El cos­to de la ho­nes­ti­dad

El Informador - - Ideas -

Los hua­chi­co­le­ros aho­ra per­fo­ran los duc­tos no pa­ra or­de­ñar­los sino pa­ra pro­lon­gar el des­abas­to y obli­gar a la opi­nión pú­bli­ca a pre­sio­nar al Go­bierno pa­ra que sus­pen­da el ope­ra­ti­vo en su con­tra. Un jue­go de ven­ci­das en­tre cri­mi­na­les y au­to­ri­da­des, en el que los de­lin­cuen­tes pre­ten­den to­mar co­mo rehén a los ciu­da­da­nos y su ma­les­tar. To­dos des­po­tri­ca­mos en con­tra de la co­rrup­ción y ese re­cla­mo es uno de los fac­to­res que lle­va­ron a Ló­pez Obra­dor a la pre­si­den­cia. La pre­gun­ta aho­ra es si es­ta­mos dis­pues­tos a pa­sar por las in­co­mo­di­da­des que im­pli­ca lim­piar la ca­sa, sobre to­do cuan­do des­cu­bri­mos que esa lim­pie­za exi­ge le­van­tar el pi­so y cam­biar el dre­na­je. La res­pues­ta has­ta aho­ra es con­mo­ve­do­ra y re­ve­la la en­te­re­za de la ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos. Se­gún una en­cues­ta del dia­rio Re­fo­ma (que na­die po­dría acu­sar de lo­pe­zo­bra­do­ris­ta) a la pre­gun­ta: ¿Pa­ra us­ted qué es pre­fe­ri­ble, aca­bar con el ro­bo de com­bus­ti­ble a Pemex aun­que no ha­ya ga­so­li­na por un tiempo o ga­ran­ti­zar el abas­to de ga­so­li­na, aun­que ha­ya ro­bo de com­bus­ti­ble a Pemex?, 73% op­tó por lo pri­me­ro y 18% por lo se­gun­do. En­cues­tas de otros me­dios de co­mu­ni­ca­ción arro­jan tam­bién una abru­ma­do­ra apro­ba­ción.

No obs­tan­te, la mo­les­tia que es­tá pro­vo­can­do el des­abas­to pon­drá a prue­ba ese apo­yo. Pri­me­ro, por­que ese 18% de crí­ti­cos se­gu­ra­men­te au­men­ta­rá ca­da día que se pro­lon­gue la es­ca­sez y re­sul­te afec­ta­da de ma­ne­ra de­ci­si­va la vi­da co­ti­dia­na de los ciu­da­da­nos.

Se­gun­do, por­que in­va­ria­ble­men­te una mi­no­ría que re­prue­ba ge­ne­ra ex­pre­sio­nes más in­ten­sas e im­pac­tan­tes que una ma­yo­ría que aprue­ba. El fe­nó­meno de la vi­ra­li­dad de los men­sa­jes de odio en las re­des ha si­do muy do­cu­men­ta­do; la pre­sión que ejer­cen sobre la via­li­dad cien au­tos en do­ble lí­nea ha­cien­do co­la en una ga­so­li­ne­ra es in­men­sa, aun­que mi­les de otros au­tos cir­cu­len por un ter­cer ca­rril.

Ter­ce­ro, por­que la es­ca­sez de ga­so­li­na tie­ne efec­tos mul­ti­pli­ca­do­res sobre otras áreas de la vi­da que qui­zá mu­chos de los que apo­yan la me­di­da no ha­bían con­si­de­ra­do y no es­tán dis­pues­tos a sa­cri­fi­car: des­abas­to de otros pro­duc­tos, sus­pen­sión de cla­ses, co­lap­so del trans­por­te pú­bli­co, etc.. Por no ha­blar del im­pac­to de los es­pe­cu­la­do­res que in­ten­tan me­drar con la cri­sis.

Y cuar­to, por­que la oca­sión es­tá sien­do apro­ve­cha­da por los ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos de Ló­pez Obra­dor, pa­ra pro­vo­car un es­ta­lli­do de im­po­pu­la­ri­dad: gru­pos de “ciu­da­da­nos” que ejer­cen blo­queos en pro­tes­ta por la fal­ta de com­bus­ti­ble, pro­vo­can­do el caos vial; ame­na­za de des­abas­to de ar­tícu­los de pri­me­ra ne­ce­si­dad.

En su­ma, los hua­chi­co­le­ros po­drían te­ner éxi­to si lo­gran se­guir sa­bo­tean­do a los duc­tos has­ta in­ver­tir la res­pues­ta a la pre­gun­ta del Re- for­ma y con­se­guir que la ma­yo­ría pre­fie­ra te­ner ga­so­li­na a pe­sar de que se si­ga ro­ban­do a Pemex. Al Go­bierno le re­sul­ta­rá muy difícil man­te­ner el ope­ra­ti­vo si am­plios círcu­los de la po­bla­ción pa­san a una re­sis­ten­cia ac­ti­va.

Pa­ra las au­to­ri­da­des se tra­ta pues de un asun­to de efi­ca­cia lo­gís­ti­ca en una ca­rre­ra con­tra el tiempo. De­ben res­ta­ble­cer en po­cos días los ni­ve­les acep­ta­bles de su­mi­nis­tro pa­ra que las mo­les­tias sean sim­ple­men­te eso, mo­les­tias y no una al­te­ra­ción ra­di­cal de la vi­da dia­ria de tan­tos me­xi­ca­nos. Eso im­pli­ca ga­nar la ba­ta­lla in­me­dia­ta con­tra los hua­chi­co­le­ros y evi­tar la per­fo­ra­ción y el sa­bo­ta­je.

Pe­ro in­clu­so si lo­gra el res­ta­ble­ci­mien­to del abas­to de com­bus­ti­bles pa­ra fi­nes de la pró­xi­ma se­ma­na, co­mo ha pro­me­ti­do, res­ta aún de­mos­trar que el sa­cri­fi­cio no ha si­do en vano. Tan­to los que es­tán dis­pues­tos a so­por­tar las mo­les­tias co­mo aque­llos que las re­pu­dian, to­dos las ha­brán ex­pe­ri­men­ta­do y es­pe­ra­rán al­go a cam­bio: el fin de la co­rrup­ción en Pemex. En reali­dad esa es la ba­ta­lla de fon­do. De na­da ha­brá va­li­do to­do es­te des­ga­te si no que­da­mos con­ven­ci­dos de que el hua­chi­col es­tá he­ri­do de muer­te y la lim­pie­za ra­di­cal de Pemex ha co­men­za­do. En tal ca­so, ha­brá ra­zo­nes pa­ra pen­sar que es­tá en mar­cha un ver­da­de­ro pro­ce­so de cam­bio en el país.

Más allá de las fo­bias y fi­lias que ins­pi­ra An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en­tre los ciu­da­da­nos, ha­bría que re­co­no­cer que los da­tos du­ros de las pri­me­ras seis se­ma­nas del nue­vo Go­bierno han si­do alen­ta­do­res. Le­jos de las ca­tás­tro­fes fi­nan­cie­ras que sus de­trac­to­res ha­bían an­ti­ci­pa­do, el pe­so es­tá con­tro­la­do y li­ge­ra­men­te a la ba­ja, los pro­nós­ti­cos de cre­ci­mien­tos son al me­nos si­mi­la­res a los del año pa­sa­do, no exis­tió la te­mi­da fu­ga de ca­pi­ta­les y el INE­GI aca­ba de anun­ciar que el ín­di­ce de con­fian­za del con­su­mi­dor es el me­jor en los úl­ti­mos do­ce años. El op­ti­mis­mo que re­fle­ja es­te úl­ti­mo in­di­ca­dor se­gu­ra­men­te tie­ne que ver con los mi­llo­nes de me­xi­ca­nos, sobre to­do an­cia­nos y jó­ve­nes, que mi­ran con es­pe­ran­za la in­mi­nen­te apli­ca­ción de los pro­gra­mas de ayu­da en me­tá­li­co.

El he­cho es que, pe­se a to­do, hay es­pe­ran­za en­tre los ciu­da­da­nos y be­ne­fi­cio de la du­da en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. To­do es­to es­tá en jue­go en es­ta pri­me­ra gran con­fron­ta­ción en­tre el cri­men or­ga­ni­za­do y el Go­bierno. De­pen­de­rá des­de lue­go de que la ad­mi­nis­tra­ción ha­ga su par­te, pe­ro me te­mo que el fac­tor de­ci­si­vo se­rá el ciu­da­dano y su vo­lun­tad pa­ra ata­car, de una vez por to­das, el cán­cer de la co­rrup­ción. Y aquí no hay me­dias tin­tas. Po­de­mos cues­tio­nar el des­abas­to y exi­gir al Go­bierno una es­tra­te­gia más efi­caz pa­ra sub­sa­nar­lo, pe­ro no nos con­fun­da­mos ni ter­mi­ne­mos ha­cien­do el jue­go al cri­men or­ga­ni­za­do. Por el con­tra­rio, ha­brá que pre­sio­nar pa­ra ase­gu­rar­nos de que to­do es­to cul­mi­ne con una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción de Pemex.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.