El tiem­po y có­mo pa­sa

El Informador - - Tapatío - Ma­ría Pa­lo­mar

Se­gún los que sa­ben, “ob­je­ti­va­men­te, el tiem­po pa­sa a un rit­mo li­neal cons­tan­te”. Pe­ro sub­je­ti­va­men­te to­do mun­do se da cuen­ta de que no es igual ha­cer me­dia ho­ra de co­la en el ban­co que pa­sar­la vien­do una pe­lí­cu­la di­ver­ti­da, y los ma­yo­res se acuer­dan que cuan­do eran ni­ños las va­ca­cio­nes eran lar­guí­si­mas y siem­pre fal­ta­ba mu­cho pa­ra Na­vi­dad. Así que por ese la­do no hay no­ve­dad: la per­cep­ción del pa­so del tiem­po por el su­je­to va­ría se­gún las cir­cuns­tan­cias.

Sin em­bar­go, has­ta aho­ra la in­men­sa ma­yo­ría de los es­tu­dios so­bre la per­cep­ción hu­ma­na del tiem­po se ha­bían he­cho en la­bo­ra­to­rios y es­ta­ban en­fo­ca­dos en du­ra­cio­nes de cuan­do mu­cho al­gu­nos mi­nu­tos, pe­ro hay re­la­ti­va­men­te po­cas in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra ex­plo­rar la ex­pe­rien­cia del tiem­po en el mun­do real, no en con­di­cio­nes de la­bo­ra­to­rio.

Una es­pe­cia­lis­ta in­gle­sa, la psi­có­lo­ga Ruth Og­den de la uni­ver­si­dad John Moores de Li­ver­pool, se ha de­di­ca­do a es­tu­diar el im­pac­to so­bre la per­cep­ción del tiem­po en un uni­ver­so de 604 in­di­vi­duos a raíz de las me­di­das or­de­na­das por el go­bierno bri­tá­ni­co en mar­zo de 2020 en res­pues­ta a la pan­de­mia de co­vid-19. Ta­les me­di­das, que im­po­nían la dis­tan­cia fí­si­ca y el ais­la­mien­to, el cie­rre de es­cue­las, in­dus­trias y ne­go­cios, cau­sa­ron –co­mo en el res­to del mun­do– cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en prác­ti­ca­men­te to­dos los as­pec­tos de la vi­da co­ti­dia­na. El es­tu­dio se hi­zo so­bre la úl­ti­ma se­ma­na de mar­zo y las cua­tro de abril. Esa si­tua­ción iné­di­ta ofre­ció a los ex­per­tos una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra ana­li­zar có­mo esas con­di­cio­nes pue­den afec­tar la sen­sa­ción del tiem­po.

La pro­fe­so­ra Og­den in­for­ma en el ar­tícu­lo* pu­bli­ca­do en la re­vis­ta aca­dé­mi­ca Plos One que el ochen­ta por cien­to de los par­ti­ci­pan­tes en el ex­pe­ri­men­to re­por­ta­ron “dis­tor­sio­nes tem­po­ra­les”, es de­cir que ha­bían sen­ti­do du­ran­te la cua­ren­te­na (allá le lla­ma­ron lock­down) que el pa­so del tiem­po o bien se alar­ga­ba o bien se com­pri­mía.

Se pi­dió a los en­cues­ta­dos que ca­li­fi­ca­ran en una es­ca­la de sie­te pun­tos qué tan rá­pi­do sen­tían que co­rrían las ho­ras, tan­to de un día co­mo de una se­ma­na, y en com­pa­ra­ción con la vi­da nor­mal an­tes de la pan­de­mia. Ade­más, se les ha­cían pre­gun­tas pa­ra que eva­lua­ran su es­ta­do de áni­mo, su car­ga de tra­ba­jo y su ni­vel de sa­tis­fac­ción con el vo­lu­men de in­ter­ac­ción so­cial que te­nían. En cua­tro de ca­da cin­co per­so­nas se ob­ser­vó que sin­tie­ron que el tiem­po se ha­bía ace­le­ra­do, o al con­tra­rio, de­pen­dien­do de fac­to­res co­mo el es­trés, el ais­la­mien­to y el queha­cer. Pe­ro fue­ron ca­si la mi­tad quie­nes ha­bían sen­ti­do que las se­ma­nas pa­sa­ban muy rá­pi­do. En cam­bio, los fac­to­res que ha­cían sen­tir que el tiem­po iba más len­to eran la ma­yor edad, más es­trés, me­nos ta­reas por cum­plir y po­ca sa­tis­fac­ción en el ni­vel de con­tac­to so­cial. *https://jour­nals.plos.org/plo­so­ne/ar­ti­cle?id=10.1371/jour­nal.

po­ne.0235871

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.