Sa­ber­se adap­tar

El Informador - - Tapatío - Gui­ller­mo Dellamary

Tie­nen más éxi­to los que se sa­ben adap­tar a los cam­bios, que los más fuer­tes e in­te­li­gen­tes. Al me­nos pa­re­ce una sen­ten­cia lo su­fi­cien­te­men­te sen­sa­ta, co­mo pa­ra ha­cer­le ca­so.

Por lo con­tra­rio, hay quien ama­ne­ce que­ján­do­se y de mal hu­mor, por­que las co­sas no re­gre­san a ser co­mo an­tes. El re­cla­mo es un cla­ro signo de que no te adap­tas y acep­tas las co­sas co­mo son. De aquí que es muy fá­cil ge­ne­rar frus­tra­ción y en­ton­ces arran­car­se las ves­ti­du­ras y ti­rar­se al sue­lo, pa­ra la­men­tar­se de las tra­ge­dias que nos acon­te­cen.

Los que se adap­tan pron­to, se suben al va­gón de las bue­nas ac­ti­tu­des, en cam­bio los que no; se que­dan an­cla­dos en el dra­ma ne­ga­ti­vo de su ma­les­tar exis­ten­cial.

Así sue­len ser las al­ter­na­ti­vas, o te le­van­tas con el pie de­re­cho o lo ha­ces con el iz­quier­do, o ves una her­mo­sa ma­ña­na, o te sien­tes con fa­ti­ga pa­ra co­men­zar. Las co­sas co­mo son y co­mo vie­nen, no co­mo tú quie­res que sean. Se tra­ta de sal­tar el obs­tácu­lo, no de que­dar­te llo­ran­do fren­te a él, y ade­más es­tar pen­san­do lo al­to y di­fí­cil que es­tá.

Los que se adap­tan, pron­to in­ten­tan nue­vas for­mas de ga­nar­se la vi­da o de mi­rar las op­cio­nes que tie­nen a su al­can­ce con ma­yor fa­ci­li­dad. En cam­bio los pe­si­mis­tas e in­adap­ta­dos, se la van a pa­sar mo­les­tos y ti­ra­dos en el sue­lo, la­mién­do­se las lla­gas de la me­dio­cri­dad y ras­cán­do­se las ron­chas del fra­ca­so.

Las irrup­cio­nes que nos lle­gan sin avi­sar, nos in­vi­tan a que sea­mos ca­pa­ces de con­fir­mar de qué cla­se de per­so­nas so­mos y cuá­les son las de­ci­sio­nes que de­ci­di­mos to­mar. Así que, de­ci­de tu ca­mino ¿O te adap­tas y pro­gre­sas con las nue­vas ten­den­cias? ¿O te vas a que­dar es­pe­ran­do a que el mun­do sea co­mo an­tes y las co­sas si­gan igual?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.