TAPATÍO

UN RE­CO­NO­CI­MIEN­TO A LA NA­RRA­TI­VA

El Informador - - Portada - Por Jor­ge Pé­rez

Con “La cla­ri­dad”, Mar­ce­lo Lu­ján ob­tu­vo el Pre­mio de Na­rra­ti­va Bre­ve Ri­be­ra del Due­ro, un ga­lar­dón que te­nía pen­dien­te su en­tre­ga des­de ini­cios de año

Es­ta se­ma­na se anun­ció el fa­llo de la sex­ta edi­ción del Pre­mio de Na­rra­ti­va Bre­ve Ri­be­ra del Due­ro, el pre­mio li­te­ra­rio más im­por­tan­te en el gé­ne­ro del cuen­to. Su ga­na­dor fue el ar­gen­tino Mar­ce­lo Lu­ján (Bue­nos Ai­res, 1973), quien se une a la lis­ta de ga­na­do­res que in­clu­ye los me­xi­ca­nos Gua­da­lu­pe Net­tel y An­to­nio Or­tu­ño, los es­pa­ño­les Mar­cos Gi­ralt To­rren­te y Ja­vier Sáez de Iba­rra, y la ar­gen­ti­na Sa­man­ta Sch­we­blin. Des­de mar­zo pa­sa­do (el 10) Lu­ján re­ci­bió la no­ti­cia, que se ha­ría pú­bli­ca los días si­guien­tes, pe­ro por la pan­de­mia y el cie­rre to­tal en Es­pa­ña (el 14) la bue­na nue­va tu­vo que apla­zar­se du­ran­te cua­tro me­ses: “Te­nía­mos que man­te­ner si­len­cio. Nos de­di­ca­mos a tra­ba­jar el li­bro. Fue muy ex­tra­ño lo que pa­só: ha­bía ga­na­do pe­ro no ha­bía. Aun­que ha­bía un ac­ta na­die lo po­día de­cir, en nin­gún la­do es­ta­ba. La gen­te me pre­gun­ta­ba y te­nía que de­cir que to­da­vía no se sa­bía na­da. Has­ta que la se­ma­na pa­sa­da se em­pe­zó a con­fir­mar. Vol­ví un po­co a la reali­dad has­ta hoy que se hi­zo pú­bli­co”, co­men­tó des­de Es­pa­ña, don­de re­si­de.

Con­vo­ca­do por la edi­to­rial es­pa­ño­la Pá­gi­nas de Es­pu­ma (se­llo que re­sal­ta el cuen­to en su ca­tá­lo­go) y la de­no­mi­na­ción de ori­gen vi­ti­vi­ní­co­la de Ri­be­ra del Due­ro, el pre­mio tu­vo a un ju­ra­do com­pues­top porp Fer­nan­do Aram­bu­ru, Cla­ra Obli­ga­do y Ós­car Es­qui­vias ha­bía ele­gi­do a cin­co fi­na­lis­tas: jun­to a Mar­ce­lo es­tu­vie­ron Ma­ge­la Bau­doin, Mó­ni­ca Oje­da, Patricia Es­te­ban Er­lés y Ri­car­do Me­nén­dez Sal­món. “La cla­ri­dad” es el tí­tu­lo del vo­lu­men de cuen­tos que pre­sen­tó, con seis tex­tos en for­ma­to de cuen­to lar­go que pre­sen­tan su­ce­sos cla­ros­cu­ros: en me­dio de la cla­ri­dad de la vi­da co­ti­dia­na ocu­rren tra­ge­dias al pre­sen­tar­se la obs­cu­ri­dad (el mal) en di­fe­ren­tes en­car­na­cio­nes, se­gún con­tó el au­tor.

Mar­ce­lo pla­ti­có so­bre el con­te­ni­do de es­te li­bro que muy pron­to es­ta­rá en dis­tri­bu­ción en Mé­xi­co: “To­dos cuen­tos tie­nen el com­po­nen­te, es­ta con­tra­dic­ción de cla­ros­cu­ro. Su­ce­de en los seis cuen­tos. La idea bá­si­ca más allá de las his­to­rias es po­ten­ciar el he­cho os­cu­ro ro­deán­do­lo de luz. Al plan­tear las his­to­rias y pen­sar en he­cho ex­tra­or­di­na­rio y ma­lo se me ocu­rrió eje­cu­tar ese su­ce­so en un es­ce­na­rio co­ti­diano, no ex­tra­or­di­na­rio. En una reunión de ami­gos, to­man­do una co­pa, en un par­que. Si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas li­te­ral­men­te lu­mi­no­sas, don­de uno cree es­tar a sal­vo: en ese con­tex­to de tran­qui­li­dad apli­car una de­ter­mi­nan­te de un he­cho ex­tra­or­di­na­rio, ines­pe­ra­do, por el azar. Se en­fren­tan o pa­de­cen las con­se­cuen­cias del mal. Eso es com­pues­to des­de muy di­fe­ren­tes pris­mas: no siem­pre es un agre­sor”.

Ade­más de “La cla­ri­dad”, Mar­ce­lo es au­tor de no­ve­las (co­mo “Sub­sue­lo” y “La ma­la es­pe­ra”), cuen­tos (“En al­gún cie­lo” y “El des­vío”) y li­bros de pro­sa poé­ti­ca (“Pe­que­ños pies in­gle­ses”), una bi­blio­gra­fía que re­sue­na en la nue­va co­lec­ción de re­la­tos: “Es un plus que de­ci­dí agre­gar en los cuen­tos. Mi úl­ti­ma no­ve­la, “Sub­sue­lo”, tu­vo mu­cha acep­ta­ción. Ga­nó el Das­hiell Ham­mett en la Se­ma­na Ne­gra de Gi­jón. No es una no­ve­la po­li­cial, pe­ro sí una no­ve­la ne­gra que ocu­rre en un lu­gar muy lu­mi­no­so. Ocu­rre en una quin­ta de ve­rano de una fa­mi­lia bur­gue­sa, con má­xi­ma tran­qui­li­dad; pe­ro en ese mo­men­to lle­ga la os­cu­ri­dad más ab­so­lu­ta con un he­cho ex­tra­or­di­na­rio. En es­te li­bro de cuen­tos apa­re­ce, aun­que las his­to­rias son com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. Tam­bién fue un re­to, pe­ro me pa­re­ció di­ver­ti­do pa­ra mis lec­to­res que al­gu­nas de las his­to­rias tu­vie­sen al­gún com­po­nen­te de esa gran his­to­ria an­te­rior. Sin que el des­co­no­ci­mien­to de ese com­po­nen­te per­ju­di­ca­ra la au­to­no­mía del cuen­to. Es de­cir, sin ha­ber leí­do “Sub­sue­lo” el cuen­to se en­tien­de igual. Es un plus, y fue un re­to por­que siem­pre es­toy com­pli­cán­do­me la vi­da”.

So­bre al­gu­nas de es­tas evo­ca­cio­nes de la no­ve­la, Mar­ce­lo agre­gó: “Por ejem­plo, en el pri­mer cuen­to hay dos chi­cas en un cam­ping, en un va­lle: sa­len en bi­ci­cle­ta y se pier­den en el mon­te, en el bos­que, que es­tá jus­ta­men­te en­fren­te de don­de se en­cuen­tra la quin­ta, que ya es­tá aban­do­na­da”.

Mar­ce­lo des­ta­có al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas del gé­ne­ro del cuen­to: “Es par­te de nues­tra tra­di­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na, nues­tro res­pe­to e in­te­rés en el cuen­to. Es un gé­ne­ro en el que es­ta­mos edu­ca­dos, que ama­mos. Los es­cri­to­res ne­ce­si

ta­mos en­fren­tar­nos a él, ade­más es un gé­ne­ro que le gus­ta mu­cho al lec­tor la­ti­noa­me­ri­cano. Yo ha­bía es­cri­to li­bros de cuen­tos en mis co­mien­zos, des­pués es­cri­bí no­ve­las. Ne­ce­si­ta­ba es­cri­bir de nue­vo un li­bro de cuen­tos, pe­ro di­fe­ren­te: dar­le to­da la im­por­tan­cia má­xi­ma que pue­de te­ner. No re­cu­rrí a nin­gún tex­to an­ti­guo, fue em­pe­zar de ce­ro y es­cri­bir co­mo si fue­se una no­ve­la. Pe­ro con la di­fi­cul­tad de que una no­ve­la pa­sa la pá­gi­na 30 o 40 y el ca­mino es­tá más tra­za­do: hay di­fi­cul­ta­des que su­pe­rar, pe­ro el tono, la at­mós­fe­ra es­tán ya allí. Aquí ter­mi­nas un cuen­to y te que­das con na­da. Hay que to­mar nue­vas de­ci­sio­nes téc­ni­cas pa­ra el si­guien­te, dar­le más op­cio­nes al lec­tor, pe­ro sin per­der la cohe­ren­cia in­ter­na. Lo to­mé con un re­to, co­mo un ejer­ci­cio na­rra­ti­vo”.

Por ello el pro­ce­so de es­cri­tu­ra de La cla­ri­dad se ex­ten­dió “más de tres años con es­te li­bro. Son po­cos los au­to­res que tie­nen la op­ción de ‘des­per­di­ciar’ tres años de la vi­da. Nin­gún edi­tor lo per­mi­te: si en dos años no tie­nes una no­ve­la tu vi­da se aca­bó. Yo no ten­go com­pro­mi­so en ese sen­ti­do, in­ten­to ser muy li­bre. Lo ne­ce­si­ta­ba. Fue un pro­yec­to, pa­só mu­cho tiem­po y mu­cho es­fuer­zo por las in­cle­men­cias téc­ni­cas”.

En es­pe­ra de lo que dic­ten las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias re­fe­ren­te a la pan­de­mia y la mo­vi­li­dad, una pa­ra­da po­si­ble pa­ra pro­mo­cio­nar “La cla­ri­dad” con Pá­gi­nas de Es­pu­ma se­ría en Gua­da­la­ja­ra, den­tro del pro­gra­ma de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro: “Es­pe­ro y de­seo con mu­chí­si­mo fer­vor po­der via­jar a Mé­xi­co, es­pe­cial­men­te a Gua­da­la­ja­ra: es­tu­ve en 2014 cuan­do Ar­gen­ti­na fue in­vi­ta­do, me en­can­tó”, con­clu­yó el au­tor.

COR­TE­SÍA

GA­NA­DOR. Mar­ce­lo Lu­ján (al cen­tro) po­sa con su pre­mio al la­do de los or­ga­ni­za­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.