La im­pro­vi­sa­ción de An­drés

El Informador - - Ideas - Ray­mun­do Ri­va Pa­la­cio rri­va­pa­la­[email protected]­cen­tral.com.mx / twit­ter: @ri­va­pa

En Tla­pa, en la Sie­rra de Gue­rre­ro, el Pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ex­pli­có que se de­ci­dió por ir al com­ba­te fron­tal con­tra el huachicoleo por­que “me col­ma­ron el pla­to”. El 7 de di­ciem­bre an­ti­ci­pó en su com­pa­re­cen­cia mañanera que pre­sen­ta­ría un plan con­tra el huachicoleo, en­mar­ca­do en el or­den le­gal, con san­cio­nes más se­ve­ras con­tra los cri­mi­na­les. Vein­te días des­pués anun­ció el plan, que te­nía co­mo eje aca­bar con la co­rrup­ción en Pemex por­que des­de ahí, di­jo, se ma­ne­ja­ba el ro­bo de duc­tos. Nun­ca ha­bló de vi­gi­lar los duc­tos, sino de las ins­ta­la­cio­nes es­tra­té­gi­cas de Pemex, ni tam­po­co men­cio­nó na­da sobre el abas­te­ci­mien­to de com­bus­ti­ble. Hoy en día son es­tos dos fac­to­res, no los que in­for­mó, a los que ad­ju­di­ca la cri­sis de abas­te­ci­mien­to, lo que mues­tra la im­pro­vi­sa­ción pre­si­den­cial. Su diag­nós­ti­co era correcto, su pla­ni­fi­ca­ción fa­lli­da y su eje­cu­ción desas­tro­sa.

Pa­ra en­ten­der la di­men­sión de la im­pro­vi­sa­ción en la que in­cu­rrió el pre­si­den­te, se pue­den uti­li­zar co­mo ejem­plo los in­ten­tos por li­qui­dar el or­ga­nis­mo Luz y Fuerza del Cen­tro. El pri­mer Go­bierno que la pre­pa­ró fue el de Car­los Sa­li­nas, cu­yo equi­po tra­ba­jó du­ran­te seis me­ses en la planeación in­te­gral don­de la to­ma del or­ga­nis­mo no era lo más ries­go­so, sino que se pro­du­je­ran sa­bo­ta­jes o fa­llas en el su­mi­nis­tro. La de­ci­sión de ex­tin­guir­la no al­can­zó a dar­se por la irrup­ción del EZLN el 1 de enero de 1994, con lo que se can­ce­ló de­fi­ni­ti­va­men­te la ope­ra­ción.

La se­gun­da oca­sión que se pen­só en su li­qui­da­ción fue en 1999. El pre­si­den­te Er­nes­to Ze­di­llo le pi­dió al se­cre­ta­rio de Ener­gía, Luis Téllez, que la pla­nea­ra. Téllez ar­mó un cuar­to de gue­rra que co­men­zó a tra­ba­jar sobre los pla­nos ori­gi­na­les ela­bo­ra­dos en el Go­bierno de Sa­li­nas, lo que les aho­rró tiempo. Aún así, tra­ba­ja­ron dos me­ses y tras­la­da­ron dos mil téc­ni­cos elec­tri­cis­tas de to­do el país que acam­pa­ron en tien­das de cam­pa­ña en el Bos­que de Cha­pul­te­pec, cer­ca de don­de se en­cuen­tra la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad. Se di­se­ñó un plan ope­ra­ti­vo y la no­che en que se rea­li­za­ría la to­ma de Luz y Fuerza, con ac­cio­nes coor­di­na­das de la Po­li­cía Fe­de­ral Pre­ven­ti­va y el Ejér­ci­to, pa­ra evi­tar no só­lo in­te­rrup­cio­nes en el servicio eléc­tri­co sino, sobre to­do, que no afec­ta­ra el su­mi­nis­tro de agua del Cut­za­ma­la. Me­dia ho­ra an­tes de que ini­cia­ra la ope­ra­ción, Ze­di­llo abor­tó el plan.

Pasó una dé­ca­da an­tes de que el pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón to­ma­ra la de­ci­sión de li­qui­dar Luz y Fuerza. Se tra­ba­jó du­ran­te ca­si un año, en bue­na me­di­da por­que el cen­tro de con­trol de las ope­ra­cio­nes te­nía tec­no­lo­gía ob­so­le­ta, por lo que tu­vie­ron que re­clu­tar in­ge­nie­ros elec­tri­cis­tas ju­bi­la­dos y en­viar­los a In­gla­te­rra pa­ra que du­ran­te seis me­ses se fa­mi­lia­ri­za­ran con ese ti­po de tec­no­lo­gía. Mien­tras tan­to, la Po­li­cía Fe­de­ral in­fil­tró al sin­di­ca­to de Luz y Fuerza pa­ra re­ca­bar in­for­ma­ción de in­te­li­gen­cia y pre­pa­ró un plan de to­ma si­mul­tá­nea de cer­ca de 300 ins­ta­la­cio­nes es­tra­té­gi­cas.

Se es­co­gió co­mo Día D la tar­de del 10 de oc­tu­bre de 2009, a la mis­ma ho­ra en que Mé­xi­co se ju­ga­ba su pa­se a la fi­nal del Mun­dial de Su­dá­fri­ca an­te El Sal­va­dor, pa­ra lo cual com­pra­ron cien­tos de bo­le­tos y a tra­vés de los in­fil­tra­dos los re­par­tie­ron en­tre los sin­di­ca­li­za­dos. La aler­ta na­cio­nal a los cuer­pos de se­gu­ri­dad im­pi­dió, por ejem­plo, que ex­plo­ta­ra una bom­ba que sim­pa­ti­zan­tes del sin­di­ca­to co­lo­ca­ron en la pre­sa “Abe­lar­do L. Ro­drí­guez” en Ti­jua­na. La ope­ra­ción fue im­pe­ca­ble.

En nin­guno de los tres ca­sos hu­bo im­pro­vi­sa­ción. Sa­li­nas no tu­vo un arre­ba­to y abrió un flan­co in­ne­ce­sa­rio an­te el le­van­ta­mien­to del EZLN. Ze­di­llo no se sin­tió có­mo­do con una ope­ra­ción de tal en­ver­ga­du­ra al fi­nal de su se­xe­nio. Cal­de­rón lo hi­zo a la mi­tad, tras años de aná­li­sis sobre los be­ne­fi­cios de esa li­qui­da­ción. Ló­pez Obra­dor tar­dó me­nos de 20 días en lan­zar esa gran ope­ra­ción con­tra el ro­bo de hi­dro­car­bu­ros. No in­for­mó a nin­gún Go­bierno es­ta­tal, por lo que no bus­có su apo­yo. No uti­li­zó a la Po­li­cía Fe­de­ral, y se re­car­gó en el Ejér­ci­to y la Ma­ri­na pa­ra vi­gi­lar las ins­ta­la­cio­nes de Pemex.

No hi­zo uso de in­for­ma­ción de in­te­li­gen­cia pa­ra atra­par a los jefes del huachicoleo, que si­guen li­bres co­mo cien­tos de per­so­nas que de­lin­quen dia­ria­men­te. Por ejem­plo, el 27 de di­ciem­bre el en­car­ga­do del des­pa­cho de la PGR, Ale­jan­dro Gertz Ma­ne­ro, di­jo que quie­nes ma­ne­ja­ban el con­trol de los duc­tos des­de Pemex, eran quie­nes per­mi­tían que ese ro­bo se lle­va­ra a ca­bo, pe­ro has­ta aho­ra no hay nin­gún fun­cio­na­rio de Pemex de­te­ni­do, lo que su­gie­re que ac­tua­ron sin te­ner­los iden­ti­fi­ca­dos.

El Pre­si­den­te su­gi­rió que el én­fa­sis del com­ba­te se­ría el ro­bo de pi­pas, por­que la or­de­ña de duc­tos era só­lo una “cor­ti­na de hu­mo”, que hoy ya no lo es. Ha di­cho que se ha re­du­ci­do de 800 a 100 el ro­bo dia­rio de pi­pas de ga­so­li­na, pe­ro el des­abas­to ex­plo­tó. El di­rec­tor de Pemex, Oc­ta­vio Ro­me­ro Oro­pe­za y la se­cre­ta­ria de Ener­gía, Ro­cío Nahle, ad­ju­di­can al com­ba­te con­tra el huachicoleo la cri­sis de abas­to, que ayer Ló­pez Obra­dor vol­vió a se­ña­lar­lo co­mo jus­ti­fi­ca­ción de la es­ca­sez de ga­so­li­na. Só­lo ocul­ta las deficiencias de su Go­bierno, don­de lo más gra­ve de sus im­pro­vi­sa­cio­nes fue el ol­vi­do de la es­tra­te­gia del su­mi­nis­tro, que me­tió a su Go­bierno en una cri­sis de des­abas­to que ya le pe­gó a la eco­no­mía y que, una vez más, sub­ra­yó el ca­rác­ter ocu­rren­te con el que ini­ció el se­xe­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.