La de­rro­ta dig­na y otros da­tos

El Informador - - Ideas - Die­go Pe­ter­sen Farah (die­go.pe­ter­sen@in­for­ma­dor.com.mx)

Mé­xi­coé­xi­co es, por ex­ce­len­cia, el país de la de­rro­ta dig­na. No es só­lo que nues­tra his­to­ria es­té lle­na de hé­roes que mu­rie­ron de ca­ra al Sol, en­re­da­dos en la ban­de­ra o lu­chan­do has­ta el fi­nal, aun­que el fi­nal siem­pre sea el mis­mo. Mé­xi­co es el úni­co país don­de los ciu­da­da­nos sa­li­mos a ce­le­brar que ha­ya­mos pa­sa­do a la si­guien­te ron­da del mun­dial, aun­que ha­ya si­do per­dien­do 30, o que aplau­de no ha­ber si­do go­lea­dos, aun­que ha­ya­mos per­di­do.

Ese am­bien­te, el de la de­rro­ta dig­na, es el que se res­pi­ró en me­dios y re­des las úl­ti­mas ho­ras tras la vi­si­ta de Ló­pez Obra­dor a Was­hing­ton: el sim­ple he­cho de que Do­nald Trump no hu­bie­se in­sul­ta­do, co­mo lo ha­ce co­ti­dia­na­men­te, ni a los me­xi­ca­nos ni a nues­tro pre­si­den­te, re­sul­tó mo­ti­vo su­fi­cien­te para fes­te­jar, las re­des se vol­ca­ron al con­ten­to por­que sa­li­mos bien li­bra­dos… por aho­ra.

Sin afán de ser agua­fies­tas en me­dio de la ce­le­bra­ción, los otros da­tos, los reales, los de los ór­ga­nos del Es­ta­do que ge­ne­ran in­for­ma­ción, y no creen­cia u opi­nio­nes, son te­rri­ble­men­te preo­cu­pan­tes. Pen­sar que el país sal­drá ade­lan­te por­que en­tra en vi­gor un nue­vo Tra­ta­do de li­bre co­mer­cio, sin du­da me­jor que el an­te­rior, pe­ro a fin de cuentas con­ti­nua­ción, es bas­tan­te ilu­so­rio. Mien­tras el pre­si­den­te es­ti­ma que el T-MEC ge­ne­ra­rá en au­to­má­ti­co in­ver­sio­nes, que ya to­ca­mos fondo y que la re­cu­pe­ra­ción se­rá rá­pi­da y en for­ma de V, lo que sig­ni­fi­ca que muy rá­pi­do vol­ve­ría­mos al pun­to en que el es­tá­ba­mos an­tes de la cri­sis, Ban­co de Mé­xi­co ad­vier­te lo con­tra­rio: los go­ber­na­do­res del ban­co cen­tral ven re­cu­pe­ra­ción en for­ma de U, es­to es con un es­tan­ca­mien­to pos­te­rior a la caí­da, o peor aún, en for­ma de W, es de­cir con una re­caí­da, por­que la pan­de­mia es­tá le­jos de ha­ber si­do do­ma­da.

Los mo­to­res eco­nó­mi­cos a los que apues­ta el pre­si­den­te, el Tra­ta­do y los pro­gra­mas so­cia­les, son, por de­cir lo me­nos, in­cier­tos. Para que flu­ya la in­ver­sión, la nacional y la ex­tran­je­ra, no só­lo se re­quie­re un acuer­do co­mer­cial po­ten­te, tan­to o más im­por­tan­te re­sul­ta la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, que hoy pa­re­cie­ra es­tar en el lo­mo de un ve­na­do por de­ci­sio­nes apre­su­ra­das o ca­pri­cho­sas de al­gu­nos ac­to­res del go­bierno, y las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to que no son para na­da ha­la­güe­ñas. Para que los pro­gra­mas so­cia­les lle­guen a di­na­mi­zar la economía es ne­ce­sa­rio que es­tos sean com­ple­men­to al in­gre­so fa­mi­liar, no el in­gre­so fa­mi­liar. La pér­di­da de in­gre­sos por la cri­sis eco­nó­mi­ca ha afec­ta­do a más fa­mi­lias de las que el go­bierno di­ce que han si­do be­ne­fi­cia­das por la po­lí­ti­ca so­cial. Pe­ro so­bre to­do es fun­da­men­tal que los pro­gra­mas ope­ren con efi­cien­cia, que lo que di­cen los res­pon­sa­bles de la Se­cre­ta­ría de Bie­nes­tar sea real, co­sa que, de acuer­do con los otros da­tos, los de Co­ne­val, no es­tá su­ce­dien­do.

Qué bueno que el pre­si­den­te pa­ró el pe­nal, que re­gre­só de Was­hing­ton sin re­ci­bir gol, pe­ro el par­ti­do im­por­tan­te, el de­ci­si­vo, es­tá acá, en ca­sa, es­tá com­pli­ca­dí­si­mo y va­mos per­dien­do.

No­ta al mar­gen. Si­go pen­san­do que lo me­jor del via­je de Ló­pez Obra­dor a Was­hing­ton fue ha­ber te­ni­do los dos días se­gui­dos sin ma­ña­ne­ra. No ha­bía­mos po­di­do me­dir lo po­lí­ti­ca­men­te tó­xi­cas que son las ma­ti­nés y lo ma­ra­vi­llo­so y sig­ni­fi­ca­ti­vo que pue­de ser el silencio, la au­sen­cia de rui­do po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.