- El lo­bo y la ove­ja

El Informador - - Ideas - Jaime García Elías

Cuan­do Do­nald Trump y An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor es­tu­vie­ron ca­ra a ca­ra por pri­me­ra vez, el miér­co­les a me­dio­día, a las puer­tas de la Ca­sa Blan­ca, los mor­bo­sos es­pe­ra­ban que el pri­me­ro de ellos en abrir la bo­ca, lo hi­cie­ra más o me­nos en es­tos tér­mi­nos:

–¿Va­mos a por­tar­nos co­mo ca­ba­lle­ros…, o co­mo lo que so­mos?

An­tes de que la entrevista se pro­du­je­ra, el go­ber­na­dor de Mi­choa­cán (con cinco mi­llo­nes de per­so­nas re­si­den­tes en el es­ta­do, y cua­tro mi­llo­nes y me­dio más en Es­ta­dos Uni­dos), Sil­vano Au­reo­les, en un anun­cio di­fun­di­do en Youtu­be por su go­bierno, re­cor­da­ba los agra­vios, de palabra y de he­cho, de­di­ca­dos por Trump a los me­xi­ca­nos, des­de que era can­di­da­to; pre­gun­ta­ba qué hu­bie­ra di­cho el pro­pio Ló­pez Obra­dor, ha­ce do­ce años, o ha­ce seis, si Fe­li­pe Cal­de­rón, o Enrique Pe­ña Nieto, hu­bie­ran te­ni­do en­tre­vis­tas, en cir­cuns­tan­cias si­mi­la­res a las su­yas, con los pre­si­den­tes nor­te­ame­ri­ca­nos, y lo ins­ta­ba en­ca­re­ci­da­men­te —tras in­si­nuar que no fue in­vi­ta­do a Was­hing­ton…, sino “ci­ta­do”, que es muy di­fe­ren­te— a ac­tuar “con dig­ni­dad”.

Los te­mo­res de que Trump tu­vie­ra un ges­to in­so­len­te o Ló­pez Obra­dor asu­mie­ra una ac­ti­tud su­mi­sa, se di­lu­ye­ron rá­pi­da­men­te. Es ob­vio que los tra­ba­jos pre­vios de ca­bil­deo en­tre el per­so­nal de los dos go­bier­nos, cul­mi­na­ron con una obra maes­tra de pa­sa­ma­ne­ría. A no ser la re­fe­ren­cia tan­gen­cial de Ló­pez Obra­dor a “agra­vios que no se ol­vi­dan”, pe­ro tam­po­co se ex­pli­ci­ta­ron, el res­to se desa­rro­lló con una ter­su­ra ex­qui­si­ta. Ni Trump pi­dió a los la­ti­nos que irán a las ur­nas en la Unión Ame­ri­ca­na en no­viem­bre, que pen­sa­ran, al emi­tir su vo­to, que ten­drá con ellos, si lo ree­li­gen, fi­ne­zas co­mo las que de­di­có a Ló­pez Obra­dor, ni és­te hi­zo la mí­ni­ma re­fe­ren­cia al mu­ro en cons­truc­ción ni a la po­si­ble ex­pul­sión de cien­tos de mi­les de “drea­mers” de as­cen­den­cia me­xi­ca­na; des­pués de to­do, por an­ti­pá­ti­cas que sean des­de la pers­pec­ti­va me­xi­ca­na, se tra­ta de de­ci­sio­nes to­ma­das por el go­bierno nor­te­ame­ri­cano en ejer­ci­cio pleno de su so­be­ra­nía… Cual­quier alu­sión im­per­ti­nen­te; la mí­ni­ma trans­gre­sión a las re­glas no es­cri­tas acor­da­das al de­ta­lle para la entrevista, ha­bría si­do un im­per­do­na­ble ges­to de mal gus­to; una es­can­da­lo­sa mos­ca en la sopa.

Qui­zá apli­que, co­mo co­lo­fón, la anéc­do­ta del cir­co que anun­cia­ba un ac­to en que un lo­bo y una ove­ja con­vi­vían en la mis­ma jau­la.

–¿Y có­mo se lle­van? –qui­so sa­ber un cu­rio­so.

–En ge­ne­ral, bien –le res­pon­die­ron. –¿Y cuan­do no…? –in­sis­tió. –Traemos otra ove­ja –fue la res­pues­ta fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.