DIA­RIO DE UN ES­PEC­TA­DOR

El Informador - - Tapatío - jpa­lo­mar@in­for­ma­dor.com.mx Juan Pa­lo­mar

At­mos­fé­ri­cas. Las plan­tas del jar­dín cum­plen su co­me­ti­do, su te­naz in­ten­to, de man­te­ner su ám­bi­to a sal­vo de las olea­das ame­na­zan­tes que re­co­rren el ai­re. La ciu­dad ca­mi­na a un rit­mo en­tre­cor­ta­do, a ve­ces cau­te­lo­so, otras ve­ces pa­re­cien­do aje­na a los pe­li­gros que con­lle­va la pan­de­mia que si­gue aso­lan­do nues­tros con­tex­tos. Los pá­ja­ros pro­si­guen sus ac­ti­vi­da­des, co­mo si fue­ran aje­nos a la ge­ne­ral emer­gen­cia. El ga­to, pa­cien­te, aguar­da con mi­le­na­ria sa­pien­cia la lle­ga­da de un fu­tu­ro me­jor. Si­guen to­dos los cui­da­dos per­ti­nen­tes.

**

De la ba­tea de las pos­ta­les. Una. Gus­tav Klimt se de­mo­ró lar­ga­men­te en dar ra­zón y sen­ti­do a un mu­ro so­bre el que una fe­raz en­re­da­de­ra ga­na te­rreno. Seis ven­ta­nas abier­tas de­jan pa­sar el día, que se an­to­ja be­né­vo­lo en su at­mós­fe­ra cal­ma y se­re­na. El te­ja­do de pi­za­rra emi­te bri­llos cam­bian­tes ba­jo el sol de lo que pu­die­ra ser el de la me­dia tar­de. Ca­da una de las ven­ta­nas trans­mi­te su pro­pia his­to­ria y da cuen­ta del par­ti­cu­lar ta­lan­te de sus ha­bi­tan­tes. Al­gún in­te­rior se adi­vi­na, y de­ja ver el re­fle­jo del jar­dín so­bre un es­pe­jo al fon­do del cuar­to en pe­num­bras. Los bro­tes de flo­res aña­den una quie­ta ale­gría a la es­ce­na.

Dos. El pai­sa­je po­dría ser el de tan­tas ciu­da­des en cu­yo cen­tro se yer­guen, api­ña­das, va­rias to­rres or­gu­llo­sas. A su al­re­de­dor los ba­rrios ar­bo­la­dos dis­cu­rren y dan con­tras­te al pa­no­ra­ma. Ca­da edi­fi­cio re­pre­sen­ta la vo­lun­tad de ir más al­to, de de­mos­trar su po­de­río y su pre­sen­cia ro­tun­da en el ám­bi­to ur­bano. Un pá­li­do cie­lo sir­ve de fon­do pa­ra es­ta per­ma­nen­te lu­cha de las to­rres por im­po­ner su do­mi­nio.

Tres. Una con­ver­sa­ción re­vi­si­ta­da. Johan­nes Ver­meer ha­ce el im­po­si­ble re­tra­to de una at­mós­fe­ra de in­ti­mi­dad y gra­cia. El cua­dro se lla­ma “Un ofi­cial y una mu­cha­cha que ríe”. Sin em­bar­go, la ri­sa de la jo­ven es dis­cre­ta, con­te­ni­da. Qui­zá oye con aten­ción el re­cuen­to de al­gu­na cam­pa­ña de la que el ofi­cial re­gre­sa, de cier­ta es­ca­ra­mu­za de la que ape­nas lo­gró es­ca­par. Al fon­do, cuel­ga del mu­ro un gran ma­pa so­bre el que es­tá plas­ma­do un te­rri­to­rio que qui­zás al­guien lle­ga­ra a iden­ti­fi­car, por en el que tal vez las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res tu­vie­ron lu­gar. Pe­ro aho­ra to­do se con­den­sa en el re­cuen­to que el ofi­cial, ca­si de es­pal­das, la ca­ra en som­bras, ha­ce a la mu­cha­cha, a la vez sor­pren­di­da y due­ña de una lar­ga sa­pien­cia so­bre los des­va­ríos que oye con aten­ción.

**

De Ril­ke, en sus Cua­der­nos de Mal­te Lau­rids Brig­ge. Y des­pués, de pron­to, una se­rie de mi­ra­das nues­tras que­da­ba en­re­ja­da en el en­ca­je de agu­ja ve­ne­cia­na, co­mo si fué­se­mos claus­tros, o más bien pri­sio­nes. Pe­ro el es­pa­cio se ha­cía li­bre y se veía le­jos, en el fon­do de jar­di­nes que se ha­cían ca­da vez más ar­ti­fi­cia­les, has­ta que to­do an­te los ojos se vol­vía fron­do­so y ti­bio...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.