Dos o tres ve­ces no más

El Informador - - Tapatío - RO­SA MONTERO/ EDI­CIO­NES EL PAÍS S.L. 2020

Voy a ha­blar del reino del te­rror que du­ran­te 16 años es­ta­ble­ció el po­lí­ti­co Ki­ko Gó­mez en La Gua­ji­ra co­lom­bia­na

Es­te es el pri­mer ar­tícu­lo que es­cri­bo des­de que em­pe­zó la pan­de­mia en el que el te­ma no es, de una ma­ne­ra u otra, el mal­di­to co­ro­na­vi­rus, y en mi re­gre­so al an­cho mun­do voy a ha­blar, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, de un en­torno as­fi­xian­te y pe­que­ño. Del reino del te­rror que es­ta­ble­ció du­ran­te 16 años, en La Gua­ji­ra co­lom­bia­na, Ki­ko Gó­mez, pri­me­ro al­cal­de de Ba­rran­cas y des­pués go­ber­na­dor de la re­gión.

To­do lo he leí­do en un li­bro que aca­ba de pu­bli­car­se, “Lo que no bo­rró el de­sier­to” (Pla­ne­ta), de la pe­rio­dis­ta co­lom­bia­na Dia­na Ló­pez Zu­le­ta. Dia­na tie­ne aho­ra 33 años; cuan­do te­nía 10, su pa­dre, Luis Ló­pez Pe­ral­ta, con­ce­jal de Ba­rran­cas, fue ase­si­na­do de un ba­la­zo por unos si­ca­rios. El al­cal­de, Ki­ko Gó­mez, cla­mó que le ha­bían ma­ta­do a su me­jor ami­go y lle­vó el fé­re­tro. Ape­nas 10 días des­pués to­do el pue­blo, deu­dos in­clui­dos, sa­bía que era él quien ha­bía or­de­na­do el ase­si­na­to. A de­cir ver­dad, no se ocul­ta­ba mu­cho (Luis Ló­pez le ha­bía de­nun­cia­do por co­rrup­to: de ahí su eje­cu­ción). Era el año 1997 y co­men­za­ba la eta­pa más atroz del su­cio en­fren­ta­mien­to en­tre la gue­rri­lla y los pa­ra­mi­li­ta­res, con quie­nes Ki­ko Gó­mez co­la­bo­ra­ba. Un tiem­po de pe­na y plo­mo con mi­les de ase­si­na­tos y cien­tos de mi­les de des­pla­za­dos.

El con­mo­ve­dor li­bro de Dia­na re­tra­ta un mun­do ra­ro y ex­tre­mo. Y lo que más me ha cho­ca­do es que to­do es­to sea tan re­cien­te. Que la cul­ta y so­fis­ti­ca­da Co­lom­bia que tam­bién exis­te ten­ga es­tas tras­tien­das an­ces­tra­les que pa­re­cen sa­ca­das del fu­ri­bun­do Vie­jo Tes­ta­men­to. Se tra­ta de una so­cie­dad tre­men­da­men­te ma­chis­ta en la que los hom­bres sue­len es­tar con va­rias mu­je­res a la vez (Luis Ló­pez, por ejem­plo, tu­vo ocho hi­jos de cin­co ma­dres), y con un ni­vel de vio­len­cia tan ele­va­do que to­dos van ar­ma­dos y ti­ran de ga­ti­llo con pas­mo­sa fa­ci­li­dad. Dia­na, que es­cri­be un tex­to ter­so y lim­pio, ca­si inocen­te, cuen­ta con to­da na­tu­ra­li­dad es­to de su pa­dre: “En 1990, en una reunión de ami­gos, dis­cu­tió con uno de ellos mien­tras to­ma­ban. El ami­go sa­lió a bus­car un ar­ma y re­gre­só dán­do­le plo­mo. Mi pa­pá re­sul­tó he­ri­do en am­bas pier­nas, pe­ro se de­fen­dió y le dis­pa­ró tam­bién. El agre­sor que­dó le­sio­na­do”. Cuan­do la gen­te cree que pue­de to­mar­se la jus­ti­cia por su mano des­apa­re­ce el Es­ta­do (que se lo pien­sen un po­co los par­ti­da­rios de las ar­mas). Sin du­da to­do el ho­rror que ca­yó des­pués so­bre La Gua­ji­ra cre­ció co­mo un moho so­bre ese te­rreno tan bien abo­na­do.

Imaginen lo que es vi­vir aplas­ta­dos ba­jo el po­der ab­so­lu­to de un ti­po que tie­ne un ejér­ci­to de si­ca­rios y que man­da ase­si­nar a to­do el que le des­obe­de­ce o le cae mal. Las muer­tes es­tán en efec­to anun­cia­das, y na­die ha­ce na­da por re­me­diar­lo.

Re­cu­rrir a la jus­ti­cia es por com­ple­to inú­til, por­que Gó­mez tie­ne com­pra­dos a los jue­ces, a la po­li­cía, a los po­lí­ti­cos, a los mé­di­cos, in­clu­so a los cu­ras, de mo­do que al­zar la voz só­lo su­po­ne tu muer­te in­me­dia­ta. Aun así, hay al­gu­nos va­lien­tes que se arries­gan. Y los ma­tan. Co­mo ma­ta­ron a la po­lí­ti­ca Yan­dra Bri­to; pri­me­ro eje­cu­ta­ron a su ma­ri­do y des­pués, co­mo la he­roi­ca Yan­dra in­sis­tía en de­nun­ciar el cri­men, tam­bién aca­ba­ron con ella. La im­pu­ni­dad era tal que los ase­si­nos ce­le­bra­ban sus ase­si­na­tos con so­no­ras fies­tas. “Ha­bía ho­mi­ci­dios ca­si a dia­rio. A ve­ces la se­ma­na es­ta­ba ma­la y eran dos o tres ve­ces no más que se ma­ta­ba”, di­ce un si­ca­rio en una fas­ci­nan­te en­tre­vis­ta al fi­nal del li­bro (ha­bla de aque­llos años, no só­lo de Gó­mez).

Con se­me­jan­te po­der, pa­re­ce men­ti­ra que Ki­ko ca­ye­ra. Pe­ro al fi­nal lo hi­zo gra­cias al in­de­ci­ble co­ra­je de unos cuan­tos. De Yan­dra, del gran pe­rio­dis­ta Gon­za­lo Gui­llén, de un pe­que­ño gru­po de fis­ca­les de Bogotá y de Dia­na, que de­nun­ció al ase­sino de su pa­dre. Fue la úni­ca que se atre­vió a ha­cer­lo de en­tre to­dos sus her­ma­nos. De­tu­vie­ron a Ki­ko en 2013 en me­dio de una ba­ta­lla cam­pal: “Des­pués de su cap­tu­ra, nun­ca más he vuel­to a sen­tir so­sie­go”, di­ce Dia­na. Por­que Gó­mez si­gue dan­do ór­de­nes des­de la cár­cel. Pe­se a ello, fue con­de­na­do a 55 años de pri­sión por las muer­tes de Yan­dra y su ma­ri­do, y a 40 años por la de Luis Ló­pez: “Des­de ese día, 27 de ju­nio de 2017 (fe­cha de la sen­ten­cia), no vol­ví a sa­lir so­la a la ca­lle”, di­ce Dia­na con sen­ci­llez. El in­fierno exis­te, pe­ro en la Tie­rra, y es­te li­bro es co­mo el du­ro y san­gran­te es­que­le­to de las no­ve­las de Gar­cía Már­quez.

Ro­sa Montero

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.