MER­CA­DO­TEC­NIA Pre­cau­ción con ma­yor cui­da­do

El Informador - - Panorama Internacio­nal - POR CAR­LOS COR­TÉS VÁZ­QUEZ

El com­por­ta­mien­to de­jó de ser per­so­nal. La tec­no­lo­gía ab­sor­be to­do cuan­to ha­ce­mos y desea­mos. Se aca­ba­ron los se­cre­tos y no hay mis­te­rios per­so­na­les. Sin exa­ge­rar, pue­de afir­mar­se que cual­quie­ra pue­de pe­ne­trar.

Cuán­to de­be­mos o te­ne­mos en un ban­co o en cus­to­dia a tra­vés de ins­ti­tu­cio­nes o per­so­nas en quien de­po­si­ta­mos con­fian­za. Por lo mis­mo ocu­rre en cues­tio­nes per­so­na­les pro­pias de in­ti­mi­dad con pla­nes de com­por­ta­mien­to ín­ti­mo.

De ma­ne­ra fá­cil se pue­de ac­ce­der a cuan­to ha­ce­mos y desea­mos co­mo si fue­ra un chip en el ce­re­bro. Por to­do ello cual­quier pre­cau­ción es po­ca o in­su­fi­cien­te pa­ra al­ber­gar aque­llo pro­pio guar­da­do en la compu­tado­ra o el te­lé­fono. Ca­da quien de­be crear su fór­mu­la se­cre­ta y evi­tar su di­vul­ga­ción. Us­ted tie­ne la pa­la­bra y dis­po­si­ción. Dios nos guar­de de la dis­cor­dia.

sicpm@in­for­ma­dor.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.