JA­LIS­CO, LA CLA­VE DE LAS ELEC­CIO­NES

Quien ga­na Ja­lis­co, ga­na la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca

El Informador - - Portada -

Nues­tro Es­ta­do ga­na im­por­tan­cia en ca­da elec­ción pre­si­den­cial pues es un bas­tión di­fí­cil de con­quis­tar; quien ga­na Ja­lis­co, ga­na la pre­si­den­cia

Son años sin que Ja­lis­co ten­ga pe­so pro­pio en la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Tal vez, la úl­ti­ma apa­ri­ción fue la fu­gaz pre­sen­cia de Fran­cis­co Ra­mí­rez Acu­ña en el ga­bi­ne­te de Fe­li­pe Cal­de­rón. Sin em­bar­go, nin­gún go­ber­na­dor ja­lis­cien­se ha si­do un se­rio com­pe­ti­dor por la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. To­dos han in­ten­ta­do ser­lo, pe­ro rá­pi­da­men­te fue­ron des­car­ta­dos. Hoy, una par­te de la opi­nión pú­bli­ca na­cio­nal si­túa al go­ber­na­dor de Ja­lis­co en el co­rre­dor que di­ri­ge a la que, se­gu­ra­men­te, se­rá la elec­ción más po­la­ri­za­da de nues­tra his­to­ria (la pre­si­den­cial de 2024). In­clu­so más que aque­llos co­mi­cios de 2006.

La in­sig­ni­fi­can­cia de Ja­lis­co en el pa­no­ra­ma na­cio­nal con­tras­ta con un he­cho ob­je­ti­vo: quien ga­na Ja­lis­co, go­bier­na el país. Vea­mos las elec­cio­nes, des­de que en reali­dad los vo­tos cuen­tan, y en­ten­de­re­mos que nues­tra En­ti­dad es una es­pe­cie de te­rri­to­rio pi­vo­te. Un “swing sta­te” di­rían en el lé­xi­co po­li­to­ló­gi­co en Es­ta­dos Uni­dos. En nues­tro ve­cino del Nor­te, Ohio sue­le ser vis­to co­mo el Es­ta­do co­lum­pio pro­to­tí­pi­co. Exis­ten otros paí­ses con te­rri­to­rios que sue­len con­ver­tir­se en el ter­mó­me­tro po­lí­ti­co: Ara­gón en Es­pa­ña o el Nor­te in­dus­trial en Reino Uni­do. Ja­lis­co vo­tó por Er­nes­to Ze­di­llo; vo­tó por Vi­cen­te Fox; vo­tó por Fe­li­pe Cal­de­rón; vo­tó por En­ri­que Peña Nie­to, y, sor­pren­den­te­men­te, tam­bién lo hi­zo por An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. Si Ja­lis­co no hu­bie­ra si­do mar­ca­da­men­te an­ti-amlo en 2006, ca­si po­dría­mos ga­ran­ti­zar que el aho­ra je­fe del Eje­cu­ti­vo, hu­bie­ra si­do Pre­si­den­te ha­ce 12 años.

Y aun­que sue­le ci­tar­se mu­cho esa fra­se de que “en Ja­lis­co nun­ca pa­sa na­da”, la reali­dad es que po­cas en­ti­da­des pue­den pre­su­mir de tres al­ter­nan­cias y una plu­ra­li­dad po­lí­ti­ca tan mar­ca­da. Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano es el pri­mer par­ti­do, pe­ro con 16 de 38 dipu­tados. Par­ti­cu­lar­men­te en Zo­na Me­tro­po­li­ta­na de Gua­da­la­ja­ra, el vo­to de castigo a los ma­los go­bier­nos es un ins­tru­men­to bas­tan­te co­mún. En el mis­mo sen­ti­do, el por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral sue­le es­tar por en­ci­ma del pro­me­dio na­cio­nal y exis­te un te­ji­do de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les pro­mo­to­ras del in­vo­lu­cra­mien­to ciu­da­dano mu­cho más ro­bus­to que a ni­vel na­cio­nal (o in­clu­so en com­pa­ra­ción con otras en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas con un desa­rro­llo eco­nó­mi­co si­mi­lar).

Po­de­mos par­tir de un he­cho que ver­te­bra la reali­dad po­lí­ti­ca na­cio­nal: no ha sur­gi­do el Ló­pez Obra­dor de Ló­pez Obra­dor. Exis­te una opo­si­ción, más es­can­da­lo­sa que efec­ti­va, pe­ro lo que no apa­re­ce en el ho­ri­zon­te es una al­ter­na­ti­va. El Fi­nan­cie­ro pu­bli­có una en­cues­ta, a ini­cios del mes de ju­nio, en don­de di­bu­ja el des­mo­ro­na­mien­to de la in­ten­ción de vo­to por Mo­re­na. En me­nos de un año, el par­ti­do del Pre­si­den­te ha per­di­do la mi­tad de las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les. No creo que po­da­mos en­con­trar en el pa­sa­do, al­gún des­mo­ro­na­mien­to si­mi­lar. No obs­tan­te, los par­ti­dos de la opo­si­ción no ca­pi­ta­li­zan di­cho des­con­ten­to con el par­ti­do do­mi­nan­te. La se­gun­da fuer­za es el PAN con 10%; el res­to son mar­gi­na­les. Los de­cep­cio­na­dos se van di­rec­ti­to a en­gro­sar las fi­las del apar­ti­dis­mo. De man­te­ner­se es­tas ten­den­cias, y si no sur­gen can­di­da­tos que emo­cio­nen a ni­vel lo­cal, ve­re­mos un ni­vel de abs­ten­ción nun­ca an­tes vis­to. Las es­truc­tu­ras de los par­ti­dos po­drían ser in­clu­so más de­ci­si­vas que en co­mi­cios an­te­rio­res. En­ri­que Peña Nie­to ca­pi­ta­li­zó el de­sen­can­to en 2015 y, con sus par­ti­dos-sa­té­li­te, se hi­zo de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta pa­ra la se­gun­da par­te de su se­xe­nio. Tre­men­da pa­ra­do­ja: un pre­si­den­te al­ta­men­te im­po­pu­lar, con una có­mo­da ma­yo­ría le­gis­la­ti­va.

An­te es­ta au­sen­cia de re­ta­dor, el go­ber­na­dor de Ja­lis­co se ha con­ver­ti­do en una al­ter­na­ti­va pa­ra un seg­men­to de la opi­nión pú­bli­ca. Su más que ten­sa re­la­ción con la Cuar­ta Trans­for­ma­ción lo ha co­lo­ca­do en es­ce­na y to­do lo que pa­sa en Ja­lis­co se con­vier­te, ca­si au­to­má­ti­ca­men­te, en de­ba­te na­cio­nal. Es cier­to que Mo­re­na a ni­vel lo­cal es­tá des­ar­ti­cu­la­do, no tie­ne agen­da y por ca­da dos mi­li­tan­tes exis­ten tres tri­bus, pe­ro la ope­ra­ción na­cio­nal sa­be que ga­nar Ja­lis­co es fun­da­men­tal no só­lo pa­ra pro­te­ger la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria del Pre­si­den­te, sino tam­bién pa­ra que el man­da­ta­rio es­ta­tal desis­ta en la ca­rre­ra pre­si­den­cial. La ope­ra­ción en re­des so­cia­les y en me­dios de co­mu­ni­ca­ción, es una ma­ni­fes­ta­ción de la im­por­tan­cia del cam­po de ba­ta­lla lla­ma­do Ja­lis­co.

Re­co­de­mos a un mes de dis­tan­cia, co­mo el ca­so de Gio­van­ni Ló­pez que­dó atra­pa­do en es­ta pug­na par­ti­dis­ta. El jo­ven de 30 años fue ase­si­na­do en Ixtlahua­cán de los Mem­bri­llos por po­li­cías mu­ni­ci­pa­les el pa­sa­do 5 de ma­yo. La re­ve­la­ción de es­te in­dig­nan­te y es­ca­lo­frian­te ca­so de abu­so de po­der su­pu­so un te­rre­mo­to en la po­lí­ti­ca na­cio­nal. A pe­sar de la reac­ción del go­ber­na­dor y la ace­le­ra­ción de las in­ves­ti­ga­cio­nes por par­te de la Fis­ca­lía (que man­tu­vo el ca­so sin avan­ces du­ran­te 30 días), el 4 de ju­nio pa­sa­do fui­mos tes­ti­gos de un au­tén­ti­co día de fu­ria. Una ma­ni­fes­ta­ción en el Cen­tro His­tó­ri­co que con­clu­yó con abu­sos po­li­cia­les con­tra los pro­tes­tan­tes y ac­tos de vio­len­cia, nun­ca an­tes vi­si­tos en Ja­lis­co, co­mo la ten­ta­ti­va de pren­der fue­go a un ofi­cial de po­li­cía. No se re­cuer­dan pro­tes­tas tan ira­cun­das des­de 2004 (la re­pre­sión a los ma­ni­fes­tan­tes crí­ti­cos de la glo­ba­li­za­ción en la Cum­bre Unión Eu­ro­pea-amé­ri­ca La­ti­na).

La po­li­ti­za­ción de los te­mas pú­bli­cos es inevi­ta­ble en la de­mo­cra­cia. No obs­tan­te, se es­tán cru­zan­do al­gu­nas lí­neas ro­jas en el de­ba­te na­cio­nal. La se­gu­ri­dad o el com­ba­te a la pan­de­mia, son ejem­plos de agen­das en don­de es fun­da­men­tal bus­car los con­sen­sos en­tre ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción. Ni MC ni Mo­re­na han si­do opo­si­cio­nes lea­les, en sus dis­tin­tos ám­bi­tos de com­pe­ten­cias (es­ta­tal y fe­de­ral). Por el con­tra­rio, el ob­je­ti­vo es la des­es­ta­bi­li­za­ción y la com­pe­ten­cia per­ma­nen­te.

Y es que la ci­ta elec­to­ral de 2021 de­li­nea mu­cho del ta­ble­ro que se irá con­fec­cio­nan­do de ca­ra a la elec­ción pre­si­den­cial del 24. Mo­re­na con­si­de­ra que pue­de arre­ba­tar­le la Zo­na Me­tro­po­li­ta­na de Gua­da­la­ja­ra a MC y dispu­tar­le la ma­yo­ría le­gis­la­ti­va. Una vic­to­ria así su­pon­dría “ja­que ma­te” a cual­quier as­pi­ra­ción al­fa­ris­ta de cons­truir una can­di­da­tu­ra de opo­si­ción en cua­tro años. Si el go­ber­na­dor del Es­ta­do quie­re ser un as­pi­ran­te se­rio a ri­va­li­zar con­tra quien Ló­pez Obra­dor de­sig­ne co­mo su su­ce­sor, tie­ne que re­te­ner el feu­do. Y, tie­ne aún más im­por­tan­cia, por­que ca­da vez es más per­cep­ti­ble que vol­ve­mos a los dos Mé­xi­cos: el no­roc­ci­den­te que apun­ta­la­ría una can­di­da­tu­ra de opo­si­ción al obra­do­ris­mo y el cen­tro-sur que se man­tie­ne leal a la cau­sa del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. La po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca que he­mos vi­vi­do en la ciu­dad y en el es­ta­do du­ran­te 2020 no es ca­sua­li­dad. Bueno, en po­lí­ti­ca na­da lo es. La pug­na por el trono en 2024 tie­ne una pa­ra­da tras­cen­den­tal: Ja­lis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.