- Pe­sa­di­lla

El Informador - - Panorama Local - JAI­ME GARCÍA ELÍAS

Chis­te (ma­lo) de tem­po­ra­da:

El ti­po ases­ta­ba al ni­ño ro­tun­dos mar­ti­lla­zos en la ca­be­za. –¿Qué ha­ces, bár­ba­ro? –le pre­gun­tó un cu­rio­so. –Le ma­to los pio­jos ...

-IIEN esas es­ta­mos. (Me­jor di­cho: en esas se­gui­mos…). El fin de se­ma­na fue una au­tén­ti­ca pe­sa­di­lla pa­ra mi­les de ha­bi­tan­tes de es­ta “Tie­rra de Dios y de Ma­ría San­tí­si­ma”, y ane­xas. El es­pec­tácu­lo ha­bi­tual de los do­min­gos se mo­di­fi­có drás­ti­ca­men­te. La gen­te que apro­ve­cha­ba el asue­to pa­ra le­van­tar­se tar­de, es­ta vez ma­dru­gó pa­ra in­te­grar­se a las ki­lo­mé­tri­cas fi­las en las ga­so­li­ne­ras… ce­rra­das. Al­gu­nos aban­do­na­ron el au­to­mó­vil y ca­mi­na­ron has­ta las es­ta­cio­nes de servicio, pa­ra sos­te­ner diá­lo­gos que se mul­ti­pli­ca­ron has­ta la enési­ma po­ten­cia. –¿Sa­ben a qué ho­ras lle­ga­rán las pi­pas a sur­tir…? –Ni idea…

En efec­to: co­mo en la vie­ja se­rie ra­dio­fó­ni­ca de “El Mon­je Lo­co”: –Na­die sa­be, na­die su­po…

-Iii­fra­ses que se han vuel­to re­pe­ti­ti­vas; fra­ses que son her­ma­nas car­na­les de la igual­men­te reite­ra­ti­va de­cla­ra­ción pre­si­den­cial (”¡Pa­cien­cia...!”) co­mo re­pli­ca a la “exi­gen­cia” de mi­les de ciu­da­da­nos –el go­ber­na­dor de Ja­lis­co en­tre ellos— pa­ra que (con la ve­nia de Pi­to Pé­rez) “El Su­pre­mo Go­bierno, que no se Equi­vo­ca Nun­ca”, dé una ex­pli­ca­ción plau­si­ble o fi­je un pla­zo pa­ra, pri­me­ro, ex­hi­bir an­te la opi­nión pú­bli­ca a los au­to­res del sa­queo sis­te­má­ti­co de com­bus­ti­bles que su­pues­ta­men­te se in­ten­ta com­ba­tir, y, se­gun­do, pa­ra sa­lir de es­ta pe­sa­di­lla y vol­ver a la nor­ma­li­dad. Una nor­ma­li­dad, di­cho sea de pa­so, que dis­ta mu­cho de ser pa­ra­di­sía­ca, pe­ro que, en com­pa­ra­ción, re­sul­ta bas­tan­te lle­va­de­ra.

Se ad­mi­te que pa­ra erra­di­car del or­ga­nis­mo un tu­mor can­ce­ro­so co­mo el que se pre­ten­de ex­tir­par, ha­ya que pa­sar por un pro­ce­so cruen­to y cos­to­so. Se ad­mi­te, plan­tea­do con otras pa­la­bras, que a ve­ces, pa­ra que pa­guen los pe­ca­do­res, tam­bién tie­nen que pa­gar los jus­tos… Lo que ya no que­da tan cla­ro es has­ta dón­de se cal­cu­la o se pre­ten­de que tie­nen qué lle­gar la pa­cien­cia y el sa­cri­fi­cio de los jus­tos (mo­les­tias, con­tra­tiem­pos, afec­ta­cio­nes al sec­tor tu­rís­ti­co y a la plan­ta pro­duc­ti­va por el en­tor­pe­ci­mien­to en el su­mi­nis­tro de pro­duc­tos bá­si­cos; per­jui­cios pa­ra mi­les de asa­la­ria­dos –em­plea­dos y tra­ba­ja­do­res de las ga­so­li­ne­ras, en­tre otros—…) pa­ra que em­pie­cen a co­no­cer­se los nom­bres de los pe­ca­do­res y se se­pa que ya se ini­cia­ron los procesos pe­na­les pa­ra que, con­for­me a la ley, pa­guen por sus de­li­tos.

En tan­to, ha­brá que se­guir­le dan­do mar­ti­lla­zos en la ca­be­za al ni­ño, por­que no se ha dis­cu­rri­do un mé­to­do me­jor pa­ra ma­tar­le los pio­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.