Más que un dis­cur­so

El Informador - - Ideas - Lau­ra Castro Go­lar­te (lau­ra­cas­tro05@gmail.com)

He es­cri­to y has­ta le he de­di­ca­do co­lum­nas a Por­fi­rio Mu­ñoz Ledo, un po­lí­ti­co me­xi­cano pa­ra la his­to­ria a quien, más allá de que me gri­ta­ra y ca­si me frac­tu­ra­ra el pie en un in­ci­den­te des­agra­da­bi­lí­si­mo en la cam­pa­ña pre­si­den­cial del año 2000, le re­co­noz­co su cul­tu­ra, su pe­ri­cia par­la­men­ta­ria, su sen­ti­do de la di­plo­ma­cia, su ca­li­dad de ora­dor, su con­duc­ción im­pe­ca­ble co­mo re­pre­sen­tan­te de Mé­xi­co en es­ce­na­rios y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les y sí, tam­bién su amor por Mé­xi­co.

Ha­ce po­co me­nos de un año, el 7 de sep­tiem­bre pa­ra ser más pre­ci­sa, le de­di­qué una co­lum­na por­que re­nun­ció a la pre­si­den­cia de la me­sa di­rec­ti­va en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, en un ejer­ci­cio de con­gruen­cia y de cálcu­lo po­lí­ti­co con el pro­pó­si­to de su­mar y no de res­tar, di­go, pa­ra re­su­mir­lo.

Sin em­bar­go, en es­te ejer­ci­cio pleno de su li­ber­tad de ex­pre­sión y de la crí­ti­ca fe­roz que lo ca­rac­te­ri­za, cuan­do hay que ha­cer­lo, ha es­ta­do se­ña­lan­do des­de ha­ce se­ma­nas lo que con­si­de­ra erro­res e in­con­sis­ten­cias o, de plano, ma­las de­ci­sio­nes, del Pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, a pe­sar de for­mar par­te del par­ti­do que lle­vó al pri­mer man­da­ta­rio al po­der, des­pués de su­ce­si­vas sa­li­das y en­tra­das de por lo me­nos cua­tro par­ti­dos, una agru­pa­ción y una alian­za po­lí­ti­ca.

Aho­ra lo trai­go otra vez a co­la­ción, co­mo di­ría mi ma­má, por­que, sin re­ga­teos, al con­tra­rio, re­co­no­ció la ca­li­dad del dis­cur­so del Pre­si­den­te de Mé­xi­co en la reunión que es­ta se­ma­na se lle­vó al ca­bo en Was­hing­ton, en­tre Ló­pez Obra­dor y Do­nald Trump. Pa­ra opi­nar so­bre cues­tio­nes di­plo­má­ti­cas, dis­cur­sos y re­la­cio­nes ex­te­rio­res, Mu­ñoz Ledo es au­to­ri­dad, sí.

¿Qué di­jo? En­tre otras cues­tio­nes, que con el dis­cur­so AMLO “se vol­vió a po­ner la ban­da pre­si­den­cial”. Que tan­to el dis­cur­so co­mo la vi­si­ta fue­ron “una proeza di­plo­má­ti­ca” por­que Trump di­jo lo que de­bía y el man­da­ta­rio me­xi­cano, lo que pien­sa. Y pre­ci­só: Ló­pez Obra­dor “no ha­bló co­mo lí­der de un par­ti­do po­lí­ti­co y to­mó una lí­nea que to­dos es­pe­rá­ba­mos, no de po­la­ri­za­ción, sino de uni­dad na­cio­nal” y en­se­gui­da: “pue­do de­cir que es el dis­cur­so más com­ple­to y es­cla­re­ce­dor que he oí­do de un Pre­si­den­te de Mé­xi­co en Es­ta­dos Uni­dos, no per­dió ni un mo­men­to la com­pos­tu­ra, desa­rro­lló muy bien la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y lue­go fue al fon­do de las co­sas, ha­bló de agra­vios his­tó­ri­cos que es un te­ma muy im­por­tan­te, no es una fra­se di­plo­má­ti­ca”.

Es­ta reac­ción y la de un crí­ti­co des­de siem­pre, Car­los Sa­la­zar Lo­me­lín, lí­der del Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial, CCE, a fa­vor de la vi­si­ta y del dis­cur­so, con un lla­ma­do/com­pro­mi­so a la uni­dad na­cio­nal, me pa­re­cen no­ti­cias alen­ta­do­ras pa­ra em­pe­zar a di­fu­mi­nar las di­vi­sio­nes que nos han mar­ca­do a los me­xi­ca­nos los úl­ti­mos años.

Por su­pues­to, más allá de es­tas reac­cio­nes o de mi pro­pia lec­tu­ra que en­se­gui­da com­par­ti­ré, creo que es un dis­cur­so pa­ra leer con de­te­ni­mien­to y has­ta pa­ra ar­chi­var y re­fres­car la me­mo­ria, si es que, de pron­to, re­sul­ta ne­ce­sa­rio (no en­con­tré la ver­sión es­te­no­grá­fi­ca pe­ro aquí es­tá el vi­deo, em­pie­za en el mi­nu­to 17: https:// www. you­tu­be.com/watch?v=_bbx4r0yy­tu).

El dis­cur­so me pa­re­ció muy bien cons­trui­do, con in­for­ma­ción his­tó­ri­ca pre­ci­sa pa­ra la oca­sión; con men­sa­jes po­lí­ti­cos bi­la­te­ra­les in­te­li­gen­tes y has­ta, pue­do de­cir, cal­cu­la­dos y cal­cu­la­do­res; con el re­co­no­ci­mien­to pleno al tra­ba­jo y las apor­ta­cio­nes de la co­mu­ni­dad me­xi­cano-es­ta­dou­ni­den­se que cal­cu­la en 38 mi­llo­nes de per­so­nas; con la cla­ri­dad de que la re­la­ción es ins­ti­tu­cio­nal y no par­ti­dis­ta (es­to, al re­fe­rir­se tan­to a un pre­si­den­te re­pu­bli­cano co­mo a un de­mó­cra­ta); con agra­de­ci­mien­tos sí, par­ti­cu­lar­men­te por el apo­yo en la es­tra­te­gia pe­tro­le­ra de ha­ce unas se­ma­nas y el en­vío de ven­ti­la­do­res pa­ra la aten­ción de la emer­gen­cia por CO­VID-19, y tam­bién con un len­gua­je aser­ti­vo con mi­ras a lo que po­dría ser un cam­bio en el dis­cur­so de Trump al ca­lor de una cam­pa­ña po­lí­ti­ca que es­tá por en­trar en la rec­ta fi­nal en Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do di­jo que el tra­to del pre­si­den­te del ve­cino del Nor­te ha­cia los pai­sa­nos me­xi­ca­nos es ca­da vez más res­pe­tuo­so.

Creo que no per­dió de­ta­lle ni oca­sión pa­ra de­cir lo que ha­bía que de­cir y que los dos, con­tra to­do pro­nós­ti­co, guar­da­ron las for­mas y los pro­to­co­los que se re­cla­man a dos man­da­ta­rios en es­te ti­po de en­cuen­tros.

No era un es­pa­cio pa­ra la con­fron­ta­ción ni pa­ra el re­cla­mo, sino pa­ra la con­fir­ma­ción de acuer­dos y coin­ci­den­cias, des­de una pla­ta­for­ma ins­ti­tu­cio­nal, en­fo­ca­dos ca­da uno en sus res­pec­ti­vas na­cio­nes, prag­má­ti­cos sí, con una cla­ra idea de ga­nar-ga­nar aquí y allá.

Por su­pues­to, el en­cuen­tro es mu­cho más que un dis­cur­so, de­trás hay un tra­ba­jo im­pre­sio­nan­te de los equi­pos di­plo­má­ti­cos, ne­go­cia­cio­nes, do­cu­men­tos, acuer­dos, pro­yec­cio­nes a fu­tu­ro, cálcu­los po­lí­ti­cos cla­ro es­tá, pe­ro el dis­cur­so es más que eso: la re­pre­sen­ta­ción de un pro­yec­to, de pro­pó­si­tos y me­tas, de men­sa­jes es­cri­tos y no, de pos­tu­ras y de­ter­mi­na­cio­nes, de la ma­ni­fes­ta­ción de lí­mi­tes y del re­co­no­ci­mien­to de he­chos in­cues­tio­na­bles.

El dis­cur­so me pa­re­ció muy bien cons­trui­do, con in­for­ma­ción his­tó­ri­ca pre­ci­sa pa­ra la oca­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.