Un cam­bio in­elu­di­ble

El Informador - - Ideas - Gui­ller­mo De­lla­mary (de­lla­mary@gmail.com)

Es­ta ex­pe­rien­cia de la pan­de­mia nos ha­rá cam­biar a mu­chos nues­tra vi­sión de la vi­da y la ma­ne­ra de en­ten­der las co­sas. Des­de lue­go que ha­brá otros que ni en cuen­ta y se­gui­rán ha­cien­do exac­ta­men­te las co­sas co­mo an­tes en cuan­to se pue­da.

La di­fe­ren­cia es que unos to­man cons­cien­cia de las co­sas y son ca­pa­ces de re­ca­pa­ci­tar y re­fle­xio­nar, mien­tras que otros si­guen vi­vien­do sin pen­sar­lo.

La sa­bía na­tu­ra­le­za nos en­se­ña los má­gi­cos ci­clos que fluc­túan en­tre el in­vierno y la pri­ma­ve­ra, las llu­vias y las he­la­das, los días de lu­na lle­na y el es­plen­dor de los ra­yos ma­tu­ti­nos.

El can­to de las aves, que nos anun­cian el ini­cio del ama­ne­cer, y el sus­pi­ro de una no­che de fa­ti­ga que nos con­du­ce a des­can­sar.

Hay cam­bios que se re­pi­ten, hay ru­ti­nas que ha­ce­mos sin pro­pó­si­to al­guno que al­can­zar el do­mi­nio de una dis­ci­pli­na. La con­ti­nui­dad de la vi­da nos ha­ce fluir con ella, co­mo los ríos en una ca­ña­da. Sin em­bar­go, hay irrup­cio­nes que apa­re­cen de im­pre­vis­to y que sa­cu­den nues­tra vi­da ha­bi­tual. Y de in­me­dia­to he­mos de res­pon­der pa­ra adap­tar­nos a las nue­vas cir­cuns­tan­cias. Los que reac­cio­nan a tiem­po lo­gran en­ten­der que las co­sas ya no son, ni se­rán igua­les. En cam­bio, los in­cons­cien­tes, que no ob­ser­van las mo­di­fi­ca­cio­nes, se­gui­rán vi­vien­do co­mo si na­da, y ni si quie­ra se­rán ca­pa­ces de apren­der las en­se­ñan­zas que nos re­ga­la la vi­da.

Pa­ra mu­chas fa­mi­lias el CO­VID-19 ha ve­ni­do ha des­per­tar una ma­yor ca­pa­ci­dad de re­fle­xio­nar lo que se es­ta­ba ha­cien­do bien o mal, co­mo si lle­ga­ra un exa­men pa­ra cues­tio­nar­nos lo que sa­be­mos y es­ta­mos dis­pues­tos a re­co­no­cer del es­ti­lo de vi­da que ve­nía­mos rea­li­zan­do.

Ha­brá quien re­co­no­ce­rá que es in­mi­nen­te ha­cer cam­bios sus­tan­cia­les en los há­bi­tos ali­men­ti­cios y la for­ma de cui­dar la sa­lud, o al­gu­nos más de­ja­rán a un la­do sus enojos e inú­ti­les re­cla­mos pa­ra apre­ciar más lo que se tie­ne, y de­jar de que­jar­se por aque­llo que aún no se ha con­se­gui­do.

Tal vez apre­cies más la ciu­dad en la que vi­ves, o qui­zás se te an­to­je ir­te a vi­vir a otra, o al me­nos a cam­biar de do­mi­ci­lio. En fin, son opor­tu­ni­da­des de re­va­lo­rar la ma­ne­ra de afron­tar o es­qui­var los pro­ble­mas de la vi­da.

Los ne­cios y cie­gos no ve­rán ni que­rrán mo­di­fi­car un ápi­ce de su for­ma de vi­da, só­lo quie­ren que és­to se aca­be lo más pron­to po­si­ble, la reali­dad les es­tor­ba y no es­tán dis­pues­tos a re­ci­bir lec­cio­nes. Si las qui­sie­ran, ya las hu­bie­ran so­li­ci­ta­do. La vi­da es­tá só­lo pa­ra vi­vir­la y pun­to.

Los ár­bo­les ne­ce­si­tan de una po­da pe­rió­di­ca pa­ra que den más y me­jo­res fru­tos, y los que ya no dan na­da, hay que ta­lar­los y po­ner unos nue­vos. Así la ti­je­ra de la irrup­ción vi­ral nos in­vi­ta a po­dar nues­tros erro­res y a cor­tar lo que nos im­pi­de al­can­zar una ex­ce­len­cia de vi­da. Si no que­re­mos ha­cer­le ca­so al avi­so que nos en­tre­ga es­ta cri­sis, en­ton­ces es pro­ba­ble que trans­cu­rra tu pe­re­gri­na y te va­yas con las ma­nos va­cías, ha­bien­do tan­ta ri­que­za que co­se­char en es­tos ines­pe­ra­dos mo­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.