la se­gu­ri­dad de quién va a ser cam­peón.

Los par­ti­dos de ida de la fa­se de Se­mi­fi­na­les, pu­sie­ron sig­nos de in­te­rro­ga­ción a las pre­vi­sio­nes de los ex­per­tos… y a las “la­ti­das” de la ma­yo­ría de los afi­cio­na­dos.

Que el Monterrey, el miér­co­les, ju­ga­ra su me­jor par­ti­do del cam­peo­na­to, y el Cruz Azul, en cam­bio, tu­vie­ra en el arran­que del par­ti­do 15 mi­nu­tos “in­dig­nos” —co­mo los ca­li­fi­có su téc­ni­co, Pe­dro Cai­xin­ha—, no sig­ni­fi­ca que uno y otro va­yan a vol­ver, hoy, a sus ni­ve­les an­te­rio­res... ni ga­ran­ti­za, por tan­to, que los “Ce­men­te­ros” va­yan a apli­car a la his­to­ria “la ley de la tor­ti­lla”.

Al con­tra­rio: la po­si­bi­li­dad de que el Monterrey ha­ga un gol en el Az­te­ca y obli­gue al Cruz Azul a ano­tar tres para le­van­tar­se de la lo­na, in­cor­po­ra un es­ti­ma­ble in­gre­dien­te adi­cio­nal al par­ti­do: el mor­bo.

Para el par­ti­do de ma­ña­na, el an­te­ce­den­te del em­pa­te en el de Ida, con Mar­che­sín y Sal­dí­var co­mo las fi­gu­ras de sus res­pec­ti­vos equi­pos, de­ja el bo­le­to para la Fi­nal que se dispu­tarán Amé­ri­ca y “Pu­mas” —sin per­jui­cio de la su­pues­ta ven­ta­ja del pri­me­ro por cuan­to se­rá lo­cal— en ca­li­dad de “vo­la­do”.

La mo­ra­le­ja de la his­to­ria cae por su pro­pio pe­so: sa­ber de an­te­mano quién va a ga­nar, va­le para una pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond… No así para el fut­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.