Guar­dia Na­cio­nal: ¿per­di­mos com­pa­dre?

El Informador - - Ideas - Diego Pe­ter­sen Fa­rah (diego.pe­ter­[email protected])

Los se­cre­ta­rios de Se­gu­ri­dad, De­fen­sa y Ma­ri­na fue­ron a la con­sul­ta de la Cá­ma­ra de Dipu­tados a pe­dir que se mo­di­fi­ca­ra el dic­ta­men de la ley de se­gu­ri­dad pú­bli­ca pa­ra que el man­do de la nue­va Guar­da Na­cio­nal sea ci­vil y no mi­li­tar. La po­si­ción de los se­cre­ta­rios sor­pren­dió a to­dos, y abrió la puer­ta a la apro­ba­ción de es­ta nue­va ins­ti­tu­ción de se­gu­ri­dad.

Hay tres po­si­bi­li­da­des de ex­pli­ca­ción en es­te cam­bio de rum­bo: La pri­me­ra es que el Go­bierno ha­ya es­cu­cha­do las crí­ti­cas de la so­cie­dad ci­vil y de los go­ber­na­do­res y por ello ha­ya cam­bia­do de opi- nión. Sin mi­ni­mi­zar la im­por­tan­cia de los ar­gu­men­tos que die­ron ac­ti­vis­tas, aca­dé­mi­cos y go­ber­na­do­res, esa no sue­le ser una ra­zón por la cual Ló­pez Obra­dor cam­bie una de­ci­sión. Lo ha di­cho con to­das sus letras: des­con­fía pro­fun­da­men­te de eso que lla­man so­cie­dad ci­vil y su vi­sión de la re­pú­bli­ca no es fe­de­ra­lis­ta sino cen­tra­lis­ta.

La se­gun­da es que des­pués de mu­cho in­ten­tar con­ven­cer (léa­se com­prar) los vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra lo­grar las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les se ha­yan da­do cuen­ta que no les sa­lían las cuen­tas, que in­clu­so es­ta­ba per­dien­do al­gu­nos de los que con­si­de­ra­ban se­gu­ros en el PES y aún en Mo­re­na don­de Ta­tia­na Clout­hier en­ca­be­zó un mo­vi­mien­to en con­tra de la Guar­dia Na­cio­nal mi­li­ta­ri­za­da.

La ter­ce­ra es que ha­ya si­do una de esas ju­ga­das po­lí­ti­cas de tres ban­das de Ló­pez Obra­dor, que nun­ca ha­ya que­ri­do la Guar­dia ba­jo el man­do mi­li­tar pe­ro que era ne­ce­sa­rio plan­tear­la así pa­ra que­dar­se con los ele­men­tos cas­tren­ses, que ha­ya he­cho la finta de es­tar con ellos pa­ra al fi­nal de­cir­les al más pu­ro es­ti­lo de Ruiz Cor­ti­nes, “per­di­mos com­pa­dre”. No hay que per­der de vis­ta que an­tes de to­mar la de­ci­sión de po­ner a la Guar­dia Na­cio­nal en ma­nos ci­vi­les el Pre­si­den­te les dio a los mi­li­ta­res la cons­truc­ción del ae­ro­puer­to de San­ta Lu­cía y apro­bó un pro­yec­to de ur­ba­ni­za­ción del Cam­po Mi­li­tar F1 en San­ta Fe, con el que siem­pre ha­bían es­ta­do en con­tra y del que la go­ber­na­do­ra de la Ciu­dad de Mé­xi­co, Clau­dia Shein­baum, pre­fi­rió no opi­nar. Así, el Pre­si­den­te lle­vó a las fuer­zas ar­ma­das a un pun­to en que no apo­yar a la Guar­dia Na­cio­nal, aho­ra con man­do ci­vil, no so­lo te­nía un al­to cos­to en la opi­nión pú­bli­ca sino un al­to im­pac­to eco­nó­mi­co.

Ha­ya si­do por la fuerza de la so­cie­dad ci­vil y la fé­rrea po­si­ción de los go­ber­na­do­res, por el buen tra­ba­jo de los le­gis­la­do­res de opo­si­ción y la con­gruen­cia de al­gu­nos de los dipu­tados y se­na­do­res de Mo­re­na que tie­nen voz pro­pia, por una ju­ga­da po­lí­ti­ca ma­gis­tral de Ló­pez Obra­dor o una mez­cla de to­do, lo cier­to es que, to­do pa­re­ce in­di­car que ten­dre­mos una Guar­dia Na­cio­nal con man­do ci­vil y que és­ta no in­ter­ven­drá uni­la­te­ral­men­te en es­ta­dos y mu­ni­ci­pios co­mo se ha­bía plan­tea­do en el pro­yec­to de ley.

Hai­ga si­do co­mo hai­ga si­do, en­ho­ra­bue­na.

No hay que per­der de vis­ta que an­tes de to­mar la de­ci­sión de po­ner a la Guar­dia Na­cio­nal en ma­nos ci­vi­les el Pre­si­den­te les dio a los mi­li­ta­res la cons­truc­ción del ae­ro­puer­to de San­ta Lu­cía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.