La se­gu­ri­dad, “un in­fierno”

El Informador - - Ideas - Rubén Mar­tín (ru­ben­mar­tin­mar­tin@gmail.com)

No se des­cu­bre el hi­lo ne­gro cuan­do se afir­ma que las fuer­zas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca del Es­ta­do es­tán in­fil­tra­das por el cri­men or­ga­ni­za­do, y en al­gu­nos ca­sos, in­clu­so las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les con­tro­lan a las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas. Pe­ro que lo di­gan y lo con­fir­men los prin­ci­pa­les man­dos po­lí­ti­cos y po­li­cia­cos del Es­ta­do no de­ja de ser un tan­to sor­pren­den­te.

Lo ad­mi­tió pri­me­ro el go­ber­na­dor En­ri­que Al­fa­ro Ra­mí­rez tras el dis­po­si­ti­vo re­pre­si­vo del 5 de ju­nio en las in­me­dia­cio­nes de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, co­no­ci­do co­mo el Hal­co­na­zo ta­pa­tío, cuan­do es­cua­dro­nes de po­li­cías mi­nis­te­ria­les de­tu­vie­ron ile­gal­men­te, tor­tu­ra­ron y des­apa­re­cie­ron du­ran­te al­gu­nas ho­ras a de­ce­nas de ma­ni­fes­tan­tes y ci­vi­les.

Y lo reite­ró re­cien­te­men­te Ma­ce­do­nio Ta­mez Gua­jar­do al ser re­le­va­do de la Coor­di­na­ción del Ga­bi­ne­te de Se­gu­ri­dad de Ja­lis­co, el pa­sa­do miér­co­les 8 de ju­lio. En de­cla­ra­ción de profundas im­pli­ca­cio­nes, el ex en­car­ga­do de se­gu­ri­dad del Es­ta­do di­jo: “En­con­tra­mos es­to he­cho ver­da­de­ra­men­te un in­fierno, en cuan­to a con­ta­mi­na­ción y gen­te que no de­be­ría es­tar en po­si­cio­nes, ha si­do un ver­da­de­ro re­to de­pu­rar las cor­po­ra­cio­nes tan­to a ni­vel es­ta­tal co­mo mu­ni­ci­pal, tan cer­ca co­mo la se­ma­na pa­sa­da ten­dría cin­co al­cal­des que pe­dían ver­da­de­ro au­xi­lio al Go­bierno del Es­ta­do”.

Es una gra­ve de­cla­ra­ción que que­dó un tan­to opa­ca­da por des­ta­car los cam­bios en el ga­bi­ne­te, pe­ro que me­re­ce re­sal­tar­se. Ex­plí­ci­ta­men­te Ma­ce­do­nio Ta­mez des­cri­be co­mo “un in­fierno” el es­ta­do de in­fil­tra­ción de las cor­po­ra­cio­nes de se­gu­ri­dad en Ja­lis­co: la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad y la Po­li­cía es­ta­tal. Pe­ro ade­más aña­de so­bre la de­pu­ra­ción no só­lo de las cor­po­ra­cio­nes es­ta­ta­les, sino tam­bién las mu­ni­ci­pa­les y re­fie­re que una se­ma­na an­tes cin­co pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les cla­ma­ban por au­xi­lio al Go­bierno del Es­ta­do.

Es una de­nun­cia gra­ví­si­ma que no de­be­ría que­dar só­lo en una de­cla­ra­ción del ex coor­di­na­dor del Ga­bi­ne­te de Se­gu­ri­dad es­ta­tal. Me­re­ce una in­ves­ti­ga­ción a fon­do, abrir ave­ri­gua­cio­nes con­tra los res­pon­sa­bles y a es­tos de­te­ner­los y juz­gar­los.

In­sis­to, no es no­ve­dad que las or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das a los ne­go­cios del ca­pi­ta­lis­mo ile­gal in­fil­tren las fuer­zas de se­gu­ri­dad. De he­cho, una con­di­ción pa­ra la exis­ten­cia de los gran­des ne­go­cios co­mo nar­co­trá­fi­co, trá­fi­co de per­so­nas, de ar­mas y otras ac­ti­vi­da­des ile­ga­les es que tie­nen que con­tar con la pro­tec­ción o com­pli­ci­dad del po­der po­lí­ti­co y de las fuer­zas de se­gu­ri­dad.

Pe­ro las de­cla­ra­cio­nes tan­to del go­ber­na­dor y es­pe­cial­men­te las del ex coor­di­na­dor del Ga­bi­ne­te de Se­gu­ri­dad es­ta­tal de­jan en­tre­ver que la in­fil­tra­ción del cri­men or­ga­ni­za­do en las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas de Ja­lis­co y en los mu­ni­ci­pios es mu­cho más gran­de de lo que se ima­gi­na.

Y las con­se­cuen­cias de es­ta in­fil­tra­ción son en ex­tre­mo gra­ves, pues se pue­de ha­blar de la exis­ten­cia de un nar­co-es­ta­do. La in­fil­tra­ción no só­lo per­mi­te que si­gan ope­ran­do con im­pu­ni­dad los gran­des ne­go­cios co­mo el nar­co­trá­fi­co, sino que pro­pi­cian los de­li­tos aso­cia­dos a la ope­ra­ción de es­te ne­go­cio que se tra­du­cen en una vio­len­cia or­ga­ni­za­da en con­tra de la ma­yo­ría de la so­cie­dad a tra­vés de las des­apa­ri­cio­nes, los ase­si­na­tos ma­si­vos o la tra­ta de per­so­nas.

Hay al me­nos tres ca­sos re­cien­tes don­de se de­nun­cia que las po­li­cías mu­ni­ci­pa­les ope­ran pa­ra el cri­men or­ga­ni­za­do. Las fa­mi­lias de Cha­pa­la que de­nun­cia­ron des­apa­ri­cio­nes ma­si­vas en la ri­be­ra del la­go acu­sa­ron com­pli­ci­dad de la Po­li­cía mu­ni­ci­pal con los gru­pos que des­apa­re­cen. Una de­nun­cia se­me­jan­te se ha he­cho con­tra la Po­li­cía mu­ni­ci­pal de Ixtlahua­cán de los Mem­bri­llos (la mis­ma que eje­cu­tó ex­tra­ju­di­cial­men­te a Gio­van­ni Ló­pez Ra­mí­rez), y es­ta se­ma­na fa­mi­lias de El Sal­to de­nun­cia­ron que en lo que va del año re­gis­tran al me­nos 200 des­apa­re­ci­dos en es­te mu­ni­ci­pio me­tro­po­li­tano. Y en al­gu­nos de los ope­ra­ti­vos de pri­va­ción ile­gal de la li­ber­tad, los se­cues­tra­do­res iban es­col­ta­dos por pa­tru­llas de la Po­li­cía mu­ni­ci­pal.

Son de­nun­cias gra­ví­si­mas que me­re­ce­rían in­ves­ti­ga­cio­nes de la Fis­ca­lía de ofi­cio, sin ne­ce­si­dad de que se pre­sen­ten de­nun­cias for­ma­les.

La in­fil­tra­ción de las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas, al más al­to ni­vel se­gún se des­pren­de de las de­nun­cias de En­ri­que Al­fa­ro y Ma­ce­do­nio Ta­mez, abo­na a que si­ga la co­mi­sión de es­tos de­li­tos vio­len­tos, pro­te­ge las ca­de­nas de im­pu­ni­dad en la que se in­vo­lu­cran man­dos y ba­ses po­li­cia­les y se con­vier­te fi­nal­men­te en una ma­qui­na­ria cri­mi­nal que aten­ta con­tra la se­gu­ri­dad de to­da la so­cie­dad.

En de­cla­ra­ción de profundas im­pli­ca­cio­nes, el ex en­car­ga­do de se­gu­ri­dad di­jo: “En­con­tra­mos es­to he­cho ver­da­de­ra­men­te un in­fierno”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.