Sa­lió el sem­bra­dor a sem­brar

El Informador - - Panorama Económico -

LA PA­LA­BRA DE DIOS

PRI­ME­RA LEC­TU­RA: Is. 55, 10-11. “La Pa­la­bra de Dios, efi­caz co­mo la llu­via y la nie­ve”.

SE­GUN­DA LEC­TU­RA: Rom. 8, 18-23. “La crea­ción, ex­pec­tan­te, aguar­da su li­be­ra­ción”.

EVAN­GE­LIO: Mt. 13, 1-23. “Sa­lió el sem­bra­dor a sem­brar”.

Las pa­rá­bo­las del evan­ge­lio, per­te­ne­cen a un gé­ne­ro li­te­ra­rio de la bi­blia, que se lla­ma di­dác­ti­co, por­que su in­ten­ción y fi­na­li­dad es en­se­ñar una ver­dad re­li­gio­sa. Las pa­rá­bo­las en la­bios del mis­mo Je­sús son com­pa­ra­cio­nes des­ti­na­das a ilus­trar una idea o en­se­ñan­za, en con­cre­to so­bre el reino.

Las pa­rá­bo­las con­tie­nen “los se­cre­tos del Reino de Dios”, se­gún la res­pues­ta de Cris­to a sus dis­cí­pu­los que le pre­gun­tan: ¿por qué ha­blas a la gen­te en pa­rá­bo­las? Y Él les con­tes­ta: “a us­te­des se les ha con­ce­di­do co­no­cer los se­cre­tos del reino de los cie­los”, es de­cir, de Dios, cu­yo nom­bre no pro­nun­cia Mateo por res­pe­to, se­gún la tra­di­ción ju­día.

Me pa­re­ce que no ha­ce fal­ta ex­pli­car la pa­rá­bo­la del sem­bra­dor pues­to que el mis­mo tex­to evan­gé­li­co in­ter­pre­ta mag­ní­fi­ca­men­te el sig­ni­fi­ca­do de las cua­tro cla­ses de te­rreno en que cae la se­mi­lla. Pe­ro si veo ne­ce­sa­rio re­sal­tar la esen­cia o cen­tro de di­cha pa­rá­bo­la: “Sa­lió el sem­bra­dor a sem­brar”.

Si no­so­tros cen­tra­mos la aten­ción en el pro­pio co­ra­zón de ca­da uno, se­gu­ro des­cu­bri­mos que ca­da per­so­na tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad en cuan­to a la for­ma de re­ci­bir el evan­ge­lio, pe­ro no tie­ne un evan­ge­lio pro­pia­men­te, no tie­ne una bue­na no­ti­cia. Por el con­tra­rio, cuan­do cen­tra­mos nues­tra aten­ción en la fi­gu­ra del sem­bra­dor que sa­le a sem­brar, es ahí don­de en­con­tra­mos la bue­na no­ti­cia. Sí, la gran no­ti­cia es que sa­lió el sem­bra­dor, la se­mi­lla no se ha que­da­do en­ce­rra­da en los gra­ne­ros del cie­lo, sino que se es­par­ce por to­dos los rin­co­nes de la tie­rra. Nues­tra tie­rra ya no se­rá es­té­ril de acuer­do a lo es­cu­cha­do del pro­fe­ta Isaías: “la pa­la­bra de Dios ha­rá lo que Dios le man­de, y así co­mo no vuel­ve la llu­via al cie­lo sino des­pués de ha­ber fe­cun­da­do la tie­rra y ha­cer­la ger­mi­nar, así es la pa­la­bra de Dios que ha sa­li­do de Él, no re­tor­na a Él sin su co­se­cha”.

La tie­rra en­te­ra, que ha re­ci­bi­do ese agua­ce­ro de la gra­cia, es­tá es­pe­ran­do que esa se­mi­lla ter­mi­ne de ger­mi­nar y ob­ten­ga esa ma­ra­vi­llo­sa co­se­cha de los hi­jos de Dios. És­te es, en pa­la­bras del após­tol Pa­blo, el par­to que la crea­ción aguar­da, es­pe­ra que, por fin, sur­ja la co­se­cha de los hi­jos de Dios pa­ra la glo­ria del Pa­dre.

És­ta pa­la­bra (se­mi­lla) se si­gue es­par­cien­do por to­do el mun­do, se si­gue ha­cien­do pre­sen­te la ac­ción del Sem­bra­dor. Sa­le el sem­bra­dor a sem­brar ca­da vez que el es­pí­ri­tu de Dios in­fun­de en no­so­tros esa cer­te­za, esa luz de con­ver­sión; ca­da vez que nues­tros co­ra­zo­nes, mo­vi­dos por ese Es­pí­ri­tu, se abren a su obra. Se tra­ta pues de una de las pa­rá­bo­las más op­ti­mis­tas de la Sa­gra­da Es­cri­tu­ra por­que, aun­que pa­rez­ca que se pier­de la pre­di­ca­ción, aun­que apa­ren­te­men­te al amor na­die le re­ci­be, aun­que pa­rez­ca inú­til tra­tar de ser bueno, “el Sem­bra­dor ha sa­li­do a sem­brar”, y to­do aque­llo que Dios sem­bró en la his­to­ria, en mí his­to­ria, da­rá una abun­dan­te co­se­cha. ¡Gra­cias Dios!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.