* Cla­mor

El Informador - - Deportes - JAI­ME GAR­CÍA ELÍAS

No... No es que, co­mo di­cen por ahí, Ori­be Pe­ral­ta “ya de­be em­pe­zar a pen­sar en el re­ti­ro”. Es que, has­ta don­de lle­gó a sa­ber­se, lo es­ta­ba ha­cien­do des­de ha­ce uno o dos años: des­de que de­jó de ser ti­tu­lar con el Amé­ri­ca; des­de que sus apa­ri­cio­nes en las ali­nea­cio­nes se fue­ron ha­cien­do es­po­rá­di­cas; des­de que sus oca­sio­na­les in­ter­ven­cio­nes en los par­ti­dos de­ja­ron de te­ner la tras­cen­den­cia de sus me­jo­res tiem­pos; des­de que su pe­so es­pe­cí­fi­co en el plan­tel ame­ri­ca­nis­ta de­cli­nó os­ten­si­ble­men­te.

Si el re­ti­ro de las can­chas de Pe­ral­ta no se con­su­mó ha­ce un año, al fi­nal de la tem­po­ra­da an­te­rior, fue por­que la ofer­ta del Gua­da­la­ja­ra re­sul­tó atrac­ti­va tan­to pa­ra el Amé­ri­ca co­mo pa­ra Ori­be: pa­ra el Amé­ri­ca, por­que aun­que no re­cu­pe­ra­ra par­te de la in­ver­sión que hi­zo al con­tra­tar­lo –y que, des­pués de to­do, ya se ha­bía amor­ti­za­do con cre­ces—, li­be­rar­se de la car­ga eco­nó­mi­ca que sig­ni­fi­ca­ba man­te­ner­lo en el plan­tel, ya era ga­nan­cia; pa­ra el ju­ga­dor, por­que la po­si­bi­li­dad de ex­ten­der su ca­rre­ra en un equi­po tan po­pu­lar co­mo el Gua­da­la­ja­ra, y de ayu­dar­lo a su­pe­rar la cri­sis de sus úl­ti­mas cin­co tem­po­ra­das, era un re­ga­lo del des­tino… (ade­más de que, co­mo di­ce el ada­gio, “a quién le dan pan que llo­re”).

Ori­be no tu­vo opor­tu­ni­da­des pa­ra ga­nar­se la ti­tu­la­ri­dad en el Gua­da­la­ja­ra, por­que Ma­cías y Ve­ga se lo im­pi­die­ron al vol­ver­se pie­zas im­por­tan­tes y par­ti­ci­par en la re­cu­pe­ra­ción del ni­vel fut­bo­lís­ti­co y la efi­ca­cia de que el equi­po ha­bía ca­re­ci­do en las va­rias cam­pa­ñas en que ni si­quie­ra con­si­guió bo­le­to pa­ra la “Li­gui­lla”.

¿Fue un error de la di­rec­ti­va del Gua­da­la­ja­ra la con­tra­ta­ción de Pe­ral­ta…? Im­po­si­ble sa­ber­lo. Que ca­si no ha vis­to ac­ti­vi­dad, y que, des­de su lle­ga­da, su con­tri­bu­ción a los re­sul­ta­dos del equi­po ha si­do in­sig­ni­fi­can­te, son reali­da­des in­dis­cu­ti­bles… Ha­bría que con­si­de­rar, en to­do ca­so, en qué me­di­da su pre­sen­cia en el plan­tel con­tri­bu­yó a que Ve­ga y Ma­cías ele­va­ran su ni­vel de jue­go y pro­pi­cia­ran la me­jo­ría co­lec­ti­va. Luis Fer­nan­do Tena, sus co­la­bo­ra­do­res y el due­ño del equi­po de­ben te­ner una idea más cla­ra al res­pec­to.

El he­cho es que un por­te­ro de 35 años pue­de es­tar en su pun­to de ma­du­rez – Ochoa, Ta­la­ve­ra y Co­ro­na lo de­mues­tran— …, pe­ro un ata­can­te de 35 años, aún ap­to pa­ra ju­gar re­gu­lar­men­te en un equi­po con as­pi­ra­cio­nes, va –sal­vo ca­sos ex­cep­cio­na­les— con­tra las le­yes de la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.