Ha­be­mus Pre­si­den­te, ¿por cuán­to tiem­po?

El Informador - - Panorama Económico - JOR­GE ZEPEDA PAT­TER­SON (www.jor­ge­ze­pe­da.net)

Des­de ha­ce 72 ho­ras An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ha es­ta­do ope­ran­do en mo­do “je­fe de Es­ta­do”. No so­lo por su desem­pe­ño en la vi­si­ta a Was­hing­ton, tam­bién por la ac­ti­tud mo­de­ra­da e in­clu­yen­te de los úl­ti­mos días. En la ma­ña­ne­ra de es­te vier­nes, la úni­ca ce­le­bra­da tras su re­torno, AMLO ex­hi­bió al es­ta­dis­ta que se aso­mó en los dis­cur­sos del día de la vic­to­ria el 1 de ju­lio y, so­bre to­do, en el de la to­ma de po­se­sión el 1 de di­ciem­bre. Un Pre­si­den­te pa­ra to­dos los me­xi­ca­nos y no so­lo pa­ra los más ne­ce­si­ta­dos. Por nin­gún la­do apa­re­ció el lí­der ri­jo­so de la frac­ción 4T con­ven­ci­do de que la úni­ca ma­ne­ra de im­pul­sar su agen­da es con­fron­tan­do y des­ca­li­fi­can­do a los que no coin­ci­den con él. Por pri­me­ra vez en mu­chas se­ma­nas no pro­nun­ció la pa­la­bra neo­li­be­ral o con­ser­va­dor, no se que­jó de los ad­ver­sa­rios, del dia­rio Re­for­ma, de los pe­rio­dis­tas o del co­chi­ne­ro que le de­ja­ron. Por el con­tra­rio, cues­tio­na­do so­bre las de­cla­ra­cio­nes de Trump res­pec­to el mu­ro, in­sis­tió en que la úni­ca ma­ne­ra de avan­zar es la bús­que­da del be­ne­fi­cio mu­tuo, acep­tar las di­fe­ren­cias pe­ro con­cen­trán­do­se siem­pre en las coin­ci­den­cias.

La me­ra po­si­bi­li­dad de que esa es­tra­te­gia pu­die­ra ex­ten­der­se a to­dos los fren­tes abier­tos cam­bia­ría, pa­ra bien, la his­to­ria de es­te se­xe­nio. Más aún, el ma­yor be­ne­fi­cia­do se­ría el sec­tor em­po­bre­ci­do que, con to­da ra­zón, ob­se­sio­na al Pre­si­den­te.

Ha­bría que in­sis­tir que los al­can­ces del Go­bierno pa­ra cons­truir una so­cie­dad más jus­ta y me­nos de­sigual son muy li­mi­ta­dos. Los sub­si­dios ma­si­vos ayu­dan pe­ro no al­can­zan pa­ra trans­for­mar la reali­dad. Tie­ne ra­zón el Man­da­ta­rio cuan­do afir­ma que el cre­ci­mien­to no bas­ta pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción de los po­bres, pe­ro lo con­tra­rio tam­bién es cier­to: sin cre­ci­mien­to no es po­si­ble erra­di­car la mi­se­ria. El bo­que­te es de­ma­sia­do gran­de pa­ra ser lle­na­do sim­ple­men­te con una ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca me­nos co­rrup­ta o con re­cor­tes adi­cio­na­les a un Go­bierno que co­mien­za a es­tar en los hue­sos.

Pro­du­cir más no es su­fi­cien­te, pe­ro es in­dis­pen­sa­ble. De la mis­ma for­ma que la sa­lud no bas­ta pa­ra pro­du­cir fe­li­ci­dad, pe­ro ser fe­liz sin ella re­sul­ta po­co me­nos que im­po­si­ble. El sec­tor pri­va­do (na­cio­nal y ex­tran­je­ro) es res­pon­sa­ble del 75% de la pro­duc­ción del país; si la 4T no en­cuen­tra la ma­ne­ra de in­vo­lu­crar a los em­pre­sa­rios y un cli­ma fa­vo­ra­ble a la ac­ti­va­ción de los ne­go­cios, los cam­bios ha­brán si­do su­per­fi­cia­les. Ni si­quie­ra le que­da­rá el con­sue­lo de lle­var a ran­go cons­ti­tu­cio­nal la obli­ga­ción de ver por los po­bres, los an­cia­nos y los jó­ve­nes. Co­mo nos han mos­tra­do los vai­ve­nes se­xe­na­les, lo que un con­gre­so qui­ta, otro otor­ga y vi­ce­ver­sa.

Y por otro la­do, el cre­ci­mien­to no se con­si­gue por de­cre­to. Con­ver­tir a los em­pre­sa­rios en vi­lla­nos (lo sean o no) co­mo ha­ce el Pre­si­den­te en ca­da ma­ña­ne­ra, sim­ple­men­te los in­vi­ta a re­traer­se. Fren­te a un cli­ma ad­ver­so o des­de­ño­so, mu­chos de ellos han co­men­za­do a op­tar por en­con­char­se, por de­te­ner pla­nes e in­ver­sio­nes y es­pe­rar cua­tro años. Los más in­dig­na­dos in­clu­so van más allá y han em­pe­za­do a re­unir­se­reu­nir­se­pa­ra­pa­ra desa­rro­llar es­tra­te­gia de re­sis­ten­cia a las po­lí­ti­cas de la 4T. Sa­ta­ni­zar­los por eso no ha­ce sino em­peo­rar una po­la­ri­za­ción en la que per­de­mos to­dos.

Es­to no sig­ni­fi­ca clau­di­car en la agen­da. El Pre­si­den­te con­ci­lia­dor que vi­mos es­ta se­ma­na o en la pri­me­ra de su Go­bierno, se­ría ca­paz de con­ven­cer a los fac­to­res de po­der que el des­equi­li­brio del sis­te­ma y el con­si­guien­te ries­go de ines­ta­bi­li­dad, exi­gen ajus­tes ma­yo­res y obli­ga a pen­du­lar a fa­vor del Mé­xi­co mar­gi­na­do. El ma­les­tar de los sec­to­res po­pu­la­res, la exas­pe­ra­ción y la vio­len­cia es­tán a flor de piel y eso lo sa­be­mos to­dos.

En sus re­la­cio­nes con Trump, Ló­pez Obra­dor ha de­mos­tra­do que exis­te en él un es­ta­dis­ta que, por al­gu­na ra­zón, de­ci­dió no ac­ti­var en sus re­la­cio­nes con otros fac­to­res de po­der. O vi­ce­ver­sa, en lo re­fe­ren­te a Es­ta­dos Uni­dos man­tu­vo a ra­ya al pen­den­cie­ro que des­plie­ga an­te la pren­sa o los em­pre­sa­rios. Mu­chos ha­brían es­pe­ra­do que en nom­bre del ho­nor hu­bie­ra man­da­do a pa­seo al neo­yor­quino; na­da más fá­cil. Por mu­cho me­nos que las hu­mi­lla­cio­nes re­ci­bi­das de par­te de Trump, nues­tro Pre­si­den­te con­si­guió in­cor­diar­se con la co­ro­na es­pa­ño­la. Sin em­bar­go, na­die pue­de ig­no­rar que la ene­mis­tad con Was­hing­ton ha­bría aca­rrea­do la mi­se­ria de mu­chos me­xi­ca­nos o con­ver­ti­do en un in­fierno la vi­da en la fron­te­ra. Un exa­brup­to de la Ca­sa Blan­ca pue­de pro­vo­car la rui­na de agua­ca­te­ros en Mi­choa­cán, agroex­por­ta­do­res de Si­na­loa o la de mi­les de tra­ba­ja­do­res ma­qui­le­ros de to­do el nor­te del país. Con­tra to­do pro­nós­ti­co, AMLO con­si­guió que la hos­ti­li­dad pro­ver­bial de Trump no se tra­du­je­ra en un da­ño ma­yor, ob­tu­vo un nue­vo tra­ta­do co­mer­cial e in­clu­so otra ac­ti­tud fren­te al te­ma mi­gra­to­rio.

Se di­rá que el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se ac­túa en ra­zón de su pro­pio in­te­rés elec­to­ral o que el Go­bierno me­xi­cano hi­zo con­ce­sio­nes res­pec­to a la mi­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na. Sin du­da, pe­ro el he­cho es que nues­tro Pre­si­den­te fue ca­paz de ne­go­ciar lo más por lo me­nos con un in­ter­lo­cu­tor cé­le­bre en el mun­do por su ca­rác­ter ca­pri­cho­so y abu­si­vo. No es po­ca co­sa.

La pre­gun­ta es ¿por qué no ha he­cho al­go si­mi­lar en otros fren­tes? ¿Por qué an­te Trump se ne­go­cia a par­tir de las coin­ci­den­cias y se de­jan a un la­do las di­fe­ren­cias, mien­tras que en po­lí­ti­ca in­ter­na la con­sig­na es un ca­te­gó­ri­co y be­li­co­so “si no es­tán con la 4T es­tán en con­tra”?

O qui­zá lo ver­da­de­ra­men­te útil no es res­pon­der a esa pre­gun­ta, sino a la si­guien­te: ¿es po­si­ble que los pró­xi­mos cua­tro años AMLO man­ten­ga la ac­ti­tud mos­tra­da es­tos días y ac­túe co­mo un je­fe de Es­ta­do ca­paz de ne­go­ciar y go­ber­nar pa­ra to­dos, en lu­gar de po­la­ri­zar y di­vi­dir al país en bue­nos y ma­los?

Es­ta se­ma­na Ló­pez Obra­dor al­can­zó su ma­yory éxi­to en tér­mi­nos ppo­lí­ti­cos en lo qque va del se­xe­nio. Él mis­mo lo sa­be y se le no­ta. Lo con­si­guió de­jan­do atrás cual­quier aso­mo de so­ber­bia y con­fron­ta­ción, y con mu­cha ha­bi­li­dad y con­ci­lia­ción.

Cru­ce­mos los de­dos pa­ra que lo si­ga ha­cien­do, en be­ne­fi­cio de él mis­mo, de los más des­pro­te­gi­dos y en esa me­di­da, en be­ne­fi­cio de to­do Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.