CUAN­DO LAS CO­SAS SE HA­CEN BIEN

Piggy Back abrió el ca­mino a es­tos de­li­cio­sos lu­ga­res pa­ra desa­yu­nar con cla­se y es­ti­lo

El Informador - - Revista -

Co­rría el mes de abril de 2012 cuan­do sir­vió su pri­mer pla­ti­llo; sí, el mis­mo que los pu­so en el ma­pa: chi­la­qui­les con ca­ma­rón ($95), in­no­van­do de ma­ne­ra úni­ca un pla­ti­llo tan tra­di­cio­nal en nues­tra ciu­dad. Con to­to­pos muy cru­jien­tes que lle­gan a tu me­sa y con una sal­sa de to­ma­te muy bien ba­lan­cea­da sin pi­cor, en don­de nin­gún sa­bor le ga­na al otro, y co­ro­na­do con tres ca­ma­ro­nes, es un pla­ti­llo ge­nial pa­ra ini­ciar el día. Lo acom­pa­ñan con un pe­que­ño cal­di­to de ca­ma­rón, fri­jo­les y pa­ne­la (muy del­ga­di­ta, pe­ro de muy buen sa­bor). Tie­nen otros chi­la­qui­les tapatíos ($95) que son co­mo lo me­jor de dos mun­dos; pa­ra esas ve­ces que no sa­bes si ir por una tor­ta aho­ga­da o unos chi­la­qui­les, aquí se des­pe­ja el an­to­jo. Es un pla­ti­llo digno de la in­no­va­ción. Tie­ne una ca­ma de fri­jo­les, un po­co más en­te­ros que los an­te­rio­res, lue­go to­to­pos fri­tos en cua­dri­tos mez­cla­dos con bu­che y pan­ci­ta en una sal­sa es­pe­cial de ji­to­ma­te que acom­pa­ñan con sal­sa de chi­le de árbol, de aho­ga­da of cour­se. Sien­tes que te es­tas co­mien­do un ta­co do­ra­do con car­ne, es muy ori­gi­nal y creo que muy bien lo­gra­do. Es lo me­jor de dos mun­dos. Ofre­cen una gran va­rie­dad de pla­ti­llos en­tre ellos la gor­di­ta de ma­cha­ca de ca­ma­rón ($22) que sir­ven de in­di­vi­dual, por lo que pue­des pro­bar de mu­chas: que­so con chi­lo­rio, ma­cha­ca de res, asien­tos, chis­to­rra, en­tre otros. La de ma­cha­ca de ca­ma­rón es muy ri­ca (aun­que pen­sé que ven­dría de ca­ma­rón se­co), era de un gui­so de es­te mo­lus­co na­tu­ral con una ca­ma de que­so y una gor­di­ta no muy ge­ne­ro­sa pe­ro muy cum­pli­do­ra. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de pro­bar hue­vos re­vuel­tos con ma­cha­ca de res ($75), creo que es el me­jor ma­cha­ca­do con hue­vo que he pro­ba­do, una car­ne muy lim­pia y sua­ve. A ve­ces, creo que la ma­yo­ría de ellas, los res­tau­ran­tes no se fi­jan, pe­ro vie­nen pe­da­ci­tos muy du­ros que son po­co mas­ti­ca­bles. Aquí no es el ca­so, to­do es­ta­ba a la per­fec­ción y ri­quí­si­mo… Aplau­sos.

Tam­bién pro­bé, si ya sé que no es buf­fet, pe­ro me fui co­mo gor­do en to­bo­gán, el ta­co de pan­ci­ta ($35) que no fue mi fa­vo­ri­to en la vi­da pe­ro es cum­pli­dor. Vie­ne en tor­ti­lla de maíz con una bue­na em­ba­rra­da de fri­jo­les, acom­pa­ña­do de agua­ca­te y sal­sa.

Es un gran acier­to que el ser­vi­cio sea pun­tual, y pa­ra ello no di­go que es­tén so­bre ti vien­do qué te fal­ta; sino que pre­pa­ran to­do pa­ra no te­ner que lla­mar­los. Al traer ca­da pla­ti­llo te acom­pa­ñan con to­do lo que ne­ce­si­ta­rás de él y es muy có­mo­do, y se agra­de­ce que ca­da pla­ti­llo ven­ga con una pe­que­ña po­ción de la sal­sa que co­rres­pon­de o el acom­pa­ña­mien­to que lle­va. Ade­más de te­ner esa bue­na vi­bra y tra­ba­jar por gus­to. Sú­per ser­vi­cio.

El horario es de 9:00 am a 3:00 pm y aun­que en al­gún mo­men­to abrie­ron de no­che y no les fue tan bien co­mo en sus desa­yu­nos, sien­to que bien pu­die­ran ya ofre­cer co­mi­da y les iría fan­tás­ti­co, por­que tie­nen to­do: de­di­ca­ción, sa­zón y amor a la pro­fe­sión.

Cuen­tan con ser­vi­cio a do­mi­ci­lio sin car­go ex­tra en una zo­na cer­ca­na y tam­bién pue­des pe­dir por Rap­pi y Sin­de­lan­tal.

¡Mu­chos años más Piggy Back!

¡Sé fe­liz!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.