Sa­mo le po­ne rit­mo a la cuarentena

El can­tan­te ha­bla de sus pro­yec­tos y lo que vie­ne a tra­vés de dis­tin­tas pla­ta­for­mas con su pró­xi­ma pre­sen­ta­ción

El Informador - - Portada -

Reac­ti­var a la in­dus­tria mu­si­cal es una prio­ri­dad para el can­tau­tor Sa­mo, quien pe­se a que su agen­da de con­cier­tos y obras tea­tra­les que­dó sus­pen­di­da tras la ac­ti­va­ción de la con­tin­gen­cia sa­ni­ta­ria, aho­ra po­ne sus cartas so­bre los es­ce­na­rios para re­gre­sar aten­dien­do los pro­to­co­los de hi­gie­ne y co­men­zar a dar un res­pi­ro a su equi­po de pro­duc­ción que ha si­do de los sec­to­res más afec­ta­dos eco­nó­mi­ca­men­te.

Aun­que los con­cier­tos vir­tua­les no son nue­vos para Sa­mo, el can­tan­te apues­ta por una nue­va di­ná­mi­ca en con­jun­to con el Pep­si Cen­ter y la pla­ta­for­ma REMM para brin­dar una pre­sen­ta­ción vía “strea­ming” el 25 de ju­lio con pre­cios ac­ce­si­bles para los es­pec­ta­do­res, con la in­ten­ción de re­cau­dar fon­dos para su equi­po de tra­ba­jo y tam­bién ayu­dar a una aso­cia­ción ci­vil en­fo­ca­da en so­co­rrer a per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle.

“Hay mu­chos téc­ni­cos, fa­mi­lias que de­pen­den de la mú­si­ca y es­to es tam­bién apo­yan­do a mi fa­mi­lia ar­tís­ti­ca. La otra cau­sa es que es­ta­mos jun­to a una aso­cia­ción que se su­ma a ayu­dar a los adul­tos ma­yo­res en si­tua­ción de ca­lle que no tie­nen co­mi­da o có­mo abrigarse”.

Sa­mo de­ta­lla que impulsar con­cier­tos vir­tua­les re­pre­sen­ta un re­to para la in­dus­tria mu­si­cal ante la di­ver­si­dad de ac­ti­vi­da­des di­gi­ta­les gra­tui­tas que han sur­gi­do a raíz del dis­tan­cia­mien­to fí­si­co, sin em­bar­go, con­si­de­ra que es ne­ce­sa­rio re­for­zar ini­cia­ti­vas que ayu­den a mantener ac­ti­vas a las pla­zas la­bo­ra­les que es­tán tras bam­ba­li­nas.

“Se ha­ce es­to para reac­ti­var el em­pleo de mu­chas per­so­nas, no es que se co­bre un bo­le­to por­que te vol­ve­rás mi­llo­na­rio, al con­tra­rio, es­to es para ge­ne­rar em­pleos a mú­si­cos, a téc­ni­cos, a quie­nes de re­pen­te el pú­bli­co no sa­be pe­ro que es­tán de­trás. Hay mu­chos téc­ni­cos, ilu­mi­na­do­res, mú­si­cos sin tra­ba­jo y no hay po­si­bi­li­dad”.

Sa­mo ex­pli­ca que en es­te con­cier­to vir­tual apos­ta­rá por un re­co­rri­do es­pe­cial por su tra­yec­to­ria, ade­más de dar paso a can­cio­nes que nunca an­tes ha­bía po­di­do pre­sen­tar en vi­vo y que aho­ra ten­drán su de­but so­bre el es­ce­na­rio acom­pa­ña­dos por una pro­duc­ción com­ple­ta en ilu­mi­na­ción, mon­ta­je, co­ros y au­dio de ca­li­dad.

“Va­mos con ban­da com­ple­ta, con co­ros es­pec­ta­cu­la­res, ilu­mi­na­ción, to­dos es­ta­mos emo­cio­na­dos por ha­cer es­te con­cier­to, con in­ge­nie­ros de au­dio tam­bién. Al fi­nal po­der pa­rar­me en un es­ce­na­rio aun­que no es­té el pú­bli­co, pe­ro ver a los mú­si­cos a mi al­re­de­dor se­rá una ex­pe­rien­cia bo­ni­ta por­que ya ten­go tiem­po de no ver­los”.

Sa­mo ha­ce hin­ca­pié en los cam­bios que los con­cier­tos ten­drán no so­lo con las me­di­das sa­ni­ta­rias obli­ga­to­rias, al ex­pli­car que uno de los re­tos más desafian­tes se­rá el que to­dos los sec­to­res de la in­dus­tria que in­ter­vie­nen en un con­cier­to ten­drán que ser fle­xi­bles y re­plan­tear cos­tos que sean ra­zo­na­bles cuan­do sea po­si­ble re­gre­sar a es­pec­tácu­los con pú­bli­co pre­sen­te.

“Creo que no es fá­cil, va­mos a te­ner que adap­tar­nos to­dos. Los cos­tos tie­nen que ser me­no­res, es un to­do, no se pue­de de­cir que los ar­tis­tas ba­je­mos cos­tos cuan­do la nó­mi­na de mú­si­cos se man­tie­ne igual, cuan­do la ren­ta del tea­tro si­ga con el mis­mo cos­to, to­do se tie­ne que ba­jar, si no, no hay ma­ne­ra que po­da­mos re­ini­ciar”.

No ba­ja la guar­dia

Sa­mo se­ña­la que el es­tar más tiem­po en ca­sa le ha per­mi­ti­do con­ti­nuar con su rit­mo de com­po­si­ción, por lo que nuevas can­cio­nes se­rán lan­za­das pro­gre­si­va­men­te co­mo su pró­xi­mo es­treno “No voy a mo­rir de amor”, ins­pi­ra­do en el im­pac­to que tuvo al leer “Ma­nual para no mo­rir de amor” de Wal­ter Ri­so.

Con es­te eje de com­po­si­ción con his­to­rias que ape­lan al amor, el de­sen­can­to y los re­tos de la vi­da, Sa­mo ex­pli­ca que no cam­bia­rá es­te in­te­rés ante las ten­den­cias de la in­dus­tria mu­si­cal y la apre­cia­ción que la mis­ma in­dus­tria y el pú­bli­co les brin­da a com­po­si­to­res co­mo él, lue­go de que Bad Bunny fue­ra re­co­no­ci­do co­mo com­po­si­tor del año por par­te de la Sociedad Es­ta­dou­ni­den­se de Com­po­si­to­res, Au­to­res y Edi­to­res (ASCAP, por sus si­glas en in­glés) en su ver­sión la­ti­na.

“Es un re­fle­jo de lo que el pú­bli­co es­tá con­su­mien­do, pe­ro tam­bién de lo que la in­dus­tria es­tá dan­do al pú­bli­co, lo que po­ne en los oí­dos del pú­bli­co. No di­go que es­té mal, es un re­fle­jo de lo que aho­ra es y lo que apo­ya la in­dus­tria, eso es lo que se es­tá pre­mian­do”.

NO­TI­MEX

NO­TI­MEX

DI­NÁ­MI­CO. Los con­cier­tos vir­tua­les no son al­go nue­vo para Sa­mo y alis­ta el su­yo para el 25 de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.