“La is­la” (Par­te I)

El Informador - - Tapatío - Car­los Enrigue @en­ri­gue_­zu­loa­ga

Du­ran­te mu­cho tiem­po Fle­gra fue con­si­de­ra­da una is­la mal­di­ta. Ha­bi­ta­da por ru­mo­res. Mo­ra­da por mal­di­cio­nes que de­ja­ron los pi­ra­tas que ahí se es­con­die­ron si­glos atrás. Pe­ro en reali­dad era una is­la de­sier­ta en la que na­da se da­ba, ex­cep­to una pla­ga de ár­bo­les.

Des­cu­bier­ta por Die­go de Ni­cue­sa, quien a fi­na­les del si­glo XVI pa­só por ahí y de­ci­dió de­jar a un par de miem­bros de su tri­pu­la­ción que no que­rían obe­de­cer y con ese pre­tex­to con­quis­tar­la pa­ra su ce­sá­rea y es­pa­ño­la ma­jes­tad. A és­ta le du­ró po­co el gus­to de ser pro­pie­ta­ria, ya que al pa­re­cer en 1636, a par­tir de una gue­rra es­pa­ño­la con­tra los ho­lan­de­ses, la per­die­ron a fa­vor de los se­gun­dos, que tam­bién muy po­co la apre­cia­ron, pues fue­ra de los pi­ra­tas de esa na­cio­na­li­dad y al­gu­nos otros tí­mi­dos in­ten­tos de co­lo­ni­za­ción que no tras­cen­die­ron, en vir­tud de que nin­guno de ellos in­ten­tó po­blar­la en de­fi­ni­ti­va. Só­lo es­ta­ba ahí, co­mo es­pe­ran­do ser ha­bi­ta­da.

En reali­dad has­ta 1850 lle­gó a vi­vir ahí un es­pa­ñol, que ve­nía hu­yen­do de una gue­rra que ha­bía en su tie­rra, aun­que la is­la, co­mo ya lo di­je, era de los ho­lan­de­ses. Es­to de­be de ex­pli­car­se pa­ra sa­ber el por qué en Fle­gra siem­pre se ha ha­bla­do es­pa­ñol.p Y es que ni don Án­gel Be-be­rrio­zá­bal­rrio­zá­bal ni su fa­mi­lia ni los que lo acom­pa­ña­ban ha­bla­ban na­da que no fue­ra cas­ti­lla. De­cían­que­de­cían­que ha­bía con­se­gui­do de los re­yes del país pro­pie­ta­rio una con­ce­sión co­mer­cial por cien años y de he­cho ellos fue­ron los úni­cos ha­bi­tan­tes du­ran­te mu­cho tiem­po, só­lo via­ja­ban a Es­pa­ña a traer pa­re­ja cuan­do iban a ca­sar­se, por­que aquí to­dos eran fa­mi­lia.

Los ho­lan­de­ses aun­que se sa­bían due­ños de la is­la y la con­ce­sio­na­ron, nun­ca tu­vie­ron aquí re­pre­sen­ta­ción; cuan­do se iba a ter­mi­nar la con­ce­sión, en mar­zo de 1948, die­ron opor­tu­ni­dad a Fle­gra, jun­to a va­rias is­las cer­ca­nas, de ele­gir su con­ti­nui­dad co­mo par­te del reino u op­tar por la au­to­no­mía, lo que hi­cie­ron y des­de en­ton­ces es un país in­de­pen­dien­te, go­ber­na­do no­mi­nal­men­te ppor un con­se­joj for­ma­do porp cua­tro de los Be­rrio­zá­bal, des­cen­dien­tes de don Án­gel, que cam­bia­ban al­ter­na­ti­va­men­te ca­da cua­tro años y no po­dían ser re­elec­tos. De he­cho quien real­men­te ejer­cía la au­to­ri­dad ac­tuan­do co­mo dic­ta­dor in­con­di­cio­nal era des­de ha­cía diez años Fran­cis­co Be­rrio­zá­bal; an­tes ha­bía si­do con­se­je­ro, pe­ro su opi­nión era la úni­ca que con­ta­ba.

No era es­tric­ta­men­te un dic­ta­dor for­mal, pe­ro a él le gus­ta­ba de­cir que lo era, le gus­ta­ba sen­tir­se co­mo tal y se au­to­de­sig­nó co­mo El Co­ro­nel. En el ex­tran­je­ro con­si­de­ra­ba que le da­ba un as­pec­to dis­tin­gui­do, so­bre to­do en los Es­ta­dos Uni­dos, que co­mo nun­ca han te­ni­do uno pro­pio, les pa­re­ce in­tere­san­te ver­los, ade­más que por lo ge­ne­ral tie­nen mu­cho di­ne­ro y via­jan con una cor­te in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a la im­por­tan­cia del país re­pre­sen­ta­do, por lo que la cor­te de Fle­gra era gran­dí­si­ma, in­clu­so se man­dó ha­cer un uni­for­me mi­li­tar, aun­que no ha­bía ejér­ci­to.

En 2000 hi­cie­ron un cen­so y se re­gis­tra­ron die­ci­ocho mil ha­bi­tan­tes, que vi­vían en dos po­bla­cio­nes al nor­te: Es­te­lla, que era don­de es­ta­ban las ca­sas prin­ci­pa­les y se en­con­tra­ba re­ga­da por un pe­que­ño río lla­ma­do Ega, y Las Ca­si­tas, en las que ha­bi­ta­ban per­so­nas del ser­vi­cio y otras que ha­bían lle­ga­do a vi­vir atraí­dos por la bo­nan­za que en los úl­ti­mos quin­ce años ha­bía ha­bi­do aquí.

Los ho­lan­de­ses aun­que se sa­bían due­ños de la is­la y la con­ce­sio­na­ron, nun­ca tu­vie­ron aquí re­pre­sen­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.